jueves, 28 de enero de 2010

COMPROBADO por la ciencia:
EL Maíz transgénico causa daños crónicos en humanos y animales.


Un estudio study publicado en el International Journal of Biological Sciences, demuestra la toxicidad de tres variedades de maíz genéticamente modificado de la empresa semillero estadounidense, Monsanto, anunció el viernes 11 de diciembre El Comité Independiente para la Investigación e Información sobre Ingeniería Genética (CRIIGEN) basado en Caen, Francia, una de las organizaciones que participó en el estudio.

“Por primera vez en el mundo, hemos comprobado que los OGMs no son ni suficientemente saludables para comercializarse (…) En cada ocasión, para estos tres OGMs, los riñones y el hígado experimentaron problemas, pues son los principales órganos que reaccionan a la intoxicación química alimentaria”, indicó Gilles-Eric Séralini, un miembro experto de la Comisión para la Re-evaluación de la Biotecnología, que fue creada por la Unión Europea en 2008.

Investigadores de las Universidades Caen y Rouen, así como los investigadores de CRIIGEN, basaron sus análisis en los datos que Monsanto dio a autoridades de la salud con el fin de lograr una luz verde para la comercialización. Pero ellos llegaron a conclusiones muy diferentes al aplicar cálculos estadísticos nuevos. Según el Profesor Séralini, las autoridades de salud se basaron en una lectura de las conclusiones que presentó la empresa Monsanto en vez de llegar a conclusiones obtenidos al analizar todos los datos. Los investigadores pudieron obtener la documentación completa luego de una decisión legal.

“Es obvio que las pruebas de Monsanto, realizadas durante 90 días, no tienen la duración suficiente para poder aseverar si (OGM) puede causar enfermedades crónicas. Por eso, exigimos pruebas que duran un mínimo de dos años”, explicó uno de los investigadores. En consecuencia, los científicos exigen una “prohibición firme” sobre la importación y la cultivación de estos OGMs.

Estos tres OGMs (MON810, MON863 y NK603) “se han aprobado para el consumo humano y animal en la UE y, sobre todo en Estados Unidos”, nota el Prof. Séralini. “MON810 is la única variedad de las tres que se cultiva en algunos países de la UE (notoriamente en España). “Los otros se importan”, agrega el profesor. Para el lunes, se ha agendado una reunión de ministros de la UE para tratar el asunto de MON810 y NK603.


El estudio completo aquí: http://www.biolsci.org/v05p0706.htm

publicado originalmente en Le Monde, 11 de diciembre, 2009. Traducción al español, David Lauer

domingo, 17 de enero de 2010

Un nuevo estudio muestra riesgos para la salud de transgénicos cultivados y consumidos en España
02-01-10

Un nuevo estudio realizado por científicos franceses de las universidades de Caen y Rouen sobre tres variedades de maíz modificado genéticamente, muestra claras evidencias de riesgos para la salud [1]. España es el único país de la UE que permite el cultivo de uno de estos maíces, MON810, a gran escala. Los otros dos maíces están autorizados para su importación y para su entrada en alimentación humana y animal. Agricultores, consumidores y ecologistas exigen que se aplique el principio de precaución y se prohíban los cultivos y alimentos transgénicos.

El estudio se ha realizado a través de ensayos realizados por la multinacional Monsanto, que comercializa los tres maíces. El equipo científico examinó los datos de ensayos con ratas que se presentaron para conseguir su autorización, que eran hasta ahora confidenciales y han sido obtenidos en muchos casos por vía judicial. Según los autores es la primera vez que estos ensayos confidenciales que Monsanto ha presentado para autorizar sus productos son revisados por investigadores independientes

Los científicos han encontrado al analizar los datos evidencias claras de riesgos para la salud en parámetros sanguíneos asociados con las funciones renales y hepáticas. Los cambios observados con los tres maíces transgénicos siguen patrones típicos de disrupciones en el sistema metabólico. El equipo también critica duramente la forma en la que los datos fueron analizados por Monsanto, sin cumplir los estándares estadísticos internacionales ni los estándares para ensayos alimentarios.

Los tres maíces tienen, si embargo, el visto bueno de las autoridades europeas, que han permitido su importación para entrar en la alimentación humana y animal en Europa y uno de ellos, el MON810, se cultiva sobre todo en España.

“Estos estudios demuestran que no es posible garantizar la seguridad de los alimentos transgénicos. Debemos aplicar el principio de precaución y retirar los transgénicos de nuestra agricultura y nuestra alimentación” aseguró David Sánchez, responsable de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra.

Este nuevo estudio científico se añade a una larga lista de estudios independientes sobre los impactos ambientales y los riesgos para la salud de los productos transgénicos, que de forma reiterada son ignorados por las autoridades españolas y europeas.

Ana Etchenique, vicepresidenta de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) afirmó: “No es posible que un gobierno escuche antes a la industria que a los ciudadanos; tiene que velar por prácticas agrícolas responsables, por la seguridad de los alimentos y por la salud de los ciudadanos / consumidores. ¿Por qué nuestro Gobierno no sigue los pasos de países como Francia, Austria o Alemania, que ya han prohibido el cultivo de transgénicos?”

España es el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, en una situación de absoluta falta de transparencia y control. Entre los múltiples impactos demostrados, está la contaminación de los cultivos ecológicos y convencionales por transgénicos. Los afectados no tienen amparo legal y han sido reiteradamente ignorados por el Gobierno.

El pasado miércoles, la Comisión de Medio Ambiente y Agricultura del Congreso votó una Proposición no de Ley [2], apoyada incluso por el grupo parlamentario socialista, para instar al Gobierno a sancionar las contaminaciones genéticas de los cultivos ecológicos y convencionales por parte de los cultivos transgénicos y a establecer un sistema de compensación por todos los daños causados a los agricultores y productores ecológicos.

“El Gobierno no puede poner más excusas, tiene que proteger los modelos de agricultura social y sostenible, que generan empleo en el medio rural y responden a la demanda social de alimentos sanos y de calidad. Tiene que prohibir, de una vez, el cultivo de transgénicos en el Estado Español” añadió Andoni García, miembro de la ejecutiva de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG). www.ecoportal.net

Amigos de la Tierra
www.tierra.org

Notas

[1] El estudio completo De Vendômois JS, Roullier F, Cellier D, Séralini GE. A Comparison of the Effects of Three GM Corn Varieties on Mammalian Health. Int J Biol Sci 2009; 5:706-726. Está disponible en:
http://www.biolsci.org/v05p0706.htm

[2] Proposición no de Ley sobre la protección de los cultivos convencionales y ecológicos frente a la contaminación de los cultivos transgénicos. (161/001051). Votada el 16 de diciembre. Disponible en www.congreso.es