SE ACABÓ EL JUEGO DEL ARROZ DORADO

Boletín RALLT
No. 691

Observatorio de OGM

El arroz dorado es un arroz transgénico que produce un precursor de la vitamina A. Puesto que la deficiencia en vitamina A provoca serios problemas de ceguera en los países empobrecidos, se pretendía que el consumo de este arroz contribuyese a paliar esta deficiencia. Sin embargo, el proceso de mejora vegetal ha sido largo, costoso y no ha dado los frutos que se esperaba: tras casi veinte años, y con un presupuesto millonario, aún no hay ninguna variedad comercial disponible. La razón principal no ha sido, como argumentan algunos, la oposición de los grupos ecologistas, sino los problemas agronómicos que han tenido las distintas variedades de arroz dorado que han ido apareciendo: las primeras no producían el suficiente beta-caroteno, y las siguientes (propiedad de Syngenta) no producen el suficiente arroz.
Este cultivo fue el protagonista de una sonada polémica el verano pasado, cuando 109 premios Nobel firmaban una carta en la que acusaban a Greenpeace y otros grupos ecologistas de "crímenes contra la humanidad" por oponerse a este y otros transgénicos (aquí la respuesta de Greenpeace). Aquí podéis ver algunos artículos que publicamos o compartimos desde el Observatorio OMG a raíz de aquello: "El fracaso del arroz dorado: ¿culpa de los ecologistas?" "Arroz dorado en tinta de calamar", "Millones invertidos sin resultado: ¿Quién tiene la culpa del fracaso del arroz dorado transgénico?" y "¿Habría firmado Richard Feynman la carta de los Nóbel sobre el arroz dorado?"
Ahora aparecen nuevas noticias sobre él: al intentar cruzarlo con una variedad de arroz de India, la descendencia presentaba problemas de crecimiento y los investigadores no sabían por qué. Al analizar el genoma, se vio que el constructo génico introducido (el transgén y otras secuencias que se le añaden para que funcione en la planta huésped) se había insertado "interrumpiendo" un gen del arroz relacionado con las auxinas, una hormona relacionada con el crecimiento vegetal.
Esto se debe a que, a diferencia de lo que se piensa normalmente, las técnicas utilizadas para producir todos los cultivos transgénicos comercializados a día de hoy no permiten insertar el gen en un lugar preciso, sino que este se integra en un sitio al azar.
Aunque teóricamente se podría haber analizado previamente el lugar en que se había insertado el gen y evaluado las posibles consecuencias (siempre que el gen ya estuviese caracterizado y se conociesen sus funciones e interacciones con otros genes, lo cual no es tan frecuente), parece que en este caso no se hizo. De esta forma, aunque la característica deseada - mayor producción de beta-caroteno - no tenía en principio que ver con el equilibrio hormonal de la planta, esta se ha visto alterada por la inserción del transgén, una característica que, como vemos, puede pasar a su descendencia. Cabe señalar que estas modificaciones imprevistas derivadas del proceso de modificación genética no se limitan al sitio donde se inserta el gen, sino que pueden darse por todo el genoma.
En este caso el problema no se ha detectado hasta una fase muy avanzada del desarrollo de esta planta, y podría no haberse detectado en absoluto. De haberse llegado a cultivar en campo abierto y haberse cruzado con variedades silvestres de arroz o con otras variedades cultivadas, podría haber transmitido este gen "defectuoso" e interferido a su vez con el equilibrio hormonal de estas, afectando a su productividad. Si en vez de interrumpir un gen conocido y relacionado con características tan visibles hubiese sido otro - al fin y al cabo, incluso en plantas tan estudiadas como el arroz no se conoce la totalidad de funciones y relaciones de todos los genes, ni del resto de mecanismos de regulación de la célula- podríamos no habernos dado cuenta en mucho tiempo.
Es por este tipo de cosas por lo que muchas personas y organizaciones abogan por un uso de la ingeniería genética que se limite a entornos confinados (por ejemplo investigación o ciertos usos médicos), que nos permitan hacernos una idea más adecuada de cómo funcionan los sistemas vivos antes de provocar cambios irreversibles.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia