domingo, 31 de mayo de 2009

EXIGENCIAS AL GOBIERNO NACIONAL Y PROGRAMA DE LUCHA APROBADOS EN EL ENCUENTRO NACIONAL POR LA DEFENSA DE LA SEGURIDAD, LA SOBERANÍA ALIMENTARIA Y LA PRODUCCIÓN CAMPESINA Y AGROPECUARIA

La organizaciones presentes en el encuentro realizado en el centro del pensamiento del resguardo indígena de San Lorenzo, municipio de Riosucio Caldas, los días 18 y 19 de mayo de 2009, luego de los informes presentados y de un riguroso análisis de la situación del agro colombiano fijan su posición frente a la política oficial agraria y acuerdan elevar ante el gobierno nacional el siguiente memorial de exigencias y programa de lucha:

Rechazamos la política agraria de producción empresarial de agrocombustibles, caracterizada por el modelo Carimagua, en donde se privilegia a la oligarquía rural vinculada al capital financiero.

Repudiamos rotundamente la importación de alimentos, semillas y materias primas susceptibles de producir en Colombia porque constituyen un atentado contra la soberanía y la seguridad alimentaria de los colombianos.

Denunciamos las innumerables normas expedidas con pretextos sanitarios para eliminar la pequeña y mediana producción, transformación y comercialización de cárnicos, lácteos, aves y panela y en ese sentido defendemos la permanencia de las plazas de mercado públicas que abaratan los precios al consumidor y permiten una participación activa de la producción campesina en el mercado en contraposición a los almacenes de grandes superficies en manos de las multinacionales.

Convocamos a los municipios de Colombia a oponerse de manera decidida al desarrollo de megaproyectos de las multinacionales y los intermediarios criollos que se toman los recursos estratégicos, desplazan a las comunidades, privatizan los recursos y destruyen el equilibrio ambiental de las regiones en donde se asientan.

Apoyamos la reivindicación de las comunidades indígenas y afrodescendientes por el respeto a su cultura, su organización social, sus valores, sus saberes y su reclamo por el territorio, las semillas y el respeto a la biodiversidad.

Exigimos:

1. El cese definitivo de las negociaciones de los tratados del Libre Comercio –TLC- y la expedición de todo tipo de normas que pretenden adecuar al país al interés de las multinacionales

2. Discusión democrática de una legislación de desarrollo rural que privilegie a los productores y la producción nacional y la dote de instrumentos como crédito oportuno, suficiente y barato, investigación que genere tecnologías propias y pertinentes, comercialización que garantice precios rentables al productor y al consumidor y que modifique la muy injusta distribución de la tierra existente.

3. El cese inmediato de las importaciones de alimentos, semillas y materias primas y la promoción de la producción nacional para el abastecimiento autónomo del mercado nacional.

4. La derogatoria de los decretos 616, 2838, 0012, 2964, relacionadas con la cadena láctea, el decreto 4287 para los avicultores; el decreto 779 para la producción panelera y el decreto 1500 para los mataderos. Al mismo tiempo exigimos la aplicación de recursos gubernamentales para que los procesos de acondicionamiento de la infraestructura que garantice la inocuidad, sean una responsabilidad del estado y no de los particulares.

5. Optar como criterio decisorio la opinión de las comunidades cuyas zonas se puedan ver afectadas por el desarrollo de los megaproyectos sobre la base de que siempre se privilegie el interés nacional; en ese sentido exigimos la expulsión de la AngloGold Ashantti de Colombia.

6. Destinación de recursos del Estado para la construcción adecuación y dotación de las plazas de mercado.

7. Condonación definitiva de las 30 mil obligaciones del PRAN.

8. Se abran los mataderos cerrados y se garantice su existencia en los municipios, inspecciones y centros poblados de la geografía nacional y se acepten métodos alternativos para la conservación de las carnes rojas de tradición campesina diferentes a la cadena de frio.

9. Se permita a los pequeños y medianos productores avícolas el sacrificio en finca y la comercialización en el mercado local y no se condicione la devolución del IVA, por la compra de concentrados.

10. Que el gobierno nacional acoja las normas de la Organización Mundial de la Salud para el manejo, transporte, procesamiento y comercialización de la leche cruda que validan el consumo de leche hervida.

11. Que el gobierno nacional obligue a las grandes multinacionales de la leche al pago a los productores nacionales de un precio justo y estable. Que se controle la importación de leche en polvo y lacto sueros que envilecen el precio de la producción nacional y deteriora la calidad de este alimento esencial a las familias colombianas.

12. Que se respete el modelo de trapiche tradicional y se penalice la reducción de azucares en panela.

13. Que se respete el texto original del referendo por el agua y la vida apoyado por más de dos millones de colombianos y que garantiza el derecho al agua como fundamental, así como la protección de las fuentes de agua.

14. Control efectivo de los precios y la calidad de los insumos en lugar de la falsa “libertad vigilada”. La flexibilidad de la normatividad para permitir la introducción al mercado de los productos orgánicos y alternativos.

15. Que se suspendan los procesos de privatización de las electrificadoras regionales y la eliminación del cobro de alumbrado público a las zonas rurales.

16. Que se prohíba la venta a menos precio de predios ubicados en zonas de páramos.

17. Que el gobierno nacional destine los recursos necesarios para la descontaminación del rio Chicamocha y de todas las fuentes de agua vitales para el suministro de los acueductos municipales

Organizaciones asistentes al encuentro nacional por la defensa de la seguridad, la soberanía alimentaria y la producción campesina y agropecuaria.

Centro del Pensamiento Indígena
Resguardo de San Lorenzo
Riosucio, Caldas
Mayo 19 de 2009

Encuentro Nacional por la Defensa de la Seguridad, la Soberanía Alimentaria y la Producción Agropecuaria Nacional.
Tejiendo Resistencias, Enlazando Alternativas y Movilizando los Pueblos por la Seguridad, Soberanía Alimentaría y la Producción Agropecuaria Nacional


Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria.
Asociación de productores indígenas y campesinos Asproinca.
Cabildo indígena San Lorenzo Riosucio Caldas
Cabildo indígena Cañamomo/Lomaprieta Riosucio Caldas

PLAN DE ACCION

Uno de los objetivos propuestos para la realización del “Encuentro por la defensa de la seguridad, la soberanía alimentaria y la producción agropecuaria nacional”, fue acordar acciones y tareas que a nivel local, regional y nacional, permitan movilizar a los productores por la defensa de la soberanía alimentaria y la producción agropecuaria.

El conjunto de organizaciones reunidas los días 18 y 19 de Mayo, en el resguardo indígena de San Lorenzo, acordaron como Plan de acción:

Acciones de carácter Nacional:


· Realizar el día 19 de Agosto “La Gran Jornada Nacional por el derecho a la Soberanía alimentaria, el trabajo rural y la defensa de la producción agropecuaria nacional”.

Esta actividad se concretara en acciones locales y regionales a través de (Foros sobre el tema – Mesas de trabajo - Encuentros - Movilizaciones - Asambleas- Concentraciones- Marchas- etc.).


· Gran Minga Nacional por la defensa de la Soberanía alimentaria, la producción agropecuaria y el derecho al trabajo rural; en contra de las políticas del gobierno de Uribe frente al agro, la firma de los TLC, la política de agro-combustibles, transgénicos y la importación de alimentos.

A realizarse el 15 de Octubre del presente año, o en la fecha que se fije de común acuerdo con el resto de movimientos sociales.


Actividad que busca convocar a todos los sectores sociales - (Indígenas -campesinos – afro-colombianos – mujeres – estudiantes – obreros - pequeños empresarios del campo y en general al conjunto de las comunidades rurales y la Sociedad Civil), a un Paro de carácter nacional que rechace el conjunto de políticas aplicadas al agro por el gobierno de Uribe.

· Desobediencia civil frente a las medidas fitosanitarias, que se quieren aplicar a los paneleros, lecheros, productores de carne de res y cerdo (Cierre de mataderos Municipales) y criadores de aves.

· Difusión a nivel de los medios de comunicación escritos y hablados, a nivel regional y nacional del documento de exigencias y conclusiones que se entregará al Gobierno Nacional y que fue aprobado durante el Encuentro.
· Que la campaña “semillas de identidad” realice a nivel nacional una campaña de difusión - educación e impactos para rechazar el uso y evitar la aceptación de semillas y variedades transgénicas en la agricultura Colombiana.

· Acompañar una campaña nacional de rechazo en contra de la Anglo Gold Ashanti y exigir su retiro del País.

Acciones a nivel regional:


· Que las diferentes organizaciones que tiene relación con el sector agropecuario realicen diagnósticos locales y departamentales, tanto de carácter cuantitativo como cualitativo que muestren con cifras concretas como las políticas del actual gobierno sobre el Agro, están afectando a los productores en los diferentes departamentos. Estos diagnósticos como el que fue presentado por la delegación del Caquetá van a servir como instrumentos de apoyo, información y formación para que los pequeños productores puedan comprender la realidad del agro y comprometerse con las acciones reivindicativas que se desarrollen en cada región por la defensa de la soberanía alimentaria y la producción agropecuaria.

· Realizar Encuentros y Foros Departamentales, para hacer reflexión y difundir la situación por la que atraviesa el agro y la crisis alimentaria, en Colombia, como acciones preparatorias de la gran Minga Nacional.

· Creación de Comités departamentales por la defensa de la Soberanía alimentaria, la economía campesina y la producción agropecuaria en general, buscando que a estos comités se integren todos los sectores de la producción en cada departamento, esta estrategia contribuirá a afianzar y fortalecer la unidad del sector agropecuario nacional.

· Promover la abstención al referendo por la reelección de Uribe, y al referendo del agua, si es aprobado como lo propuso la mayoría gobiernista de la comisión primera de la Cámara, porque es contrario al que firmaron más de dos millones de colombianos.

Acciones locales:


· Impulsar la creación de comité locales por la defensa de los acueductos comunitarios y su administración por las comunidades y en contra de los Planes Departamentales de agua.

· Cada organización y cada delegado presente en el Encuentro adquiere el compromiso de llegar a su región a realizar un trabajo de formación y capacitación a partir de reuniones, talleres, encuentros, intercambios de productor a productor, comunidad por comunidad; explicando la situación por la que atraviesa en Colombia la Alimentación y la agricultura, como única vía para poder movilizarnos y rechazar las políticas neoliberales y de globalización y los decretos que tiene impactos directos sobre la alimentación, la agricultura, el agua, los bosques, los Paramos, y la permanencia de las comunidades rurales en sus territorios.

· Promover la conformación de redes solidarias de producción, comercialización y distribución de alimentos entre organizaciones de productores.

· Promover los mercados agro-ecológicos, trueques, ferias de semillas y alimentos a nivel local y regional como acciones de resistencia local y regional a las políticas frente a la alimentación y la agricultura.

· Promover campañas contra los llamados Megaproyectos que afectan y perjudican al sector agropecuario o a las comunidades campesinas, indígenas y afro-colombianas
POR LA BIODIVERSIDAD CULTIVADA, RECONOCER LOS DERECHOS COLECTIVOS DE LOS AGRICULTORES

CARTA ABIERTA DE LAS ORGANIZACIONES DE AGRICULTORES, DE LAS REDES DE SEMILLAS Y DE LA SOCIEDAD CIVIL A LA COMISIÓN Y A LOS ESTADOS EUROPEOS

23 de abril de 2009

La multiplicación y el agravamiento de las crisis alimentarias, económicas, energéticas y climáticas obligan a los agricultores de todas las regiones del mundo a adaptar sus sistemas de cultivo a los cambios cada vez más rápidos que se producen en su medio ambiente. La conservación dinámica, la utilización sostenible de la biodiversidad cultivada, de los agrosistemas, de los sistemas sociales y de los conocimientos tradicionales asociados, están en el centro de esta adaptación de la cual depende la alimentación de las generaciones futuras. Numerosas iniciativas locales desarrollan en Europa multitud de experiencias prácticas de conservación dinámica, desarrollo, uso y valorización sostenible de la biodiversidad cultivada.
Las organizaciones abajo firmantes de diferentes países europeos:

1) Reconocen la importancia de la ratificación del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura, negociado en el marco de la FAO (Organización de las Naciones Unidas), el cual reconoce la contribución irremplazable, pasada, presente y futura de los agricultores en la conservación y la utilización sostenible de la biodiversidad cultivada.

2) Recuerdan que la Unión Europea y el conjunto de países miembros lo han ratificado.

3) Constatan que, a pesar de las numerosas declaraciones políticas y científicas sobre la necesidad de desarrollar la conservación en las fincas,

- 3-1) Los Estados y la Comisión Europea no reconocen las iniciativas locales de las organizaciones de agricultores, de las redes de semillas y de la sociedad civil. Además, sus leyes y reglamentos, que sólo están adaptados a la gran distribución, a la agricultura industrial y a sus semillas, obstaculizan estas iniciativas. Los gobiernos y la Comisión Europea olvidan que existe en Europa un sistema de semillas no industrial llamado “informal”. Por todo ello, no respetan su firma del artículo 6 del Tratado sobre la utilización sostenible de la biodiversidad cultivada, cuya aplicación es obligatoria.

- 3-2) La reciente directiva europea sobre “variedades de conservación” sólo permite un cultivo muy marginal de algunas variedades locales fuertemente fijadas que sigan un sólo fenotipo antiguo. Las exigencias para la inscripción de estas variedades mantienen la misma lógica que el catálogo oficial. Esto excluye toda la diversidad y la variabilidad intravarietal, que es lo que permite la renovación y la utilización sostenible de la biodiversidad y el mantenimiento de una agricultura más rentable y autónoma.

- 3-3) La reglamentación actual de la agricultura ecológica agrava la erosión de la biodiversidad cultivada.

- 3-4) Los derechos colectivos de los agricultores definidos en el artículo 9 del Tratado, cuya aplicación se confía a los gobiernos nacionales, no siempre se reconocen en los países europeos. Recordamos que estos derechos no terminan con la excepción agrícola que autoriza a los agricultores a resembrar una parte de su cosecha pagando a los obtentores.

4) Piden a la Unión Europea y a los Estados miembros:

- 4-1) Que reconozcan en sus directivas, reglamentos y sus leyes los derechos de los agricultores a conservar, utilizar, intercambiar y vender las semillas obtenidas por selecciones campesinas pasadas, presentes y futuras, a proteger sus conocimientos tradicionales y a participar en las decisiones nacionales sobre la gestión de la biodiversidad agrícola.

- 4-2) Que faciliten la información pública y el acceso de los agricultores a los recursos de las colecciones públicas y garanticen la protección contra contaminaciones de transgénicos.

- 4-3) Que apliquen completamente el artículo 6 del Tratado reconociendo políticamente y jurídicamente las iniciativas locales y aplicando, en particular, las medidas siguientes:

a) Elaborar políticas agrícolas que fomenten la puesta en marcha y el mantenimiento de sistemas agrícolas diversificados que favorezcan la utilización sostenible de la diversidad biológica agrícola.

b) Reforzar y conservar la diversidad biológica maximizando la variabilidad intra e interespecífica, en beneficio de los agricultores, en particular de aquellos que crean y utilizan sus propias variedades y/o aplican los principios ecológicos en el mantenimiento de la fertilidad del suelo y en el manejo de las enfermedades, las plagas y las hierbas adventicias.

c) Promover la investigación y la selección participativa para desarrollar variedades campesinas específicamente adaptadas a las diferentes condiciones sociales, económicas y ecológicas.

- 4-4) Que se hagan públicos los informes completos de cada país ha presentado a la secretaría para la reunión del Comité Director del Tratado en Túnez en junio de 2009 sobre el desarrollo sostenible de la biodiversidad cultivada y la aplicación de los derechos de los agricultores en Europa.


Asociaciones que han promovido la iniciativa

1. Heritage Seed Library (England/ United Kingdom)
2. IG für gentechnikfreie Saatgutarbeitt (Germany)
3. Protect the future (Hungary)
4. Red de Semillas “ Resembrando e Intercambiando” (Spain)
5. Réseau des semences paysannes (France)
6. Rete Semi Rurali (Italy)

Asociaciones que han firmado

7. Grupo Semillas (Colombia)
8. Red de Coordinación en Biodiversidad (Costa Rica)
9. Syndicat d'Agriculture Biodynamique (France)
10. Confédération Paysanne (France)
11. Amis de la Terre France (France)
12. Nature & Progrès (France)
13. Fédération Nationale de l'Agriculture Biologique (France)
14. Union Nationale de l'Apiculture Française (France)
15. BEDE (France)
16. Semeurs de biodiversité Hérault (France)
17. AMAP Ile de France (France)
18. Erable 31 (France)
19. Université Nomade (France)
20. Pomologen‐Verein (Germany)
21. Linda‐Freundeskreis (Germany)
22. ABDP –Assoziation biologisch‐dynamischer Pflanzenzüchter e.V. (Germany)
23. Arche Noah (Germany)
24. Bingenheimer Saatgut AG –Ökologische Saaten (Germany)
25. Dreschflegel e.V. (Germany)
26. Kultursaat e.V. (Germany)
27. ReinSaat KG (Germany)
28. Sativa Rheinau AG –Ökologisches Pflanz‐ und Saatgut (Germany)
29. VEN –Verein zur Erhaltung der Nutzpflanzenvielfal t e.V (Germany)
30. GM‐free Ireland Network (Ireland)
31. Verdi Ambiente e Societa‐ VAS (Italy)
32. Centro Internazionale Crocevia (Italy)
33. Consorzio della Quarantina (Italy)
34. Civiltà Contadina (Italy)
35. Associazione Veneta Produttori Biologici‐A.Ve.Pro.BI. (Italy)
36. Archeologia Arborea (Italy)
37. Associazione Rurale Italiana ‐ ARI (Italy)
38. Coordinamento Toscano Produttori Biologici‐CTPB (Italy)
39. Associazione Italiana Agricoltura Biologica‐AIAB (Italy)
40. Associazione per la Solidarietà della Campagna Italiana‐ASCI (Italy)
41. World Wide Opportunities on Organic Farms‐WWOOF‐ Italia (Italy)
42. Fondazione Diritti Genetici‐FDG (Italy)
43. The Development Fund (Norway)
44. Asociación "Llavors d'ací, per a la promoció i la conservació de la biodiversitat agrària del País Valencià" (Spain)
45. Red Andaluza de Semillas “ultivando Biodiversidad”(Spain)
46. Observatorio de la Biodiversidad Agrícola (Spain)
47. Ecologistas en Acción (Spain)
48. Slow Food Terres de Lleida (Spain)
49. Assemblea Pagesa de Catalunya (Spain)
50. Red de Semillas de Cantabria (Spain)
51. Coordinadora de Agricultura Ecológica de Cantabria (Spain)
52. Associació de Productors d'Agricultura Ecológica de Menorca (Spain)
53. Col∙ectiu ´Transgènics Fora´ (Spain)
54. Cooperativa “mpelte”(Spain)
55. Red de Hortelanos de Sobrarbe‐Un Paso Atrás (Spain)
56. Cordinadora de Accines de Agricoltures y Ganaderos (COAG) (Spain)
57. La Alegría de la Huerta Sociedad Cooperativa (Spain)
58. Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos (Spain)
59. Asociación de consumidores y productores de agricultura ecológica "La Borraja" (Spain)
60. Asociación de Amigos de la Naturaleza de Alozaina (Spain)
61. Grupo Soberanía Alimentaria y Genero (Spain)
62. Red Canaria de Semillas (Spain)
63. Entrepueblos (Spain)
64. Asociación Nueva Cultura Rural (Spain)
65. Asociación Medioambiental El Observatorio (Spain)
66. Associació de Varietats Locals‐Illes Balears (Spain)
67. Asociación Albar (Spain)
68. Ecologistas en Acción de Castilla‐La Mancha (Spain)
69. Ecologistas en Acción de Ciudad Real (Spain)
70. Triticatum (Spain)
71. Extremadura Sana (Spain)
72. Les Refardes –Gaiadea (Spain)
73. COAG‐Canarias (Spain)
74. Asociación de Consumo Ético La Talega (Spain)
75. Centro de conservación de la Agrobiodiversidad y la Etnobotánica de las Sierras de Francia y Béjar (Spain)
76. Asociación para el Desarrollo y Estudio de la Agroecología (Spain)
77. Agrícola Pueblos Blancos S.C.A. (Spain)
78. La Verde S.C.A. (Spain)
79. Euskal Herriko Nekazarien Elkartasuna (EHNE) (Spain)
80. Asociación Cultura Permanente (Spain)
81. Muntanyes de la Valldigna (Spain)
82. Amigos de la Tierra España (Spain)
83. Asociación Vida Sana (Spain)
84. L'Era ‐ Espais de Recursos Agroecològics (projecte Esporus) (Spain)
85. Asociación Rural Paulo Freire Sierra de Cádiz (Spain)
86. Asociación Medioambiental MEJORANA (Spain)
87. Red de Semillas de Euskadi‐ Euskal Herriko Hazien Sarea (Spain)
88. Grupo de consumo sostenible del Aljarafe (Spain)
89. Ecologistas en Accion‐Ciudad Real (Spain)
90. Plataforma Mallorca Lliure de Transgènics (Spain)
91. Serranía Ecológica S.C.A. (Spain)
92. Plataforma Rural Alianzas por un Mundo Rural Vivo (Spain)
93. Veterinarios Sin Fronteras (Spain)
94. Plataforma Andalucía Libre de Transgénicos (Spain)
95. Asociación Enginyeria Sense Fronteres (Catalunya) (Spain)
96. Asociación RAMA (Spain)
97. A.D.V. Ecològica Gent del Camp (Spain)
98. L'Almàixera (Spain)
99. Banc de llavors de la provincia de Tarragona (Spain)
100. Cooperativa de consumo ecològico La Pera (Spain)
101. Plataforma Som Lo Que Sembrem (Spain)
102. Grupo del Decrecimiento de Tarragona (Spain)
103. Mesa Andaluza de la Producción Ecológica (Spain)
104. Grupo de Permacultura de Tarragona (Spain)
105. Sociedad Española de Agricultura Ecológica (Spain)
106. GRAIN (Spain)
107. ProSpecieRara (Switzerland)
108. Practical Action –TDG‐ (United Kingdom)
109. Sunseed trust/Sunseed Desert Technology‐SDT‐ (United Kingdom)
110. Friends of the Earth England Wales and Northern Ireland FoE EWNI (England Wales and Northern Ireland)
111. Sunseed Trust/Sunseed Desert Technology (United Kingdom)
112. Scottish Crofting Federation (United Kingdom)
113. The Soil Association (United Kingdom)
114. The Agrarian Renaissance (United Kingdom)
115. GM Freeze (UK)
116. CSGR/Law University of Warwick (United Kingdom)
117. ECONEXUS (United Kingdom)
118. FARM (United Kingdom)
119. Friends of the Earth EWNI (England, Wales and Northern Ireland)
120. GM Watch, (United Kingdom)
121. Soy Alliance (United Kingdom)
122. Friends of the Earth Europe (United Kingdom)
123. LandShare (CIC)
124. Campaña Semillas de Identidad (Colombia)

lunes, 25 de mayo de 2009

Agrocombustibles: más un problema que una solución
(Primera Parte)
18-05-09,
Por Pablo Villegas y Mónica Vargas

Recomendar el desarrollo de la agroindustria para mitigar los efectos del cambio climático resulta cuando menos descabellado. El modelo agrícola actual se sustenta en el petróleo, desde la elaboración de insumos químicos hasta el transporte de mercancías. La agricultura y los cambios del uso del suelo (deforestación) representan respectivamente 14 y 18% de las emisiones de gases responsables del calentamiento global. La conversión de las selvas en tierras de cultivo, el uso de fertilizantes de nitrato, el cultivo a gran escala de leguminosas como la soya y la descomposición de residuos orgánicos han sido identificados como las causas de emisión de óxido nitroso, el tercer gas de efecto invernadero.

Agrocombustibles: más un problema que una solución (1)
Desde inicios de ésta década, los agrocombustibles no solamente han sido potenciados como una de las alternativas ante la crisis ambiental planetaria, pero además han recibido importantes incentivos por parte de los gobiernos de los países del Centro, y se ha acelerado su producción. Al considerar esta problemática, proponemos aquí partir de una perspectiva integral, considerando diversos ámbitos a partir de los cuales se requiere implementar una reflexión responsable. Nos situamos en el paradigma de la deuda ecológica, definida como la deuda contraída por los países industrializados con el resto de los países debido al expolio histórico y actual de los recursos naturales, a los impactos ambientales exportados y la libre utilización del espacio ambiental global.
Esta deuda se articula estrechamente con el modo de consumo y de producción implementado por el sistema capitalista (Ortega, 2007: 20). Asimismo, consideramos el caso específico de Bolivia, donde el sector de agroempresarios y latifundistas del oriente, se ha convertido en el puntal de una intensa campaña por la producción de agrocombustibles, dirigiendo una parte importante de su propaganda hacia los pequeños productores, con la promesa de precios altos por sus productos, empleo y seguridad alimentaria.
Una solución milagrosa
Desde las reuniones del G8 y del Foro Económico Mundial hasta los foros de las Naciones Unidas dos temáticas globales han sido reiteradas en los últimos años: el cambio climático y el hambre. Tras años de intensos debates y el desdén de los objetivos mínimos fijados por el Protocolo de Kyoto, la responsabilidad de las actividades humanas en un 90% del primero fue formalmente establecida por el Cuarto Informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) en el mes de febrero de 2007. Por otra parte, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), actualmente cerca de mil millones de personas en el mundo padecen de hambre y en 2015 serán 100 millones más. Si escuchamos a los diferentes actores que promueven activamente el desarrollo de los agrocombustibles (2), parecería que ahí radica una de las respuestas más adecuadas frente a ambas problemáticas. ¿En qué consiste esta milagrosa solución? Actualmente la producción de carburantes a partir de la biomasa se concentra en el bioetanol y el biodiesel. El primero es obtenido a partir de productos ricos en sacarosa (caña de azúcar, la melaza y el sorgo dulce), de substancias ricas en almidón (cereales como el maíz, el trigo o la cebada), y mediante la hidrólisis de substancias que contienen celulosa (madera y residuos agrícolas) (3). Puede ser utilizado para reemplazar la gasolina, pero requiere de una adaptación previa de los motores. A su vez, el biodiesel proviene de aceites vegetales (de palma aceitera, colza, soya y jatrofa) o de grasa animal. Se destina al reemplazo del diesel y puede ser usado en estado puro o mezclado (4).
Partiendo de una percepción, hoy cuestionada desde diferentes ámbitos, según la cual los agrocombustibles no aumentarían la concentración de CO2 en la atmósfera, varios países han legislado a favor de una implementación obligatoria de estos carburantes en el sector de los transportes, sin disponer de la capacidad de producción necesaria. En Estados Unidos, se ha dispuesto que hacia 2030, por lo menos 30% del combustible en el transporte se derive de agrocombustibles (sobre todo etanol), lo que requerirá una producción anual de 227 millones de litros anuales. Por su parte, la Unión Europea ha optado por cuatro tipo de incentivos, todos ellos utilizando recursos públicos: los subsidios agrícolas en el marco de la Política Agraria Comunitaria, la desfiscalización, la obligación de mezclar un porcentaje de 5.75% en 2010 y el doble en 2020 en los carburantes para el transporte, el uso en proyectos pilotos por parte de empresas de transporte público. Al respecto, cabe destacar que puesto que el transporte constituye 30% del consumo total de energía, el objetivo del 5.75% corresponde únicamente a un 1.8% del consumo total, por lo que el ahorro real sería de 36 millones de toneladas de CO2 equivalente, es decir, menos de 1% de las emisiones europeas (Russi, 2007).
Actualmente, Europa produce 3 millones de toneladas de biodiesel, aspira a alcanzar los 7 millones en 2010, lo que requerirá 13 millones de toneladas de materia prima, y a mediano plazo cuenta con la segunda generación basada en residuos lignocelulósicos para suplir 30% del consumo. Europa no cuenta con las tierras necesarias para cumplir con estas metas. Por ejemplo, se calcula que en países como Gran Bretaña, el intentar alcanzar el objetivo de 2020 demandaría la utilización la casi totalidad de las tierras de cultivo (Redes-AT y Grain, 2007b). Por tanto, todos estos países deberán recurrir a la importación de materia prima o de agro carburantes. Para responder a esta demanda, se ha intensificado la producción de los commodities requeridos en países como Brasil, Argentina, Colombia, Malasia e Indonesia, donde se sitúan las mejores y más abundantes tierras.
Agricultura y cambio climático
Recomendar el desarrollo de la agroindustria para mitigar los efectos del cambio climático resulta cuando menos descabellado. El modelo agrícola actual se sustenta en el petróleo, desde la elaboración de insumos químicos hasta el transporte de mercancías.
Además, tal como lo advirtió el Informe Stern, la agricultura y los cambios del uso del suelo (deforestación) representan respectivamente 14 y 18% de las emisiones de gases responsables del calentamiento global (Stern, 2006). En particular, la conversión de las selvas en tierras de cultivo, el uso de fertilizantes de nitrato, el cultivo a gran escala de leguminosas como la soya y la descomposición de residuos orgánicos han sido identificados como las causas de emisión de óxido nitroso, el tercer gas de efecto invernadero. Únicamente en Brasil, 59% de las emisiones provienen de la deforestación debida a la expansión de los cultivos de soya y de caña de azúcar. Además, se evalúa que la destrucción de la turba vinculada con los monocultivos provocará la liberación de cerca de 40 billones de toneladas de carbono en la atmósfera (GRAIN, 2007).
Aumento de los precios de los cereales, especulación y concentración corporativa
El modelo agrícola industrial en su conjunto, actualmente potenciado por el auge de los agrocombustibles, es en gran medida responsable de la actual crisis alimentaria (5). En efecto, este modelo se sustenta en la liberalización de los productos agrícolas, la cual ha permitido dos fenómenos que han potenciado el incremento del precio de los alimentos: la especulación en el mercado de futuros de los alimentos básicos y la concentración corporativa en este sector. De acuerdo con la firma consultora AgResourse Co., en los Estados Unidos, el mayor exportador mundial de trigo, maíz y soya, el valor las compras de estos granos en el mercado de futuros ha representado cerca de la mitad del valor de la cosecha total (Wilson, 2008). Por otra parte, se estima que la cantidad de dinero especulativo en el mercado de futuros de commodities aumentó de 3.172 millones de euros en el año 2000 a 111.000 millones de euros en 2007 (GRAIN, 2008).
Las políticas de libre comercio impuestas por actores como la OMC en el sector agrícola, al desmantelar los aranceles y protecciones que tenían los países empobrecidos también son responsables de la concentración empresarial en toda la cadena productiva. En 2008, el crecimiento del volumen de negocios y de las ganancias anunciado por las principales compañías que operan en la agroindustria fue extraordinario. Los beneficios netos de la estadounidense Cargill en abril aumentaron de 86% frente a las cifras del año anterior, sumando 653 millones de euros (Cargill, 2008). Las ventas de Bunge crecieron de 70% y las de ADM 64%. ¿Cuál es el grado de incidencia de estas empresas a las cuales la crisis alimentaria no parece afectar?
Determinan lo que será producido, cómo será producido, definen precios y seleccionan quién producirá los alimentos. Así por ejemplo, Cargill, ADM, ConAgra, Bunge y Dreyfus dominan más del 80% del comercio mundial de cereales, mientras que Monsanto es la principal empresa de semillas comerciales y la quinta en el sector de los agrotóxicos. En el caso específico de la soya, Bunge, ADM y Cargill controlan 75% del mercado mundial y 80% de la industria procesadora en la Unión Europea (6).
Impactos sociales: del despojo al malvivir
De por sí, la industrialización de la agricultura ha demostrado ser un fracaso social en varios países. Se ha avanzado el tema de los agrocombustibles como una alternativa laboral que permitiría a los campesinos del Centro y de la Periferia incrementar sus ganancias y alcanzar el bienestar social. Nada parece estar más alejado de la realidad.
En el caso de la Unión Europea existe aún incertidumbre y algunos estudios refieren que 1’000 toneladas de agrocombustibles pueden crear entre 2 y 8 empleos de tiempo completo, concentrados esencialmente en torno a refinerías y puertos (Biofuelwatch, Carbon Trade Watch/TNI, Corporate Observatory, 2007). Pero en los países de la Periferia, de donde finalmente vendrá gran parte de la materia prima, el desarrollo de cosechas para combustibles automotores se sustenta en la creación de economías de escala y en un modelo agrícola industrial altamente centralizado, donde se estrechan las relaciones entre el capital transnacional y las elites terratenientes locales (GRAIN, 2007).
Los habitantes de las comunidades rurales resultan cada vez más prescindibles y tienen solo dos opciones: migrar o ser jornaleros agrícolas.
El Grupo de Reflexión Rural (GRR) destaca que la Revolución Verde aplicada en el campo argentino se vincula con el empobrecimiento de la población. Así, en un país que fue considerado como “granero del mundo”, la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de 2006 registró que 34% de los niños menores de dos años sufren de desnutrición y anemia. De acuerdo con el GRR, parte de la explicación de este fenómeno se ubica en la conversión de Argentina en un país productor de transgénicos y exportador de forraje, con la implementación de monocultivos a gran escala de soya RR. En este contexto, se produjo una concentración empresarial de la tierra que arruinó a decenas de miles de pequeños productores y provocó el éxodo rural engordando los cordones de pobreza de las urbes (Rulli y Semino, 2007).
Durante el Foro Permanente de las Naciones Unidas sobre Poblaciones Indígenas que sesionó en mayo de 2007, se subrayó que las poblaciones originarias están siendo desplazadas de sus tierras por la expansión de los cultivos energéticos, lo que contribuye en la destrucción de sus culturas y la migración hacia las ciudades. Solo en una provincia indonesa de West Kalimantan, ya son 5 millones de personas las que tendrán que dejar sus territorios ancestrales (Biofuelwatch, Carbon Trade Watch/TNI, Corporate Observatory, 2007).
En Paraguay, el avance de los monocultivos de soya transgénica y de caña de azúcar se expresa también en un compulsivo proceso de acaparamiento de las mejores tierras. El país destina 2.4 millones de hectáreas a la producción de soya, pero contempla alcanzar los 4 millones para cumplir con sus compromisos de venta a la Unión Europea. En un país donde 21% de la población vive en la extrema pobreza, 1% de los propietarios posee 55% de la tierra, y 40% de los productores cultivan lotes de entre 0.5 y 5 hectáreas.
Empero, otros métodos de descampesinización están siendo denunciados por organizaciones civiles. Es el caso de las comunidades afrodescendientes colombianas de Jiguamiandó y Curvaradó. La violencia militar y paramilitar las forzó a dejar sus tierras, que fueron ilegalmente ocupadas por la empresa Urapalma (Redes-AT y GRAIN, 2007b).
Los que se atrevieron a regresar a duras penas pudieron reconocer sus casitas destruidas. La selva que habían estado preservando fue arrasada por cultivos de palma aceitera que se extendían hasta el horizonte. En lo que refiere a las condiciones laborales, nos referiremos más adelante al considerar el caso de Bolivia.
En lo que atañe a las poblaciones aledañas a los cultivos de palma y de soya, su salud se ve amenazada por la aplicación de potentes herbicidas. Comunidades argentinas urbanas y rurales han lanzado la campaña “Paren de Fumigar”, ante la dispersión aérea de herbicidas sobre los campos sojeros vecinos. Más aún, un estudio del Ministerio de Salud realizado en cinco ciudades del Sur de la provincia de Santa Fe descubrió un número alarmante de casos de cáncer (Biofuelwatch, Carbon Trade Watch/TNI, Corporate Observatory, 2007).
Megaproyectos y agrocombustibles
Un hecho innegable: el biodiesel y el bioetanol no suelen tele-transportarse de los campos a los tanques de gasolina. Y aquí se ubica otro aspecto muy poco “bio” en el auge de los agrocombustibles: la creciente necesidad de integración de infraestructuras que implica su transporte y exportación. Salen a la luz entonces el –lamentablemente resucitado Plan Puebla Panamá (PPP) y la Iniciativa para la Integración de las Infraestructuras Sudamericanas (IIRSA). Estos megaproyectos consideran a la rebelde geografía latinoamericana como un obstáculo para la extracción de materias primas y el transporte de mercancías. Su misión es doblegarla mediante corredores intermodales de autopistas, represas hidroeléctricas, hidrovías, tendidos eléctricos, oleoductos, etc. Ni qué decir de los importantes beneficios que estos proyectos traerán a empresas como las españolas Iberdrola y Gamesa (parque eólico en México), ACS (gestión portuaria y dragados en Brasil), e incluso a desconocidas consultoras como TYPSA o Norcontrol. A pesar de las promesas de “desarrollo local” que hacen (evocando la agotada teoría del “derrame de riqueza”), resultan nefastos porque se sitúan sobre territorios indígenas y comunidades campesinas, y atraviesan zonas de alta biodiversidad.
En su diseño ha participado, sin ninguna consulta de las poblaciones locales, una de las principales entidades generadoras de deuda del continente, y de la cual el Estado español es miembro: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Promueve hoy a los agrocombustibles de distintas maneras. Estima que a América Latina le tomarán 14 años convertirse en una zona productora de biodiesel y bioetanol y que se requerirán 200’000 millones de dólares. El propio presidente del BID, Luís Alberto Moreno, co-dirige un grupo del sector privado, la Comisión Interamericana del Etanol, conjuntamente con Jeb Bush (ex – gobernador del Estado de Florida) y el ex primer ministro japonés Junichiro Kozumi. Así, el BID apoya la expansión de cultivos de palma de Colombia y de caña de azúcar y soja en la amazonía brasileña. De hecho, este año el Directorio Ejecutivo del BID aprobó el primer financiamiento al sector privado para un proyecto de agrocombustibles en este país por un total de 120 millones de dólares, concretamente para Usina Moema Açucar e Alcohol Ltda. (Sao Paulo). Esta operación forma parte de una iniciativa del banco para la promoción de la estructuración de financiamiento de deuda prioritaria para cinco proyectos de bioetanol que tendrán un costo de 997 millones de dólares (BID, 2007).
Por el otro lado importa asegurar un fluido vaciado de los commodities hacia los puertos, no únicamente atlánticos, sino también del Pacífico, de cara a los mercados asiáticos. Así, el banco recomienda a Brasil gastar en infraestructuras 1’000 millones de dólares por año durante 15 años. Aspira también a acelerar proyectos del IIRSA rechazados por la sociedad civil, como por ejemplo la Hidrovía Paraguay-Paraná-Plata, el proyecto de navegabilidad del Río Meta, Ferro Norte (red ferrovial que conectaría a los estados sojeros de Paraná, Mato Grosso, Rondonia y Sao Paolo), y el Complejo del Río Madera.
Este último constituye uno de los principales proyectos del Eje de IIRSA Perú-Brasil-Bolivia y se sitúa sobre la frontera brasileño-boliviana. Actualmente consiste en la construcción de dos mega-represas hidroeléctricas en territorio brasileño, en San Antonio y en Jirau, con una capacidad de generación conjunta de 6’400 Megawats, y un coste de 10’300 millones de dólares.
Comenzarían a construirse en 2008. La primera se encontraría a 190 kilómetros de Bolivia, y la segunda a 84 kilómetros.
Estudios independientes han demostrado que ambas represas tendrán impactos sociales y ambientales graves, no solamente en Brasil, sino también en Bolivia. El Banco Santander Central Hispano y el banco portugués Banif participan activamente en este problemático megaproyecto, y están creando un Fondo de Inversiones y Participaciones (FIP) para financiar la construcción de la represa de San Antonio. El Fondo aspira a captar 220 millones de dólares. El banco español asesora a un consorcio liderado por la constructora brasileña Odebrecht que competirá por la licitación del proyecto. Expertos del Servicio técnico de protección ambiental brasileño recomendaron que no se diera licencia al proyecto antes de realizar nuevos estudios de impacto ambiental y el gobierno boliviano ha protestado y solicitado también nuevos estudios para verificar los impactos de las represas en su país. Se establece en este caso un vínculo importante con el auge de los agrocombustibles, puesto que las hidroeléctricas abastecerán de energía a los Estados brasileños de Rondonia y Matto Grosso, permitiendo la extensión de la producción sojera de por sí muy importante en este último Estado, gobernado por Blairo Maggi, uno de los más grandes productores de soja del planeta.
El ámbito de los megaproyectos de integración de las infraestructuras resulta, tal como lo vemos, crucial a la hora de considerar el transporte de mercancías como los granos destinados a la producción de agrocombustibles. No sólo implica el incremento de la deuda externa de los países donde tienen lugar estos planes, puesto que además, por los impactos sociales y ambientales que comportan, generan simultáneamente una deuda ecológica considerable de las grandes corporaciones frente a las poblaciones locales, que carecen de toda posibilidad de participación o de ejercer su derecho de consulta.
www.ecoportal.net
Pablo Villegas es Investigador en antropología y salud pública y Mónica Vargas es Investigadora en el Observatorio de la Deuda en la Globalización, Cátedra UNESCO de Sostenibilidad (Universidad Politécnica de Cataluña).

sábado, 16 de mayo de 2009

"No es posible alimentar al mundo con un producto que sólo se ha probado tres meses en ratas y cuyos análisis de sangre son secretos"

Reportaje al Dr. Gilles - Eric Séralini
13-05-09,

Tengo 49 años. Nací en Argelia y vivo en Caen (Francia), donde soy catedrático de Biología Molecular. Estoy casado y tengo dos hijos. Me preocupan el medio ambiente y la salud a largo plazo, soy especialista en toxicidad de variedades transgénicas y herbicidas. Soy cristiano.

1.-Es usted un radical de lo natural?
En absoluto, pero mi profesión es la investigación en biología molecular, cómo se hacen los organismos genéticamente modificados (OGM) y qué efectos tienen en la salud cuando los ingerimos.

2.-¿Y?
Sabemos que el cáncer, las enfermedades hormonales, metabólicas, inmunitarias, nerviosas y reproductivas están relacionadas con los agentes químicos que contienen.

3.-¿Cuántos tipos de transgénicos hay?
Soja, maíz, algodón y colza. Las semillas llevan incorporado el veneno para los insectos. Las de maíz y soja contienen Roundup, el mayor herbicida del mundo.

4.-¿Hay muchos alimentos que contengan soja o maíz?
Sí, todos los que contienen por ejemplo azúcar de maíz (sodas, bebidas de cola, pastelería, salsas, bombones, caramelos, chocolate...). Y los animales que nos comemos que han sido alimentados con maíz transgénico (pollo, vaca, conejo, cerdo, leche, huevos...).

5.-¿En qué dosis son peligrosos?
No lo sabemos, porque no se han hecho los test adecuados; sólo sabemos que nos hacen daño a largo plazo. En general, impiden que los órganos y las células funcionen bien.

6.-Pero se han hecho test con ratas.
Sí, pero los resultados son confidenciales.

7.-¡Pero qué dice!
Anormal, ¿verdad?... Hay que pedir a los gobiernos de Europa que hagan públicos estos análisis; y, cuando lo hagan, muchos debates ya no tendrán sentido porque serán evidentes los efectos de los OGM. Yo soy uno de los cuatro expertos que han trabajado para la Unión Europea en el conflicto que se debate en el marco de la Organización Mundial del Comercio entre Estados Unidos y Europa para etiquetar los OGM.

8.-¿Europa es reticente a los OGM?
La UE ha pedido los resultados de las pruebas a las compañías para aceptar o no la comercialización de estos productos, pero las compañías dicen que son confidenciales, cuando según la ley de la UE deberían ser públicos. Ya hemos ganado algún juicio contra Monsanto demostrando los efectos nocivos de los OGM que pudimos analizar.

9.-Cuénteme.
Para saber si los OGM son tóxicos, se hacen los mismos test en todo el planeta; se les da a las ratas dos dosis de maíz transgénico durante tres meses y se les hacen dos análisis de sangre, a las cinco semanas y a los tres meses. Los resultados fueron: aumento de grasa en sangre (del 20% al 40%), de azúcar (10%), desajustes urinarios, problemas de riñones y de hígado, precisamente los órganos de desintoxicación.

10.-Suena fatal.
En España hay 100.000 hectáreas dedicadas al cultivo de maíz transgénico (casi todo en Catalunya), es la puerta de entrada de los OGM a Europa.

11.-Usted también ha realizado investigaciones recientemente.
Sí, sobre los efectos del Roundup (el mayor pesticida del mundo, utilizado en tres cuartos de los transgénicos) en células humanas: directamente las mata.

12.-Eso es grave.
Los expertos pedimos dos años de test sobre animales en laboratorio, tal como se hace con los medicamentos; pero entonces los OGM no son rentables. Hay un gran combate político y económico sobre este tema, y hay que decírselo a la gente: no nos permiten ver esos análisis de sangre ni conseguimos hacer el test más allá de tres meses. Esto es un escándalo escondido por las grandes compañías.

13.-¿Tan poderosas son estas empresas que los gobiernos no pueden detenerlas?
Es el mayor desafío financiero que jamás ha existido. Hay cuatro plantas que alimentan al mundo a nivel intensivo: soja, maíz, arroz y trigo. Las compañías registran patentes sobre las plantas de estos alimentos gracias a los OGM. Quien tenga las patentes y cobre royaltis cada vez que alguien las coma o cultive en el planeta será el rey del mundo; por eso las grandes empresas farmacéuticas han empezado a hacer OGM.

14.-Qué miedo.
Las ocho mayores compañías farmacéuticas son las ocho mayores compañías de pesticidas y de OGM. Monsanto tiene el 80% de la biotecnología del mundo.

15.-¿Y por qué lo permiten los gobiernos?
Hace quince años, todos los gobiernos de los países industrializados apostaron en el desarrollo de la industria de la biotecnología, donde se ha invertido mucho dinero público. Los gobiernos saben que hay problemas con los OGM, pero si consiguen y publican los resultados de los análisis, resultará que todo lo autorizado hasta el momento ha sido un error de graves consecuencias.

16.-... Lo que hundiría cualquier gobierno.
Exacto. Aun así, jamás un OGM ha sido autorizado por los ministros de Medio Ambiente de Europa.

17.-¿Por qué los científicos no presionan?
Ni siquiera uno de cada 10.000 tiene acceso a los datos. Yo hace nueve años que leo todos los informes europeos y americanos de controles sanitarios de OGM, y los únicos que hacen test son las propias compañías.

18.-Usted los hace.
Pocos, son carísimos. Se debería exigir a las compañías que los análisis los realizaran universidades públicas en lugar de las empresas privadas a sueldo de las compañías.
Informacion secreta

Ha venido invitado por la plataforma "Som lo que Sembrem" y dice que urge presionar a los gobiernos a que exijan a las compañías productoras de transgénicos que se hagan públicos los estudios de los efectos que estos alimentos tienen en la salud: "No es posible alimentar al mundo con un producto que sólo se ha probado tres meses en ratas y cuyos análisis de sangre son secretos".

¿Tiene autoridad o es un loco de lo natural?... Preside el consejo científico del Comité de Recherche et d´Information Indépendantes sur le Génie Génétique (Criigen). Durante nueve años trabajó para el Gobierno francés evaluando los efectos de los transgénicos en la salud. Ahora lo hace para la Comisión Europea.

http://www.ecoportal.net/
Fuente: La Vanguardia-La Contra (edición impresa. 8/04/09. pág. 56)http://www.lavanguardia.es/

miércoles, 13 de mayo de 2009

BENEFICIOS Y COSTOS DE LA SIEMBRA DIRECTA-SEMILLA TRANSGENICA
El modelo sojero
Por Miguel Teubal
Domingo, 10 de Mayo de 2009
La elevada rentabilidad para el sector privado y los crecientes ingresos fiscales y de comercio exterior para el Estado derivaron en una minimización de los costos de esa producción.El conflicto agrario que comenzó en 2008 y que sigue inconcluso contribuyó a que gran parte de la opinión pública tomara conciencia de muchos aspectos vinculados con la problemática del sector agropecuario. Sin embargo, quedó en el tintero una cuestión fundamental que no siempre fue debatida en profundidad: el modelo sojero. Este modelo cobra impulso en los años ‘70 y constituye una de las manifestaciones más palpables del sistema de los agronegocios. Si bien el modelo tiene sus defensores debido a la alta rentabilidad que genera para algunos sectores, ya que redunda en beneficio de exportadores, grandes productores, rentistas y proveedores de los insumos involucrados en la producción sojera, se tiende a soslayar los múltiples costos involucrados en esa producción. Costos sociales, económicos, ambientales e incluso en la salud pública.
Costos que los economistas eufemísticamente denominan “deseconomías externas” o “externalidades”, o sea, costos “externos a la empresa”, generalmente soportados por agricultores, peones rurales, pobladores de las ciudades del interior. Costos que no son contabilizados en los debates sobre el modelo. Ninguna de las partes del conflicto agrario que involucró al Gobierno y al campo (en realidad, una parte del campo, puesto que ni el sector campesino ni las comunidades indígenas ni tampoco gran parte de la agricultura familiar participaron en forma directa en esa puja) impulsó un debate en torno de las implicaciones del modelo sojero. El “campo” no lo hizo porque se trataba de un cultivo muy “rentable”. Pero tampoco al Gobierno le interesaba poner en jaque a ese modelo porque gran parte de sus ingresos fiscales así como el superávit de la balanza comercial dependían de él.
En este sentido el Gobierno actuó, en lo esencial, como socio de los sojeros. Los defensores del modelo señalan su alta rentabilidad debido, en parte, al paquete tecnológico que se utiliza. La semilla transgénica es resistente al glifosato. Esto le permite al productor adoptar el sistema de siembra directa, un sistema productivo que no requiere el laboreo tradicional en el campo, o sea, el arado que desde hace siglos se realiza para preparar la tierra para la siembra. Sin embargo, como la siembra directa deja intacta la maleza, se utiliza masivamente el glifosato juntamente con otros agrotóxicos para eliminarla. El glifosato mata la maleza aunque no la semilla. También mata gran parte de la fauna y flora existente en su entorno y tiene efectos nocivos sobre la salud humana. Lo único que queda en el campo después de la utilización masiva de glifosato y de otros agrotóxicos es la semilla, o planta de soja transgénica. El modelo sojero impulsa la utilización masiva del glifosato. En la actualidad se utilizan entre 160 y 180 millones de litros de glifosato por año equivalentes a 600 millones de dólares.
En esferas oficiales y entre las organizaciones del campo se afirma que el glifosato es un herbicida esencialmente inocuo, o bien, más inocuo que otras herbicidas. Para el Senasa se trata de un producto que “normalmente no ofrece peligro”. No se conocen estudios que avalen fehacientemente estas y otras apreciaciones referidas a la inocuidad del glifosato. Cabe destacar que la semilla de la soja transgénica fue liberada al mercado en 1996 sin que fuesen presentados estudios científicos serios que avalaran su presunta inocuidad. ¿Cuánto perjuicio genera la utilización masiva del glifosato? Los defensores del modelo tratan con horror la posibilidad de que el glifosato y otros agrotóxicos sean prohibidos. No mencionan los costos de su utilización. Señalan con horror los presuntos perjuicios que puede acarrear la prohibición del uso del glifosato en la producción agropecuaria. No sería la primera vez que se prohíbe un agrotóxico.
Cabe destacar que la “rentabilidad” individual no es necesariamente equiparable a “bienestar general”: de allí la necesidad de regulaciones y controles necesarios en la agricultura. Un alto valor de cambio que significa una alta rentabilidad empresarial no implica necesariamente un alto valor de uso, y menos aún un valor social importante conducente al bienestar general.
¿Cuál sería el mayor peligro para la evolución futura de nuestra agricultura? Según las organizaciones ligadas al campo y la producción sojera, prohibir el glifosato sería “retroceder diez años en los logros obtenidos”. Estas afirmaciones encubren la multiplicidad de efectos o costos sociales negativos involucrados en el mantenimiento del modelo sojero. La gran rentabilidad de la soja es apropiada por determinados sectores que son los principales beneficiarios del modelo.
Pero, ¿cuánta gente padece el modelo sojero? ¿Cuántos productores de alimentos básicos de consumo popular han sido desplazados por la soja? Si se tomaran en consideración los costos se vislumbraría que la soja no es tan “rentable” como se cree y que sus efectos de largo plazo no necesariamente promueven el “desarrollo” en el país.

viernes, 8 de mayo de 2009

El proyecto clasificado con el número 0025 "GESTION TERRITORIAL EN EL ESPACIO DE LA MICROCUENCAS", de la organización ASPROINCA de Rio Sucio Caldas, ha sido seleccionado dentro del grupo de finalistas en la Novena versión del Premio Nacional de Ecología Planeta Azul 2008-2009.
La campaña Semillas de Identidad felicita por este importante reconocimiento a cada una de las personas que conforman esta organización y se llena de orgullo de poder trabajar a su lado.
El evento de premiación, se llevará a cabo en Bogotá el próximo 28 de Mayo en el Centro Cultural del Gimnasio Moderno, a las 7:00 de la noche.

viernes, 1 de mayo de 2009

Un gran ejemplo: Campesino canadiense ganó juicio por contaminación de transgénicos a Monsanto

Esta es una historia de David contra Goliat, aunque todavía la piedra que golpeó la frente del gigante es muy pequeña.
Hace dos años Percy Schmeiser, un agricultor que cultiva hoy sólo 64 hectáreas en la provincia de Saskatchewan, Canadá, demandó judicialmente a la trasnacional Monsanto que pagara por la limpieza de sus campos porque habían sido contaminados con canola transgénica patentada por esa compañía. Polen transgénico de campos vecinos habían llegado por viento o por insectos a las tierras de Percy.

Previamente tanto Schmeiser como su esposa habían entrado en contacto con la compañía y ésta misma había hecho pruebas para confirmar que efectivamente las tierras estaban contaminadas. "Monsanto no dijo que aceptaban realizar la descontaminación', pero antes de que hicieran la limpieza nos mandaron un formato de liberación de responsabilidades para que lo firmáramos. Tenía dos condiciones inaceptables: que mi esposa, cualquier miembro de mi familia y yo jamás en la vida volveríamos a demandar a Monsanto por contaminación, y que nos comprometíamos a mantener en silencio los términos del acuerdo. Por supuesto rechazamos el convenio".

La victoria

Fue entonces que Schmeiser decidió contratar las labores de limpieza y envió la cuenta a Monsanto, pero la corporación se rehusó a pagar y dijo que sólo lo haría si el agricultor firmaba el acuerdo de liberación de responsabilidad.

Ya en la corte, en marzo de 2008 el juez ordenó a Monsanto a pagar la descontaminación "y no tuvimos que firmar ningún formato". El pago fue por 640 dólares canadienses, "y ya puede uno imaginar la pena que le dio a una multinacional de ese tamaño pagar esa cuenta. Muchos de nuestros periódicos en Canadá preguntaron qué está pasando con los empresarios que necesitan ser llevados a juicio para cubrir facturas tan pequeñas".
El resultado de esta experiencia fue "una gran victoria no sólo para mi familia, sino para todos los agricultores, pues establece un precedente de que Monsanto y cualquier otra compañía tiene que limpiar por la contaminación de transgénicos. Esto es importante pues entramos en el área de las responsabilidades, es decir, tú eres responsable si entras a destruir el trabajo o el campo de alguien más. A Monsanto le gusta llegar a acuerdos antes de que sus conflictos entren a la corte, pero en este caso no se pudo zafar".

Patentes y derechos

Como se sabe, el conflicto entre estas dos partes viene de antes: en 1998 Monsanto demandó a Schmeiser por "apropiación indebida", esto es por tener en sus campos semillas transgénicas patentadas por la empresa, sin que hubiera pagado regalías por ellas. La realidad es que para Percy era indeseables tal tecnología, pero le llegó por contaminación genética. El fallo de este juicio fue: "la corte me dijo que no tendría que pagar un solo centavo, pues Monsanto me exigía más o menos un millón de dólares canadienses. Si hubiera perdido el caso, yo no estaría aquí".

La parte negativa del fallo fue que la corte decidió que Monsanto sí era propietaria de la patente de la canola. "Lo triste es que si ese gen patentado pasa a cualquier otra forma de vida, esa forma de vida pasará a ser de Monsanto también".

Pero la corte también pidió al Parlamento de Canadá que cree nuevas leyes y reglamentos respecto de quién tiene derecho a patentar una forma de vida, y eso está ahora en proceso de discusión. "Nosotros sabemos ahora que para el futuro de nuestras semillas, de nuestros alimentos, se tiene que proteger los derechos de los agricultores de usar y desarrollar sus propias semillas, y es un derecho que no se debe perder en ningún momento".

En su enfrentamiento con Monsanto, a lo largo de diez años Percy Schmeiser gastó medio millón de dólares canadienses. "afortunadamente tuvimos mucha ayuda de mucha gente en todo el mundo y pudimos pagar estos costos. Lo que digo es que ningún agricultor está en condición de enfrentar este tipo de juicios contra multinacionales, y por eso para el caso de México, la recomendación es cerrar absolutamente la puerta al maíz transgénico", por los efectos negativos ambientales y de salud que implica, pero también por los riesgos judiciales previsibles entre los productores y las trasnacionales de semillas, particularmente Monsanto, que tiene demandados a muchos productores en Estados Unidos por supuesta apropiación ilegal de la tecnología".
(Lourdes Edith Rudiño)