Saludos. A continuación unas precisiones a la separata LIDER PLANETARIO Soy Ecocolombiano del periódico El Espectador; que me hizo llegar el Maestro Gonzalo Palomino Ortiz

En Noviembre de 2010 el amigo y benemérito ambientalista Maestro Gonzalo Palomino Ortiz me hizo llegar la separata LIDER PLANETARIO Soy Ecocolombiano, del periódicoEl Espectador. Creo mi deber hacer unas precisiones a dicho documento. En esta separata (pág. 137) se sugiere cierto antagonismo entre la preocupación individualambientalista y la que puede ocurrir a partir de organizaciones (la separata exalta sólo doce de ellas como “lideres planetarios”, tal vez las que pagaron el publicismo de El Espectador). No se mencionó a ECOFONDO, por ejemplo, ni a la Red de Reservas Naturales de la Sociedad Civil, para citar solo dos casos notorios. En mi concepto, sólo cuando el ambientalismo llegue al nivel individual, incluso subconciente, tendrá efectividad real. Las organizaciones cumplen con su papel inductor. Si la unidad ecología – espiritualidad no se da, nada ocurrirá (Raimon Pannikar 1987).

Me parece injusto que la separata de el Espectador ni siquiera utilizara la palabraagricultura en su discurso ambientalista, ignorando olímpicamente a los aliados de las agriculturas alternativas.

La superficialidad en tratar un tema no beneficia: disminuye y ofende.

La vida me concedió el privilegio de tratar personalmente a cada uno de las siete personas que la separata seleccionó como líderes ecolombianos. Por lo menos en el caso del benemérito Maestro Jorge Hernández Camacho, difiero de su sentir hacia el sector de campesinos y colonos relacionados con el sistema de Parques Nacionales, pues él no aceptaba sino a las etnias indígenas, política que corrigió Juan Carlos Riascos. (Actor benemérito, desechado del régimen público que el Espectador desconoce). La Historia se fabrica: la hacen los que mandan. En el caso del pionero Sr. Buch de la Reserva de Mehremberg, valdría la pena no pasar por alto las concomitancias de su muerte, o sea, el contexto en que este lamentable hecho ocurrió.

Ninguno de los siete beneméritos personajes a los que la separata atribuye la construcción del ambientalismo conservacionista colombiano se hubiera sentido incómodo si a su lado se hubieran mencionado siquiera pensadores conceptuales de la talla de Augusto Ángel Maya o trabajadores del campo como los Maestros Aníbal Patiño, Isidoro Cabrera y el geólogo de los páramos Joaquín Molano Barrero, para citar sólo cuatro nombres entre mil. O solo un puñado de activistas merecen?

La separata sugiere la insidiosa discriminación entre conservacionistas y productores de campo, que considero peligrosa: la contradicción no está entre producir y conservar: está en la forma de producir, caso clarísimo en los monocultivos, preferidos por la empresarialidad. . Los pequeños agricultores existimos (por si en el Espectador no se han dado cuenta), y dentro de un importante sector de ellos se dan tanto el ambientalismo como el conservacionismo (estos dos conceptos no son necesariamente sinónimos, aunque muy afines, tal vez inseparables).

Termino esta catilinaria reafirmando mi aporte individual a la salud del género humano y del Planeta Tierra. No pienso afiliarme a ninguna de las doce organizaciones que el Espectador publicita.

Como la separata es un anónimo autoral en cuanto a persona natural, ruego a quien pueda, hacer llegar mi protesta al importante medio El Espectador, que piensa que de cada siete ambientalistas colombianos seis actúan o actuaron en o desde el Reino: otra manifestación de la hegemonía de la ciudad sobre el campo, de la capital sobre la provincia. Así no se construye: se crean resentimientos. Quisiéramos ser centralistas, pero nos empujan en otra dirección.

Si el ambientalismo no es una tarea colectiva, entonces, no es.

La superficialidad periodística nos disminuye a todos, y, en este caso, pone en situación incómoda a los pocos elevados sobre un pedestal de muchos. Tres de los siete paradigmas ambientales de El Espectador están muertos (q.e.p.d.): los otros cuatro deben sentirse incómodos, si el ego se los permite.

Cordialmente,

MARIO MEJIA GUTIERREZ

Carrera 43 Nro. 10-50 Apto 502, Cali.

Teléfonos: 3732865, 3368531

E-mail: mariomejiag@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia