Gracias Sandra


Comprometida y luchadora, al lado de tu compañero de vida José Humberto, erigieron ese símbolo de esperanza que ha sido ECOVIDA. Muchos días y noches aciagos respondiendo siempre con la tenacidad que demandan los hechos. No nos diste la oportunidad de agradecerte en vida lo que hiciste por todos y todas, en especial por campesinos y campesinas que sin duda orarán por ti y tu espíritu, aunque no lo pidieras, para que nos sigas acompañando en esta larga lucha, que ya terminó para ti.

Amiga Sandra, ya veía terminar tu trabajo de grado sobre las mujeres custodias de semillas cuando nos enviaste ese video dedicado a la Abya Yala: “ABYA YALA. Semillas, cuidado y mujeres”, pero no importa, sabemos que lo diste todo, hasta la vida misma por lo que creías y soñabas.

Un eterno adiós.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia