Alguna vez comimos maíz y pescado

Alguna vez comimos maíz y pescado
Del 13 de febrero de 2020 al 12 de abril de 2020
Inauguración: 13 de febrero de 2020 a las 5:00 p.m.
Galería Santa Fe: Cra 1A entre calles 12C y 12D
Festín: 18 de marzo, 12:00 m
Dibujo pez capitán copia copia.jpg

Mañana llegan a la Galería Santa Fe siete toneladas de una tierra que cuenta una larga historia de esta Sabana: tierra de Ubaté que fue pisada y moldeada en adobes hace unos 300 años, según calculamos con los vecinos de la vereda La Isla, en límites entre Ubaté y Guachetá.

IMG_20200108_172806.jpg  IMG_20200108_172420.jpg
 (F MB, 2020)

Son 600, de la casa que tenía Don José Latorre, y que se cayó con las lluvias hace años, casa que queda cerca a la de un artista, Óscar Urrego, y de su familia, los Garzón Casallas. Ellos me ayudaron a encontrarlos, y luego a sacarlos uno a uno de los muros, y ya los montan al camión y llegan mañana.

IMG-20200115-WA0010.jpg  IMG-20200115-WA0014.jpg
  (F OU, 2020)

Con ellos y barro de chircal de allí mismo, levantaremos tres tapias bajas en la Galería Santa Fe, hileras que servirán de mesas en el festín de Alguna vez comimos maíz y pescado, instalación de lugar, nominada al Premio Luis Caballero.

La forma de la mesa de adobe es la de los antiguos camellones de siembra, cúmulos de tierra separados por canales de agua donde también se criaban peces y cangrejos, tecnología de cultivo que evitaba el daño por heladas y que prácticamente desapareció de esta Sabana. Hoy la conservan muy pocos campesinos, y en menor escala. Mientras, solo comenzó a ser registrada y redescubierta por la academia en 1960 y hoy sus huellas se están borrando, por la urbanización de estos lugares.

En todas las piezas y acciones de la instalación Alguna vez comimos maíz y pescado se involucra el trabajo de un grupo grande de amigos: artistas y activistas de Boyacá a Usme, activistas que son también custodios y apicultores, maestros de obra de la vereda La Isla y La Punta, artesanos de la Chamba, cocineros de la Plaza de la Concordia, o lo artistas editores bogotanos que guardaron los tipos móviles de una imprenta.

Así, lo que habrá en sala será un mapa material de la cuenca del río Bogotá. Para conseguir cada una de estas cosas, he tenido el placer y el dolor de seguir de norte a sur y de sur a norte, de oriente a occidente, desde su nacimiento a su desembocadura, al río Bogotá.

Y he seguido sus ríos tributarios, humedales y represas, buscando en ellos y en el Bogotá, al pez Capitán, a los Cangrejos Negros, las Guapuchas y los Capitanejos. Todos están vivos, entre nosotros, aún. En el Bogotá hasta Suesca, en el Vicachá o el Arzobispo sólo en los cerros, y en algunos humedales a la orilla de las vías.

Espero puedan ir el 13 de febrero a la apertura. Esta es mi expectativa compartida, ya les llegará la invitación, cuando lllevemos las mazorcas del custodio de semillas Fabriciano Ortiz, vayan haciendo ganas de bocados de maíz para el 13 y de preparaciones de pescado para el 18.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LA SOJA TRANSGÉNICA ARGENTINA, 1996-2006