Primer Encuentro Nacional de Zonas y Territorios Libres de Transgénicos en Colombia


Semillas de Identidad
Campaña por la Defensa de la Biodiversidad y la Soberanía Alimentaria


Primer Encuentro Nacional de Zonas y Territorios Libres de Transgénicos

Conclusiones

En el Resguardo de Cañamomo y Lomaprieta, Riosucio, Caldas, durante los días 25 y 26 de marzo de 2011, nos reunimos más de 110 personas, representantes de 26 organizaciones de todas las regiones de Colombia a compartir experiencias y proponer alternativas frente a la problemática de la conservación, recuperación y manejo de las semillas criollas y frente a la introducción de los cultivos transgénicos en Colombia.

Cada vez se crean, en más países, normas contra la libre circulación de las semillas. En Colombia con la Resolución 970 de 2010, se quiere impedir que muchos agricultores siembren semillas criollas, violando así los Derechos del Agricultor consagrados por la FAO. Además, Los cultivos transgénicos introducidos a Colombia ya suman más de 37.000 hectáreas entre algodón y maíz. Estos se siembran principalmente en el Valle del Cauca, Córdoba, Meta y Tolima, donde se implementa un modelo agroindustrial con grandes extensiones de monocultivos que utilizan agroquímicos y maquinaria.

Ante la introducción de estos cultivos transgénicos, que terminarán contaminando las variedades criollas y nativas, especialmente de maíz, un cultivo ancestral y básico en la agricultura campesina y en la dieta de los colombianos, cinco (5) Resguardos indígenas, con una gran riqueza de agrobiodiversidad, se han declarado Territorios Libres de Transgénicos: 1) Resguardo Indígena Zenú de San Andrés de Sotavento – Córdoba y Sucre; 2) Resguardo Indígena de Cañamomo y Lomaprieta - Caldas; 3) Resguardo de Mayabangloma - Guajira; 4) Resguardo de Huila Rionegro Iquira- Huila; y Llanobuco - Huila.

En sus exposiciones las organizaciones plantearon la necesidad de fortalecer el proceso de Defensa de las Semillas criollas e impedir la introducción de transgénicos a través de mejorar el control interno en los territorios indígenas mediante la construcción participativa de reglamentos internos, la implementación de programas de siembra de semillas criollas, el seguimiento periódico a la siembra de cultivos, la capacitación permanente a las comunidades y el fortalecimiento de los bancos de semillas criollas.

Por su parte las comunidades campesinas hacen grandes esfuerzos por implementar políticas de desarrollo de carácter territorial como las Zonas de Reserva Campesina (ZRC) y los Distritos Agrarios Agroecológicos. El movimiento campesino golpeado en gran medida por las políticas de desarrollo neoliberal, el poder político latifundista y los señores de la guerra, hace grandes esfuerzos por recuperar sus derechos mediante el restablecimiento de la ley 160 de 1994, donde se aprueba la creación de ZRC, las cuales fueron ilegalmente desmontadas en el gobierno de Uribe mediante resolución No. 046 de 2003 del INCORA. Hoy resurgen como alternativa para construir su propio desarrollo. Existen 6 ZRC legalmente constituidas: 1) El Pato - Caquetá; 2) Calamar – Guaviare; 3) Sur de Bolivar – Bolivar; 4) Cabrera – Cundinamarca; 5) Cimitarra – Sur de Bolivar; 6) Alto Cuembí y Comandante – Putumayo. Están en proceso de constitución: Lozada – Meta; Bajo Ricaurte – Boyacá; Tomachipan – Guaviare; y Fortúl – Arauca.

Por su parte las comunidades campesinas del Distrito Agrario del Oriente Antioqueño impulsan su proceso agroecológico a partir de un proceso organizativo mediante la incidencia en políticas públicas en los Consejos Municipales de Desarrollo Rural y los Planes de Ordenamiento Territorial. Hoy son 13 distritos agrarios en todo el Oriente Antioqueño que impulsan mercados agroecológicos.

La declaración de Zonas y Territorios Libres de Transgénicos son una de las alternativas que se han venido promoviendo en todo el mundo, empezando por Europa. En América Latina se impulsa la Red por una América Latina Libre de Transgénicos – RALLT, del que fue invitado Costa Rica, donde se han declarado 8 Territorios Libres de Transgénicos. Allí las comunidades campesinas y ambientalistas con su personaje el “PolloTomate”, se han tomado varios espacios con las ferias de semillas criollas y han protestado contra las leyes de liberación de los transgénicos. Esta alianza también impulsa la creación de redes y centros de semillas criollas como alternativa para fortalecer el movimiento.

En Colombia la Campaña Semillas de Identidad y el Grupo Semillas con el apoyo de todas las organizaciones que se articulan a su alrededor estamos trabajando en la elaboración del diagnóstico de maíces criollos. Se han reportado hasta el momento más de 330 variedades de maíces criollos en todo el país, las cuales se encuentran agrupadas en 23 razas reportadas en 1957 por el ICA. La preocupación radica en la gran pérdida de variedades que observan las comunidades con más de 200 variedades entre escasas y perdidas. Este esfuerzo se viene acompañando con los intercambios de semillas, del cual tuvimos uno en el encuentro, liderado por los custodios o guardianes de semillas actores principales del proceso.

Este trabajo con el maíz se ha definido como nuestro eje articulador con las organizaciones en Colombia y Latino América. Con la RALLT se elabora el diagnóstico de maíces criollos en otros países y se hace un seguimiento a las zonas donde se están liberando transgénicos para construir estrategias conjuntas y declarar a América Libre de Transgénicos.

Con toda esta información nos fuimos al trabajo en grupos. Los objetivos eran definir entre todas y todos cuales eran nuestros principales problemas y alternativas. Entre las conclusiones y propuestas se definieron las siguientes:

1. Continuar fortaleciendo el proceso de comunicación y capacitación a las comunidades rurales para impedir la introducción de semillas transgénicas y a las comunidades urbanas para impedir el consumo de alimentos transgénicos.
2. Crear reglamentos internos en los territorios indígenas, campesinos y afro que impidan la siembra de cultivos transgénicos y permitan el seguimiento y control a los cultivos y políticas gubernamentales.
3. Buscar alianzas para fortalecer la soberanía, seguridad y autonomía alimentaria en las comunidades campesinas, indígenas y afro.
4. Impulsar la creación de bancos y centros de semillas criollas en todas las comunidades y regiones. Estos acompañados del fortalecimiento de redes de intercambio de semillas y de actividades en mercados locales y ferias de semillas y comidas.
5. Impedir la aplicación de normas que impidan la libre circulación de las semillas, como la Resolución 970 en Colombia. Se propone la desobediencia civil.
6. Se propone impulsar y crear el día de las semillas criollas en el mes de marzo.
7. Continuar el proceso de diagnóstico de maíces criollos y el fortalecimiento de alianzas a nivel latinoamericano para declarar el maíz patrimonio cultural y natural de los pueblos de América Latina.
8. Mantener y fortalecer los intercambios y encuentro entre las comunidades campesinas, indígenas y afro como medio de fortalecer la organización y las propuestas de desarrollo local hacia el Buen Vivir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia