domingo, 26 de julio de 2009

La crisis del maíz se desgrana en el Valle

Redacción de El País
Fuente: Fenalce. Gráfico: El País.

Importaciones tienen a 2.500 familias de la región en problemas.

Por lo menos 2.500 agricultores del Valle del Cauca están atravesando por una profunda crisis económica y social, como consecuencia del desmedido ingreso de maíz importado al país.

La denuncia fue hecha por la Federación Nacional de Cultivadores y Leguminosas, Fenalce, gremio que hizo un llamado urgente al Gobierno Nacional para que controle los aranceles a las importaciones de este producto.

Henry Vanegas, presidente del gremio, explicó que debido a los bajos costos de comprar maíz en otros países y traerlo a Colombia, la industria ha dejado de adquirir el producto nacional (que sale más costoso que el importado), perjudicando directamente a los agricultores colombianos.

“El Gobierno bajó el arancel del maíz blanco con el decreto 671, de marzo del 2009, y éste pasó de ser del 30% a regirse por la franja de precios del Sistema Andino. El mes pasado quedó en el 8% y ahora está en el 15%”, explico el directivo.

Fenalce también le exigió al Gobierno que controle el precio interno y que se exija a los compradores absorber la producción nacional, antes de comprar por fuera.

Vanegas aseguró que la situación se ha agravado porque “los precios de los ‘commodities’ en el mercado internacional están bajando y también la cotización del dólar, y ante esas circunstancias el maíz se puede importar mucho más barato. La industria se está llenando de producto extranjero”.

Golpe a las regiones

Según el directivo, la situación más crítica se está viviendo en los departamentos del Valle del Cauca y Tolima, donde las cosechas se han quedado sin vender y el mercado se ha inundado de maíz proveniente de Ecuador y Estados Unidos. “En este momento no se está vendiendo producto en esos departamentos y se aproxima la cosecha de Córdoba, en el mes de agosto, que agudizará más el problema”, dijo Vanegas.

Según la Sociedad de Agricultores y Ganaderos, SAG, hoy existen unas 10.000 hectáreas sembradas de maíz en el Valle, que producen 20.000 toneladas al año.

El presidente de dicha entidad en el Valle, Francisco José Lourido, ratificó que se trata de una situación “muy complicada para el agro”. “Hace siete meses los precios del maíz y de otros ‘commodities’ se habían disparado y el mismo Presidente Uribe incentivó a los agricultores para sembrar, pero lo que se ve hoy son unas condiciones muy complejas, pues el precio se ha caído en más de 30%”.

En maíz blanco el país es casi autosuficiente. El mercado anual es de 900.000 toneladas y Colombia produce 750.000. En maíz amarillo, el mercado nacional es de 4,5 millones de toneladas y solo se producen 1,5 millones de toneladas, es decir que se importan 3 millones de toneladas por año, especialmente de Estados Unidos.

Sin embargo, Vanegas explica que el sector se ha transformado. “El año pasado estaba caro el maíz y teníamos arancel de 30%; ahora el maíz está a mitad de precio en el mercado internacional, los aranceles son bajos y el dólar también está barato. Estamos reventados”. Los agricultores nacionales han dejado de recibir unos $300.000 por tonelada de maíz, pues antes se vendía en $900.000 y ahora se está vendiendo en $600.000.

domingo, 19 de julio de 2009

Encuentro de Productores – Productoras y Gran Mercado Campesino e Indígena.
"Por la defensa de la Seguridad y la Soberanía Alimentaria".

El Encuentro Nacional por la Defensa de la Seguridad, la Soberanía Alimentaria y la Producción Agropecuaria, realizado en el Cabildo Indígena de San Lorenzo, Rio Sucio-Caldas en Mayo de 2009/, como parte de su plan de acción, decidió realizar el 19 de Agosto, en todo el país, una Jornada Nacional en defensa de la seguridad y la soberanía alimentaria.

El Consejo Regional Indígena de Caldas “CRIDEC”, los Cabildos Indígenas de Cañamomo/Lomaprieta, San Lorenzo, la Asociación de Productores Indígenas y Campesinos ASPROINCA, la Asociación de Productores Agropecuarios de Caramanta-Antioquia “ASAP”, la Asociación de Familias Campesinas por el Desarrollo Sostenible de Támesis- Antioquia “BIABUMA”, Unidad Cafetera, la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria, la Campaña Semillas de Identidad y el Grupo Semillas.

Estamos Convocando al conjunto de Productores y Productoras agropecuarios, indígenas, campesinos, afro-colombianos, productores no monopolistas, centros de investigación y estudio en temas agrarios, organizaciones Gremiales, y demás organizaciones cívicas y populares, de las regiones de Caldas, Antioquia, Quindío, Risaralda, Valle, para que se vinculen y participen activamente en el “Encuentro de Productores y productoras y el Gran Mercado Campesino e Indígena”, que se realizara en el Parque Caldas de la ciudad de Manizales el día 19 de Agosto entre las 9 de la mañana y las 4 de la tarde, , para dar cumplimiento a la Jornada Nacional por la defensa de la Soberanía alimentaria y la producción agropecuaria.

Encuentro y mercado que se orientará por las siguientes disposiciones:

Podrán participar en Este Gran Mercado todas las organizaciones agrarias, de consumidores, productores, productoras agropecuarios, centros de investigación, y demás personas de la sociedad civil, que entiendan que es necesario y urgente asumir acciones de resistencia y defensa de la soberanía alimentaria, entendida ésta como el derecho de los pueblos, comunidades, y del país a definir sus propias políticas agrícolas y alimentarias.

Podrán participar también todas las organizaciones, grupos, y personas que se opongan a: La importación de los alimentos que podemos producir los campesinos, indígenas, afro-colombianos y demás productores agropecuarios en el país, que se opongan a la Política de producción de Agro combustibles, al uso y liberación en el país de las semillas transgénicas. Oposición que implica denunciar los tratados de libre comercio TLC,s que el gobierno nacional tramita con los Estados Unidos, la Unión Europea y el Canadá.

Podrán participar igualmente todos y todas los que hemos entendido que todo pueblo tiene el derecho real a la alimentación, a la producción de alimentos, así como la capacidad de mantenerse a si mismo y a su sociedad..

Los Productores y productoras van ha tener en este Gran Mercado la oportunidad de:

Expender sus productos, a un precio justo y solidario y explicar a los visitantes y compradores las condiciones en las que se ven obligados a producirlos y mercadearlos.

Informar y explicar a los visitantes y compradores el daño que los decretos, resoluciones y decisiones del Ministerio de Agricultura y el Invima, causan a quienes viven de la elaboración y venta de panela, pollos, huevos campesinos, leche cruda para hervir y sus derivados, carne de res y de cerdo.

Informar y denunciar las implicaciones que tiene para la salud y para los sistemas de agricultura tradicional, el uso y liberación de semillas transgénicas.

Apoyar en la difusión e información a los habitantes Urbanos de la ciudad de Manizales; sobre las condiciones en las que viven y desarrollan su trabajo productivo indígenas, campesinos y afro-colombianos. Actividad de formación que esta orientada a generar respeto, respaldo y reconocimiento a la producción rural, y a motivar a los consumidores urbanos a vincularse y apoyar las acciones por la defensa de la soberanía alimentaria, la producción agropecuaria nacional.

Desde este Gran Encuentro-Mercado esperamos contribuir para que realmente productores y productoras rurales - consumidores urbanos, comprendan que es lo que realmente estamos “comiendo” cuando compramos alimentos importados, cuando permitimos el uso de semillas transgénicas y las implicaciones que va ha tener sobre nuestra agricultura la firma de TLC,s y la Política de producción de Agro-combustibles..

Podremos Intercambiar semillas – conocimientos, productos, hacer degustaciones, traer grupos musicales, de trovadores, danzas, pendones, afiches, carteles, pasacalles, materiales impresos, que permitan mostrarle a los habitantes de Manizales las experiencias organizativas, productivas y de resistencia de cada organización, para asumir la defensa de la Soberanía alimentaria y la producción agropecuaria..
Para participar, solamente tendrán que inscribirse, informar con qué productos van a estar presentes en este Gran Mercado-Encuentro, cuántos delegados asistirán, si tienen y pueden traer stands donde exponer sus productos.

Los y las participantes deben traer su alimentación en hojas de plátano, vasijas de barro, en lo posible traer bolsas de papel, costales de cabuya, iraca, empaques ecológicos, para colocar y expender sus productos, queremos evitar que se llegue a este Encuentro y Gran Mercado Agro-ecológico y solidario, con plásticos, desechables, gaseosas, empaques de papitas, y demás comida chatarra y/o importada.

Los Convocantes y organizadores del evento apoyaremos la difusión, propaganda, garantizaremos carpas, sillas, sonido, tendremos actividades artístico culturales, folletos, plegables y volantes que expliquen las razones del mercado.

Cada organización y participante debe asumir su transporte y alimentación, el Encuentro/Mercado es de un día, si por razones de desplazamiento van ha requerir alojamiento debe asumirlo cada organización.

Para mayor información e inscripciones se pueden dirigir a ASPROINCA/Riosucio angigome@hotmail.com, celular 3116307789 y/o a la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria de Caldas ogutier1@une.net.co.


“LES ESPERAMOS PORQUE LA VIDA ES AQUÍ Y AHORA”

jueves, 9 de julio de 2009

Contaminación transgénica y despojo campesino
Silvia Ribeiro*
Un nuevo informe científico muestra que la contaminación transgénica del maíz en México está más extendida de lo que se creía, pero además, que el gobierno ha contribuido activamente a aumentarla a través de sus propios programas.
El estudio publicado en mayo de 2009 en la revista PLoS One, fue presentado en México por la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad ( uccs ). Se titula “Dispersal of Transgenes trough Maize Seed Systems in Mexico” (Dispersión de transgenes a través de los sistemas de semillas de maíz en México) y es producto de un equipo de investigadores mexicanos y estadunidenses. Los autores principales son José Antonio Serratos y George Dyers y fue coordinado por Elena Álvarez Buylla de la unam ; también participaron Alma Piñeyro y Hugo Perales, entre otros.
El estudio tomó cuatro años de colectas y análisis y muestra por primera vez contaminación transgénica en maíz de Veracruz, Yucatán y Guanajuato. A nivel nacional, 5 por ciento de las semillas muestreadas tuvieron presencia de transgenes. Regionalmente, el mayor porcentaje –13 por ciento– se mostró en el sureste, mientras que en el centro-occidente dio un promedio de 3 por ciento.
Los autores estiman que esta diferencia se debe a que en el sureste se usa mayoritariamente semilla campesina propia, que ocasionalmente es mezclada con semilla recibida o comprada en tiendas locales, a través de programas del gobierno. Por esta razón, la mayoría de los predios campesinos en esa área están libres de contaminación, pero muchos que aceptaron programas del gobierno, como Kilo por Kilo, se contaminaron directamente o por medio de vecinos que las mezclaron con sus propias semillas.
Un amplio muestreo que realizó la Red en Defensa del Maíz en 2003 y años posteriores, también mostró contaminación en semillas campesinas que están alejadas de campos comerciales, por lo que la Red alertó desde entonces que los campesinos debían ser mucho más cuidadosos en el tipo de semillas que aceptaban y solamente usar “semillas de las que se conoce su historia”. En un Foro de la Red en febrero 2009, se denunció que semillas provistas por el gobierno o compradas en tiendas locales con recursos del promaf (Programa de apoyo a la cadena productiva del maíz y el frijol) también estaban contaminadas.
En el occidente y norte del país es común el uso de semilla comercial. Allí el proceso de erosión de soberanía de semillas y la dependencia con semillas de empresas está mucho más avanzado: los agricultores están obligados a comprar semilla cada año ya que los híbridos sólo mantienen el rendimiento una sola estación. Pese a este cambio estacional, se detectó de todas formas contaminación transgénica. Ambos casos indican por tanto que las semillas híbridas de las empresas y las que utiliza el gobierno en sus programas están contaminadas con transgénicos.
Es un dato alarmante pero no sorprendente: la mayoría de las semillas comerciales de maíz provienen de Estados Unidos, y según mostró la Unión de Científicos Preocupados de ese país, la mayoría de las semillas híbridas (vendidas como no transgénicas) de maíz, algodón, soya y canola, están contaminadas con transgenes.
La uccs denuncia que esto es una amenaza a las variedades de maíz en su centro de origen, y que si no se detienen las fuentes de contaminación transgénica, se coloca en riesgo permanente y fatal la integridad del grano, por acumulación de transgenes que pueden provocar deformaciones, falta de rendimiento y otros efectos que podrían ser aún peores con el aumento de siembras a campo abierto en Estados Unidos de maíces “biorreactores”, manipulados para expresar sustancias industriales no comestibles.
A esto hay que sumar la contaminación por otras vías, como la contaminación intencional en Chihuahua y las plantaciones ilegales de maíz transgénico, que esparcen polen transgénico a través del viento, insectos, etcétera.
La uccs reclama que se restablezca inmediatamente la moratoria contra la siembra de maíz transgénico, una demanda altamente relevante cuando el gobierno está considerado las solicitudes de liberación a campo de maíz transgénico de las trasnacionales Monsanto, DuPont-Pioneer y Dow. Señala además, que el proceso de estudio mostró la enorme complejidad y dificultad para detectar la contaminación y alertan que las redes de monitoreo que el gobierno montó para ese fin, son mayoritariamente privadas y parcializadas ya que dependen de tecnologías patentadas y propiedad de las mismas empresas transnacionales que generan la contaminación.
La Red en Defensa del Maíz denunció a principios de este año que ese monitoreo digitado desde el gobierno, es una nueva forma de promover la eliminación de las semillas campesinas y entrometerse dentro de las comunidades, para culpabilizar a la víctimas, acelerar la eliminación de sus propias semillas y aumentar la dependencia con las trasnacionales. Así se completa el ciclo que iniciaron las empresas con ayuda del gobierno para apoderarse de las semillas, llave de toda la red alimentaria: sustitución de las semillas campesinas por programas y nuevas leyes restrictivas, contaminación por polen y semillas importadas, y ahora monitoreo “privado” –cuando todos los años anteriores no hicieron nada–, seguido de “limpieza étnica” de semillas, provocando mayor erosión de la diversidad de maíces campesinos.
Contra estos ataques, la Red en Defensa del Maíz exige parar la liberación del maíz transgénico, en una declaración apoyada por más de 800 organizaciones y miles de individuos de todo el mundo, y llama a todas las comunidades a seguir cuidando la diversidad de semillas nativas, base de la alimentación, de las culturas y las autonomías.
*Investigadora del Grupo etcPublicado en La Jornada, México, 4 de julio 2009