LA ONTOLOGÍA Y ECOLOGÍA DE LOS ALIMENTOS

Alimentos falsos, carne falsa: el intento desesperado de la gran industria alimenticia (Big Food) por promover la industrialización de los alimentos
Dr Vandana Shiva
Bioscience Resource Project – 18 de junio 2019

La comida no es una mercancía, no es un conjunto de "cosas" puestas juntas mecánica artificialmente en laboratorios y fábricas. Comer es vivir. La comida contiene las contribuciones de todos los seres que hacen la red alimenticia, y tiene el potencial de mantener y regenerar la red de la vida. Los alimentos también tienen el potencial para la salud y la enfermedad, dependiendo de cómo se cultivó y procesó. La comida es, por tanto, la moneda viva de la red de la vida.

Los sistemas alimentarios industriales han reducido los alimentos a un producto básico, a "cosas" que luego pueden constituirse en el laboratorio. En este proceso, tanto la salud del planeta como nuestra salud han sido casi destruidas.

El 75% de la destrucción planetaria del suelo, el agua, la biodiversidad y el 50% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)  provienen de la agricultura industrial, que también contribuye al 75% de las enfermedades crónicas relacionadas con los alimentos. Aporta el 50% del cambio climático impulsor de los GEI. La agricultura química no devuelve la materia orgánica y la fertilidad al suelo. En cambio, está contribuyendo a la desertificación y la degradación de la tierra. También exige más agua ya que destruye la capacidad natural de retención de agua del suelo. Los sistemas alimentarios industriales han destruido la biodiversidad del planeta mediante la propagación de monocultivos y mediante el uso de tóxicos y venenos que matan a las abejas, mariposas, insectos y aves, lo que lleva a la sexta extinción en masa.

La agricultura intensiva en biodiversidad y libre de venenos, por otro lado, produce más nutrición por hectáreas, mientras rejuvenece el planeta. Muestra el camino al “Hambre Cero” en tiempos de cambio climático.

El modelo de agricultura industrial y alimentos tóxicos ha sido promovido como la única respuesta a la seguridad económica y alimentaria. Sin embargo, a nivel mundial, más de mil millones de personas tienen hambre. Más de 3 mil millones padecen enfermedades crónicas relacionadas con la alimentación.
Aunque utiliza el 75% de la tierra, la agricultura industrial basada en el uso de combustibles fósiles, de monocultivos y uso intensivo de químicos, producen solo el 30% de los alimentos que comemos. Mientras tanto, las granjas pequeñas y biodiversas, que utilizan el 25% de la tierra proporcionan el 70% de los alimentos. A este ritmo, si la proporción se incrementa la agricultura industrial y los alimentos industriales en nuestra dieta al 45%, tendremos un planeta muerto. Uno sin vida ni comida.

La loca carrera por la comida falsa y la carne falsa, ignorante de la diversidad de nuestros alimentos y culturas alimentarias, y el papel de la biodiversidad en el mantenimiento de nuestra salud, es una receta para acelerar la destrucción del planeta y nuestra salud.

La soja transgénica no es segura para el medio ambiente ni para el consumidor

En un artículo reciente “Cómo nuestro compromiso con los consumidores y nuestro planeta nos llevó a utilizar la soya transgénica”, Pat Brown, CEO y fundador de Impossible Foods afirma que:

"Buscamos la opción más segura y ambientalmente responsable que nos permita escalar nuestra producción y proporcionar la hamburguesa imposible a los consumidores a un costo razonable".

Dado que el 90% de las mariposas monarca han desaparecido debido a los cultivos resistentes a glifosoato y estamos viviendo lo que los científicos han llamado un "insectogeddon", el uso de la soja transgénica no es una “opción ambientalmente responsable”.

Al escribir esto, Pat Brown revela su total ignorancia de que las malezas han desarrollado resistencia a glifosato y que se han convertido en “súper malezas” que ahora requieren cada vez más herbicidas letales. Bill Gates y DARPA incluso piden el uso de unidades de genes para exterminar el amaranto, un alimento sagrado y nutritivo en la India, porque el Amaranto palmer se ha convertido en un “súper súper” en los campos de soja transgénica con resistencia a glifosato de los Estados Unidos.

En un momento en que en todo el mundo el movimiento para prohibir los transgénicos y el glifosato está creciendo, la promoción de la soja transgénica para ser usada como “carne falsa” es engañosa para el consumidor, tanto en términos de la ontología de la hamburguesa, como de las afirmaciones de seguridad.

La “hamburguesa imposible” basada en soja transgénica rociada con glifosato no es una opción “segura”, como lo acaban de anunciar Zen Honeycutt y Moms en todo Estados Unidos:

“la hamburguesa imposible dio positivo para glifosato. Los niveles de glifosato detectados en la hamburguesa imposible por Health Research Institute Laboratories fueron 11 X más altos que lo encontrado en Beyond Meat Burger. El resultado total (glifosato y AMPA descompuesto) fue de 11.3 ppb. Across America también probó Beyond Meat Burger y los resultados fueron de 1 ppb”.

“Nos sorprende descubrir que la hamburguesa imposible puede tener hasta 11 veces más niveles de residuos de glifosato que la hamburguesa Beyond Meat según estas muestras analizadas. Este nuevo producto se está comercializando como una solución para una alimentación “saludable”, cuando en realidad no lo es.

El consumo de herbicida glifosato puede ser muy peligroso

Se ha demostrado que sólo la presencia del 0,1 de glifosato destruye las bacterias intestinales, que es donde se encuentra el bastión del sistema inmunológico. Estoy muy preocupado de que se engañe a los consumidores para que crean que la hamburguesa imposible es saludable”.

Los casos judiciales recientes han mostrado los vínculos entre el Roundup (herbicida con base a glifosato) con el cáncer. Con la acumulación de casos relacionados con los casos de cáncer, las inversiones en la soja Roundup Ready son una ceguera para el mercado.

O la esperanza de que engañar a los consumidores puede rescatar a Bayer / Monsanto.

Hay otra confusión ontológica relacionada con la comida falsa. Al mismo tiempo que se aleja de la carne, la “carne falsa” se trata de vender productos similares a la carne.

Pat Brown declara que “usamos levadura genéticamente modificada para producir hemo, la molécula" mágica “que hace que la carne sepa a carne, y hace de Impossible Burger el único producto de origen vegetal que ofrece la deliciosa explosión de sabor y aroma que los consumidores de carne consumen piden”.

Pensé que la dieta basada en plantas era para veganos y vegetarianos, no para los amantes de la carne.

La unión entre los grandes negocios y los grandes dineros conducen a la fiebre de oro de la comida falsa

De hecho, la promoción de alimentos falsos parece tener más que ver con darle una nueva vida a la agricultura transgénica y a la industria de comida chatarra, y la amenaza que supone el aumento de la conciencia y la conciencia de que los alimentos orgánicos, locales y frescos son reales. Alimento que regenera el planeta y nuestra salud. En consecuencia, la inversión en “compañías de alimentos basados en planta” se ha disparado desde cerca de 0 en 2009 a $ 600 millones para 2018. Y estas compañías están buscando más.

Pat Brown declara: “Si hay algo que sabemos, es que cuando una tecnología antigua que no se puede probar, contrarresta una tecnología mejor que se puede mejorar continuamente, es solo una cuestión de tiempo antes de que termine el juego”. Agregó: “Creo que nuestros inversores ven esto como una oportunidad de $ 3 mil millones”.

Se trata de ganancias y control. Él, y aquellos que saltan en el Fake Food Goldrush, no tienen conocimiento discernible, ni conciencia, ni compasión por los seres vivos, la red de la vida, ni el papel de la comida viva en el tejido de esa red.

Su repentino despertar a “dietas basadas en planta”", incluida la soja transgénica, es una violación ontológica de los alimentos, como un sistema vivo que nos conecta con el ecosistema y otros seres, e indica ignorancia de la diversidad de culturas que han utilizado una diversidad de plantas en sus dietas.

Las ciencias ecológicas se han basado en el reconocimiento de las interconexiones y la interrelación entre los seres humanos y la naturaleza, entre diversos organismos y dentro de todos los sistemas vivos, incluido el cuerpo humano. Ha evolucionado como una ciencia ecológica y de sistemas, no fragmentada y reduccionista. Las dietas han evolucionado según los climas y la biodiversidad local que permite el clima. La biodiversidad del suelo, de las plantas y de nuestro microbioma intestinal. En la civilización india, las tecnologías son herramientas. Las herramientas deben ser evaluadas según criterios éticos, sociales y ecológicos. Las herramientas / tecnologías nunca han sido vistas como autorreferenciales. Han sido evaluados en el contexto de contribuir al bienestar de todos.

A través de los alimentos falsos, la evolución, la biodiversidad y la red de la vida se están redefiniendo como una “tecnología antigua inimitable”, la ignorancia de los sofisticados conocimientos que han evolucionado en diversas culturas agrícolas y alimentarias en diversos climas y ecosistemas para sostener y renovar la biodiversidad.

Los ecosistemas, la salud de las personas y el planeta.
 El Foro Eat, que publicó un informe que trató de imponer una dieta de monocultivo de alimentos procesados hiper-industrialmente y cultivados químicamente en el mundo, tiene una asociación a través de FrESH con la industria de comida chatarra y las grandes empresas agroalimentarias como Bayer, BASF, Cargill, Pepsico, entre otras.

La comida falsa se basa así en un siglo y medio de imperialismo alimentario y colonización de los alimentos basados en nuestros diversos conocimientos y culturas alimentarias.

Los grandes negocios y los grandes dineros están detrás de la industria de alimentos falsos. Bill Gates y Jeff Bezos están financiando nuevas empresas. Necesitamos descolonizar nuestras culturas alimentarias y nuestras mentes del imperialismo alimentario

El oeste industrial siempre ha sido arrogante e ignorante de las culturas que ha colonizado. La “comida falsa” es solo el último paso en la historia del imperialismo alimentario.

La soja es un regalo de Asia Oriental, donde ha sido un alimento durante milenios. Solo se comía como alimento fermentado para eliminar sus factores antinutritivos. Pero recientemente, la soja transgénica creó el “imperialismo de soja”, destruyendo la diversidad de plantas. Continúa la destrucción de la diversidad de aceites comestibles ricos y proteínas de origen vegetal de los dals indios que hemos documentado.

Las mujeres de los barrios marginales de la India me pidieron que trajera de nuevo nuestra mostaza cuando se comenzó a imponer el aceite de soja transgénica en la India, y se ilegalizaron las unidades locales de aceite y prensado en frío en los pueblos. Fue entonces cuando empezamos el “sarson (mostaza) satyagraha” para defender nuestros aceites saludables prensados en frío y evitar ante la imposición del aceite de soja transgénica extraído con hexano. El hexano es una neurotoxina.

Nos encontramos ante un precipicio de una emergencia planetaria, una emergencia de salud, una crisis de los medios de vida de los agricultores. La comida falsa acelerará la carrera hacia el colapso. La verdadera comida nos da la oportunidad de rejuvenecer la tierra, nuestras economías alimentarias, la soberanía alimentaria y las culturas alimentarias. A través de la comida real podemos descolonizar nuestras culturas alimentarias y nuestra conciencia. Podemos recordar que la comida es vida y nos da vida.

Boicotea al Imposible Burger basado en soja transgénica. Cocina tu comida tradicional

RED POR UNA AMÉRICA LATINA
LIBRE DE TRANSGÉNICOS
BOLETÍN 805

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes