viernes, 22 de marzo de 2013

Que no decidan por tí. No al maíz transgénico en México

Green Peace adelanta una ciberacción solicitando apoyo para que el gobierno de México consulte a la ciudadanía si quiere o no el maíz transgénico. Ver enlace:

http://www.greenpeace.org/mexico/es/Ciberacciones/Que-No-Decidan-Por-Ti/?action=1&txtArea=lanzamientomailimg?utm_source=lanzamiento21mar13&utm_medium=email-lyris&utm_campaign=quenodecidanporti&hq_e=el&hq_m=2380162&hq_l=3&hq_v=cee1d5141a




jueves, 21 de marzo de 2013

Solidaridad con afectados por represa Hidro Ituango, Antioquia, Colombia

TODOS SOMOS AFECTADOS, LA VIDA NO SE REPRESA!!!! 

FAVOR DIFUNDIR! 


Solicitamos solidaridad urgente con el proceso de las comunidades afectadas por el proyecto ecocida Hidroituango, que vienen marchando a pie desde el valle de Toledo Antioquia y que ya están llegando a Medellìn. Son 250 personas entre niños, mujeres, hombres y ancianos, de diversos municipios  del área de influencia de Hidroituango.
Necesitamos víveres,  alimentos no perecederos, elementos de aseo personal (jabones, cepillos de dientes, papel higiénico, etc.).
Necesitamos igualmente carpas, colchonetas, cobijas, sabanas  ropa en buen estado que puedan regalar y todo aquello con que puedan colaborar. 
Al las organizaciones se les hace el llamado solidario si pueden apoyar con recursos económicos.

Las ayudas se pueden llevar:
-Corporaciòn Penca de Sàbila. Cra 50 No 59 -27. Prado Centro. Medellín, Colombia. TeL:(4) 284 68 68 
-Universidad Nacional sede Medellìn: Buzòn del bloque 24 o al bloque 46 Oficina Estudiantil (of. 109)
-Universidad de Antioquia: Fotocopiadora Utopìa

o pueden escribir a

Enlaces sobre la problemática

10 razones por las que no necesitamos alimentos genéticamente modificados


10 razones por las que no necesitamos alimentos GM[1]

 By GMWATCH, 19 de Marzo de 2013
Ha llegado la hora de elegir entre una oferta mundial de alimentos basada en OGM, o no OGM.
Los alimentos Genéticamente modificados (GM) se promueven como una forma de alimentar al mundo. Pero esto es poco menos que una estafa. Lejos de necesitar más alimentos GM, hay razones apremiantes por las que debemos prohibirlos por completo.
1. Alimentos GM no va a resolver la crisis alimentaria
Un informe del Banco Mundial de 2008 concluyó que el aumento en la producción de biocombustibles es la causa principal del aumento de los precios de los alimentos. Los biocombustibles son los cultivos para combustible en lugar de alimentos. Los GM de la gigante Monsanto han estado en el corazón del lobby de los biocombustibles - mientras se benefician enormemente de la crisis alimentaria resultante y que les sirve como una oportunidad de relaciones públicas para promover los alimentos transgénicos!
"La crisis climática se utilizó para impulsar los biocombustibles, ayudando a crear la crisis alimentaria, y ahora la crisis alimentaria se está utilizando para revivir las fortunas de la industria de los transgénicos." - Daniel Howden, África corresponsal de The Independent (Reino Unido).
"El cínico en mí piensa que sólo están utilizando la actual crisis alimentaria y la crisis del combustible como un trampolín para impulsar los cultivos genéticamente modificados de nuevo en la agenda pública. Entiendo por qué lo están haciendo, pero el peligro es que si están haciendo estas afirmaciones sobre los cultivos transgénicos la solución del problema de la sequía o la alimentación del mundo, es mentira "-. Prof. Denis Murphy, director de biotecnología de la Universidad de Glamorgan, País de Gales

2. Los cultivos transgénicos no aumentan el potencial de rendimiento
A pesar de las promesas, los GM no han aumentado el potencial de rendimiento de las cosechas comercializadas. De hecho, los estudios muestran que la más cultivada de cultivos GM, GM de soja, ha sufrido una disminución del rendimiento.
Un informe que analiza casi dos décadas de investigación revisados ​​por pares sobre el rendimiento de los principales GM alimentos / piensos cultivos, la soja y el maíz, revela que a pesar de 20 años de investigación y 13 años de comercialización, la ingeniería genética no ha logrado hacer importantes aumentos de los rendimientos en los cultivos de Estados Unidos. El autor, ex EE.UU. EPA y la FDA de EE.UU. biotecnológica especialista Dr. Gurian Sherman-, llega a la conclusión de que cuando se llega a un campo, "el cultivo tradicional supera en creces al de ingeniería genética".
"Vamos a ser claros. A partir de este año [2008], no existen cultivos transgénicos comercializados que sí aumenten el rendimiento. Del mismo modo, no existen cultivos transgénicos en el mercado que fueron diseñados para resistir la sequía, la reducción de la contaminación de fertilizantes o salvar la tierra. Ni un solo "-. Dr. Doug Gurian-Sherman

3. Los cultivos transgénicos aumentan el uso de plaguicidas
Datos del gobierno estadounidense muestran que en los EE.UU., los cultivos transgénicos han producido un aumento general, no disminuyen, en el uso de pesticidas en comparación con los cultivos convencionales.
"La promesa era que se podían utilizar menos productos químicos y producirían un rendimiento mayor. Pero déjame decirte que nada de esto es cierto "-. Bill Christison, el presidente de la Coalición Nacional de Granjas Familiares EE.UU.
(Bayer: el uso de OMG 25% más de pesticidas: http://www.organic center.org/science.pest.php?action=view&report_id=159).

4. Hay mejores formas de alimentar al mundo
Las Naciones Unidas / Banco Mundial patrocinaron un informe elaborado por 400 científicos y respaldado por 58 países, lo que concluyó que los cultivos transgénicos tienen poco que ofrecer a la agricultura mundial y los desafíos de la pobreza, el hambre y el cambio climático, por las mejores alternativas disponibles. En particular, el informe ha defendido la agricultura "agroecológica" como estrategia sostenible para los países en desarrollo.

5. Otras tecnologías agrícolas tienen más éxito
El Manejo integrado de plagas y otros métodos innovadores orgánicos de control de plagas de bajo costo, han aumentado los rendimientos y han demostrado ser muy eficaces, sobre todo en el mundo en desarrollo. Otras tecnologías de mejoramiento de plantas, como la selección asistida por marcadores (no-GM cartografía genética), se espera aumentará ampliamente la productividad agrícola mundial más eficaz y segura que GM.
"La revolución silenciosa que está sucediendo en el mapeo de genes, lo que ayuda a comprender mejor los cultivos. Eso está en marcha y podría tener un impacto mucho mayor en la agricultura [que GM] "-. Prof John Snape, jefe del departamento de genética de los cultivos, John Innes Centre

6. Alimentos transgénicos no han demostrado ser seguros para comer
La modificación genética es una manera burda e imprecisa de la incorporación de material genético extraño (por ejemplo, los virus, bacterias) en los cultivos, con consecuencias imprevisibles. Los alimentos genéticamente modificados resultantes han sido objeto de pruebas poco rigurosas y de ninguna seguridad a largo plazo. Sin embargo, las pruebas de alimentación en animales han demostrado que los alimentos transgénicos tienen efectos tóxicos, incluyendo los cambios anormales en órganos, alteración del sistema inmune, envejecimiento acelerado, y los cambios en la expresión génica. Muy pocos estudios se han publicado sobre los efectos directos sobre los seres humanos de comer un alimento GM. Uno de estos estudios encontró efectos inesperados sobre las bacterias intestinales, pero nunca fue objeto de seguimiento.
Se afirma que los estadounidenses han consumido alimentos transgénicos desde hace años sin efectos nocivos. Sin embargo, estos alimentos son sin marcar en los EE.UU. y nadie ha dado seguimiento a las consecuencias. Con otros nuevos alimentos como las grasas trans, han tardado décadas en darse cuenta de que han causado millones de muertes prematuras.
"Nos enfrentamos con la tecnología más poderosa que el mundo haya conocido, y está siendo desplegada rápidamente, casi sin análisis alguno de sus consecuencias." - Dr Suzanne Wuerthele, de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA) toxicóloga.

7. La gente no quiere alimentos transgénicos - por lo que están ocultos en la alimentación animal
Como un portavoz de Asgrow, subsidiaria de Monsanto, dijo: "Si usted pone una etiqueta en los alimentos genéticamente modificados, también podría poner una calavera y dos tibias cruzadas sobre él." La industria de los transgénicos ha logrado evadir el problema del rechazo de los consumidores de los alimentos GM ocultándolos en la alimentación animal. Carne, huevos y productos lácteos procedentes de animales criados en los millones de toneladas de piensos modificados genéticamente importados en Europa no tienen que ser etiquetados. Algunos estudios muestran que, contrariamente a GM y las reclamaciones de la industria alimentaria, los animales criados con alimentos transgénicos son diferentes a los criados con piensos no-GM. Otros estudios muestran que si los cultivos transgénicos son suministrados a los animales, material GM pueden aparecer en los productos resultantes y afectan la salud de los animales. Así que comer estos "OMG stealth" (sigilo - cautela) puede afectar la salud de los consumidores.

8. Los cultivos transgénicos son un desastre económico a largo plazo para los agricultores
Un informe de 2009 mostró que los precios de semillas modificadas genéticamente en Estados Unidos han aumentado dramáticamente, en comparación con las semillas no transgénicas y orgánicas, reduciendo los ingresos medios agrícolas para los agricultores estadounidenses que producen cultivos transgénicos. El informe concluía: "En la actualidad hay una gran desconexión entre la retórica a veces sublime de aquellos que defienden la biotecnología como el camino seguro hacia la seguridad alimentaria mundial y lo que realmente está sucediendo en las granjas en los EE.UU. que se han vuelto dependientes de las semillas transgénicas y tiene ahora que hacer frente a las consecuencias ".

9. GM y no GM no pueden co-existir
La contaminación transgénica de alimentos convencionales y orgánicos es cada vez mayor. Un GM no aprobado “ricethat”[2] se cultivó durante sólo un año en pruebas de campo y se encontró que ha sido ampliamente contaminado el suministro de arroz de EE.UU. y  las reservas de semillas. En Canadá, la industria orgánica de colza ha sido destruida por la contaminación de colza GM. En España, un estudio encontró que el maíz GM "ha provocado una drástica reducción en los cultivos orgánicos de este grano y está haciendo su coexistencia prácticamente imposible".
Ha llegado la hora de elegir entre el suministro mundial de alimentos basado en GM o en no-GM.
"Si a algunas personas se les permite elegir entre cultivar, vender y consumir alimentos modificados genéticamente, pronto nadie va a ser capaz de elegir los alimentos, o una biosfera, libre de transgénicos. Es una elección de una manera, como la introducción de conejos o sapos de caña de Australia; una vez que está hecho, no se puede revertir "-Roger Levett, especialista en desarrollo sostenible.

10. No podemos confiar en las compañías de GM
Las grandes empresas de biotecnología que empujan sus alimentos modificados genéticamente tienen una historia terrible de contaminación tóxica y engaño público. Los GM son atractivos para ellos porque les da las patentes que permiten el control monopólico de la oferta mundial de alimentos. Se han llevado a hostigar e intimidar a los agricultores por el "crimen" de guardar semillas patentadas o "robar" los genes patentados - incluso si estos genes se metieron en los campos de los agricultores a través de la contaminación accidental por el viento o los insectos.
"Los agricultores están siendo demandados por tener OGM en su propiedad sin comprarlos, no quieren, no van a usarlos y no se pueden vender." - Tom Wiley, North Dakota agricultor




[1] Traducido con el traductor de google a partir de documento en PDF y adaptado por Semillas de Identidad el 21 de marzo de 2013.
[2] Sin traducción, parece ser un tipo de arroz.

martes, 19 de marzo de 2013

Coma Callado - Conferencia Red Semillas Libres Colombia


Conferencia: Coma Callado! Transgénicos en Colombia.
Lugar: Galería Santa Fe, Bogotá. Cra 16 No. 39 - 82 (esquina)
Fecha: Jueves 21 de marzo de 2013
Hora: 5:00 pm.

A cargo de Mauricio García, Coordinador de la Campaña Semillas de Identidad. Con el acompañamiento de The Trans. 

¿Qué son, cómo se están sembrando y cómo no se comen los transgénicos? ¿Porqué su siembra y su consumo representan un peligro? ¿Qué han hecho las organizaciones en Colombia y en el Mundo como actos efectivos de resistencia? 

¿Por qué podría importarme saber sobre transgénicos? 

 Imágenes integradas 1
Entrada Gratuita. Cupo limitado por aforo.  Mayor información: 2 875851

miércoles, 13 de marzo de 2013

Los 10 peores desastres de la industria biotecnológica


por Ignacia | publicado:  28 febrero, 2013
Los 10 peores desastres de RRPP de las Biotech en 2012
2012 fue el año del foco sobre las industrias de biotech. Sus declaraciones, tácticas y productos fueron puestos bajo escrutinio y algunas de sus fantasías de RRPP más grandes se vinieron al suelo. Aquí algunos ejemplos:
1. Irse de Europa: La burbuja biotech necesita aparecer como en expansión constante, pero a principios del 2012 vino la noticia de que el gigante químico y GM, BASF trasladaba su división GM fuera de Europa(1) al enfrentarse con la oposición de “la mayoría de los consumidores, agricultores y políticos”. BASF también anunció que cesaba la comercialización de su papa GM, Amflora, una de solo dos cosechas GM autorizadas para cultivo en la Unión Europea. El cultivo había sido un fracaso comercial. La única cosecha GM restante que se cría en Europa, el maíz GM Mon810 de Monsanto, continuó enfrentándose a prohibiciones(2) en países que incluyen Francia y Alemania. Incluso los períodos de prueba están en declive(3), y con BASF renunciando a Europa, se espera que declinen aun más.
2. Colapso en India: El algodón Bt en India ha sido promovido como una de las historias de éxito más grandes de la industria, pero en 2012 las declaraciones de RRPP se desmoronaron. Primero,  una filtración de un asesor del Ministerio de Agricultura(4) sobre los Estados que cultivaban algodón, admitió: “Los agricultores de algodón están en una profunda crisis desde la adopción del algodón Bt. La ola de suicidios en 2011-12 ha sido particularmente severa entre los criadores de algodón Bt.” Dos nuevas películas galardonadas(5) también han ayudado a exponer a un público más amplio la verdad sobre el algodón GM en India. También lo hizo un poderoso informe del Comité Agrícola Parlamentario de la India(6), luego de que sus miembros visitaran cinco Estados, examinaran miles de documentos y hablaran con un gran número de agricultores y expertos. Los 31 miembros del Parlamento también se reunieron con cientos de viudas de “agricultores Bt” , incluyendo a 14 de un pueblo promovido por Monsanto como modelo de su éxito Bt. La verdad era que el “pueblo modelo” de Monsanto(7) pedía prohibir el algodón Bt. Los asombrados miembros del parlamento presentaron un informe unánime(8), diciendo que las cosechas GM no eran la forma de avanzar(9) para la India y llamaron a una prohibición inmediata de todas las pruebas de cultivos GM. Después de poco tiempo, un panel de expertos científico, instaurado por la Corte Suprema de la India, recomendó una moratoria de 10 años(10) para los cultivos GM.
3. La Oposición crece en USA: Todos están al tanto del referéndum de California sobre el etiquetado de alimentos que contengan ciertos ingredientes GM, la cual sufrió una estrecha derrota al enfrentarse con la masiva publicidad de oposición de parte de la industria. Pero hizo falta mentiras, trucos sucios y unos jugosos US$45 millones(11) para matar la iniciativa, e incluso con esto a su favor, el 48.6% de los votantes la apoyaron. Peor para la industria, la controversia que desencadenó ayudó a esparcir la conciencia GMO a nivel nacional e internacional. Muchos otros estados(12) y gobiernos locales están ahora llevando la batalla por el etiquetado de los GMO, mientras que la campaña nacional “Just Label It”(13) ya ha presentado más de un millón de firmas a la FDA, pidiéndole a la agencia que requiera el etiquetado de alimentos GM. Algunos activistas han ido a los supermercados y han etiquetado ellos mismos los alimentos GMO(14). La industria también ha enfrentado protestas ciudadanas(15) a lo largo de USA, con al menos 60 protestas dirigidas directamente a Monsanto en el aniversario del movimiento Occupy.
4. La oposición crece por todo el mundo: En el 2012, se presentaron en todo el mundo protestas en contra de las pruebas de cultivos GM(16) y las actividades de la industria de biotech(17). Y aunque 60 países(18) ya requieren etiquetado de alimentos GM, se lograron grandes avances en: India, que requerirá etiquetado por primera vez en 2013; Sudáfrica(19), donde el etiquetado GM será más estricto para así ayudar a garantizar el cumplimiento de la industria alimenticia; Brasil(20), en donde la corte forzó a la multinacional Nestlé a etiquetar los ingredientes GM en sus productos; y en Turquía(21), donde el etiquetado obligatorio se extenderá para incluir productos GM de alimento para ganado.
5. La realidad de la agricultura GM sobrepasa las relaciones públicas – a la naturaleza no se le puede engañar: Los agricultores de USA están teniendo que usar aún más pesticidas para tratar de salvar sus cultivos, mientras que infestaciones de gusanos de raíz han explotado en el maíz GM (Bt) creado para erradicarlos. ”Perdí US$25,000 en producción,” dijo Charles Sandager(22), un agricultor de Minnesota. “Van a ser más astutos que nosotros, estos bichos.” Asimismo, para poder combatir la eterna proliferación de supermalezas resistentes a herbicidas, la industria GM está preparando comercializar cultivos resistentes a herbicidas más antiguos y más tóxicos, así como a múltiples herbicidas. El agrónomo de la Washington State University, Charles Benbrook dice(23) que lo que está haciendo la industria GM “tiene el mismo sentido que rociar gasolina en un incendio para apagarlo.” La investigación de Benbrook(24) muestra que las cosechas GM, lejos de disminuir el uso de agroquímicos en USA, como le gusta declarar a la industria, ha destapado un pozo surtidor de pesticidas(25).
6. Tóxicos expuestos: Entre los herbicidas tóxicos que los cultivos GM están ahora diseñados para resistir, se encuentra el 2,4-D, un componente del Agente Naranja. Investigaciones han demostrado(26) que el 2,4-D es un disruptor del sistema endocrino, y su exposición se asocia con cáncer, discapacidad neurológica y problemas reproductivos. Como resultado, Noruega, Dinamarca y Suecia lo han prohibido, pero la nueva ola de cultivos GM resistentes al 2,4-D incrementará masivamente la exposición de agricultores y consumidores a este peligroso herbicida. En el 2012 también hubo una creciente evidencia sobre los peligros del herbicida con base a glifosato de Monsanto, Roundup, el cual, con la ayuda de las cosechas Roundup Ready, es el herbicida más usado en el mundo.
Glifosato en la orina de las personas – Un estudio académico alemán(27) encontró concentraciones importantes de glifosato en la orina de los habitantes de la ciudad. Todas presentaban concentraciones de glifosato de 5 a 20 veces mayor que el límite para el agua potable. Las noticias sobre este estudio vinieron poco tiempo después de la publicación de un estudio confirmando que el glifosato estaba contaminando las aguas subterráneas(28). El año pasado también fueron publicados dos estudios geológicos(29) que encontraban glifosato consistentemente en arroyos, lluvia e incluso el aire en áreas agrícolas de USA. El glifosato también ha sido encontrado en la circulación sanguínea de mujeres(30) e incluso puede traspasar la barrera de la placenta y así alcanzar también a los fetos en desarrollo.
El glifosato y el Roundup dañan el ADN en las células bucales humanas – Un estudio de investigadores austriacos(31) del 2012 eleva preocupaciones(32) sobre la seguridad de inhalar glifosato, una de las formas más comunes en las cuales la gente está expuesta al herbicida, en países productores de soya GM de América del Sur.
El glifosato daña las células nerviosas – Un nuevo estudio(33) añade evidencia que confirma estudios previos, sobre una correlación entre la exposición al Roundup y la enfermedad de Parkinson.
El Roundup puede causar que los anfibios cambien de forma – Un estudio del 2012(34) encontró que los renacuajos expuestos a concentraciones ambientalmente relevantes de Roundup crecían colas anormalmente grandes.
El Roundup mata las células testiculares en ratas – Un nuevo estudio(35) mostró que bajas dosis de Roundup reduce la testosterona en un 35% en ratas maduras. En dosis altas, destruye las células testiculares.
El Roundup daña bacterias intestinales benéficas -  Un estudio de científicos de la Universidad de Leipzig(36) encontró que el Roundup impactaba negativamente la bacteria gastrointestinal de aves de corral in vitro. Los investigadores encontraron que bacteria altamente patógena resistía al Roundup, mientras que la bacteria beneficiosa era de moderada a altamente susceptible a él. El estudio provee una base científica a los reportes de agricultores que declaran un incremento en enfermedades gastrointestinales en animales alimentados con soya GM Roundup Ready(37).
El Roundup probablemente causa defectos de nacimiento, de acuerdo a un nuevo paper revisado por sus pares(38) publicado en el Journal of Environmental and Analytical Toxicology.
7. Monsanto culpable de publicidad engañosa: Una publicidad para el Roundup que Monsanto publicó en periódicos holandeses presentó un número de falsas declaraciones, de acuerdo a la Comisión Holandesa de Códigos de Publicidad(39). Antes en ese mismo año, el Consejo de Standards de Publicidad de India(40) concluyó que las declaraciones de Monsanto sobre los beneficios económicos para los agricultores derivados de su algodón GM no tenían base alguna(41). Previamente, Monsanto ha sido declarado culpable de usar declaraciones erróneas, no confirmadas, engañosas y confusas para promover sus cosechas GM o el Roundup, de acuerdo a organismos de control publicitario(42) en UK, Sudáfrica y Francia.
8. Prácticas de investigación inmorales y fraude científico: En diciembre, autoridades chinas despidieron a tres oficiales que aprobaron y condujeron un controversial proyecto de investigación financiado por USA, que involucró la prueba de arroz dorado en niños en etapa escolar. Los oficiales fueron castigados por “ violar regulaciones relevantes, la ética científica y la integridad académica.” La investigación china sobre cómo la investigación fue conducida también proveyó evidencia que contradice las declaraciones sobre la cantidad de arroz dorado suministrado a los niños en un paper del estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition. Como ha comentado un investigador de políticas del Chinese Academy of Sciences(43), “O los investigadores están mintiendo sobre esto ahora, o mintieron en el paper. Es una ofensa seria, en cualquier caso.” Antes en el 2012 vino la retractación de un estudio hecho por el Danforth Center, auspiciado por Monsanto, que declaraba haber encontrado una forma a través de la manipulación genética de estimular el contenido de proteínas de la cassava. La reacción(44) ocurrió “luego de que los investigadores fallaran en encontrar datos que apoyaran las declaraciones [del paper].” A fines del 2012 también hubo noticias de que investigadores que estudiaban las toxinas Bt en cosechas GM habían adulterado imágenes(45) en una serie de papers publicados. Ninguno de los investigadores involucrados parecen estar bajo el riesgo de despidos, aunque uno de los investigadores tuvo que renunciar a la presidencia del Committee on Bioethics de su universidad. En octubre del 2012, vino el encabezado(46) “investigador GM top falsifica la reivindicación de patente para acceder a premio nacional.” En febrero del 2012, hubo oto encabezado(47) “Desenredando el fraude del algodón Bt en India: Institutos de investigación top del ICAR y GEAC [el regulador clave de GM] expuestos en fraude de investigación del algodón Bt.” El fraude aparentemente involucraba, dentro de otras cosas, en robar un gen de algodón Bt de Monsanto, pero el mismo Monsanto y varias universidades agrícolas de la India también enfrentaron cargos de robo – biopiratería criminal(48)- en el caso de otra cosechas GM. Y todo eso solo en los últimos 12 meses. Algunos ven esto como el resultado de un sector científico sobre-comercializado(49), mientras que otros sospechan que es el inevitable subproducto de que las mismas cosechas GM se basen en un fraude- una tecnología publicitada masivamente arraigada en premisas completamente falsas(50).
9. Seralini publica estudio explosivo sobre GMO/Roundup: La investigación del Profesor Gilles-Eric Seralini(51) encontró serios impactos de salud adversos en ratas alimentadas con el maíz GM de Monsanto (NK603) y/o pequeñas cantidades del herbicida Roundup, que la cosecha está diseñada para tolerar. Ola tras ola de dudosa crítica, alimentada y orquestada por aquellos con conexiones a la industria(52) intentaron silenciar la duda nacida del estudio de larga duración, así como de sofocar el discurso científico y conseguir una retractación del paper(53). Pero mientras se calman las aguas de la controversia, el estudio no sólo permaneces sin ser retractado, sino que hay un creciente reconocimiento de la necesidad de estudios a largo plazo(54) como el tipo hecho por Seralini sobre las cosechas GM. Lo peor de todo, desde el punto de vista de la industria de biotech, los salvajes ataques por parte de sus partidarios al estudio de Seralini(55) han expuesto el hecho de que una comparación rigurosa del estudio de Seralini con la de Monsanto muestran que si los experimentos de Seralini son considerados insuficientes para demostrar daños, entonces los de Monsanto no pueden probar su seguridad. Esto es porque, sea cual sea la limitación, el estudio de Seralini fue conducido con estándares científicos más altos que los estudios que avalan la aprobación de alimentos GM. Como resultado, los ataques en contra del estudio de Seralini están obligados a llamar a pruebas de largo plazo obligatorias(56) de todo GMO y sus pesticidas asociados antes de ser comercializados, así como también a cuestionar todas las aprobaciones de cosechas GM existentes.
10. Captura de la regulación expuesta: Otra consecuencia dañina para la industria de biotech de los ataques a Seralini, y la prisa por parte de la European Food Safety Authority (EFSA) en rechazar el estudio, ha sido la exposición resultante del doble estándar de los reguladores(57) quienes han aceptado las declaraciones de Monsanto para sus productos sin dudar, mientras exigen que los investigadores públicos como Seralini prueben cualquier daño de las cosechas GM más allá de cualquier duda razonable. Esta es la razón por la que 140 científicos franceses declararan mediante un comunicado público en Le Monde(58) que era contrario a cualquier ética científica el condenar un protocolo experimental cuando arrojaban resultados que no eran deseados, mientras lo aceptaban cuando los resultados eran los esperados. El comportamiento de EFSA también concentró la atención sobre los problemas de la captura de la regulación(59) y de serios conflictos de interés(60) dentro de los reguladores. Esto ya fue un escándalo abierto, cuando los estados miembro a principios del 2012 tuvieron que rechazar la nominación de un ex empleado de Monsanto(61) para la directiva de EFSA. Para fines del 2012, había una creciente conciencia de la extensión de la disfunción regulatoria(62) y el escándalo de las agencias gubernamentales que obraban exactamente como la industria se los pedía.
Referencias (inglés):
 

lunes, 4 de marzo de 2013

Entrevista a PERCY SCHMEISER, SIMBOLO DE LA LUCHA CONTRA LAS MULTINACIONALES DE SEMILLAS


“Los transgénicos están destruyendo el tejido social”

Es un pequeño granjero canadiense que enfrentó a la poderosa Monsanto, en un caso que llegó a la Corte Suprema de su país. Aquella batalla lo convirtió en un referente de los derechos de los agricultores independientes. Ahora recorre el mundo para advertir sobre los riesgos económicos, sociales y ambientales que implican las regulaciones de los organismos genéticamente modificados.
http://www.pagina12.com.ar/diario/dialogos/21-215029-2013-03-04.html

Por Verónica Engler
–¿Cómo empezó su lucha contra Monsanto?
–Mi esposa y yo éramos desarrolladores de semillas de canola (o colza, se cultiva para producir forraje, aceite vegetal para consumo humano y biodiésel). Hicimos investigación en este cultivo por más de cincuenta años. Y en 1998, dos años después de que introdujeran los transgénicos en Canadá, la empresa Monsanto inició una demanda en contra nuestro. Nos demandó por violación de patente, porque decían que nuestra canola era producto de sus semillas transgénicas. Fue una sorpresa para nosotros porque nunca compramos semillas genéticamente modificadas ni sabíamos de Monsanto. Lo que hizo famoso nuestro caso en todo el mundo fue el hecho de mostrar qué podía pasarle a un agricultor si su campo era contaminado con las semillas transgénicas. En ese momento el juez dictaminó que no importaba cómo se había producido la contaminación con las transgénicas, puede ser polinización cruzada, polinización por abejas, por semillas que ingresaron arrastradas por el viento o por el propio transporte de otros granjeros. Si sucede eso, entonces uno ya no es más dueño de sus semillas ni de sus plantas, por la ley de patentes. También en ese momento se dictaminó que no íbamos a poder usar nuestras semillas de nuevo por la contaminación que tenían y que nuestras ganancias por ese cultivo debían ir a Monsanto. Otra cuestión que dictaminó el juez es que el nivel de contaminación no era importante, da lo mismo que se tenga el uno o el noventa por ciento del campo contaminado, de todas formas, uno ya no es el dueño de sus plantas. La base de nuestra lucha fue por los derechos de los agricultores, para que cada uno tenga derecho a plantar sus semillas año tras año.
–¿Qué hicieron ante la demanda de Monsanto?
–Lo que más nos dolió es que todo el trabajo nuestro de cincuenta años con la semilla de canola ahora pertenecía completamente a Monsanto por la ley de patentes. Por eso decidimos seguir peleando, así que fuimos a la Corte de Apelación. Esta Corte federal mantuvo casi la misma posición, incluso Monsanto trató de detenernos de otras maneras. Nos demandaron nuevamente por un millón de dólares. Trataron de destruirnos financiera y mentalmente. Nos observaban cuando estábamos trabajando en el campo, venían a la salida del garaje de nuestra casa, a observar qué hacía mi esposa, mi esposa recibía llamadas telefónicas con amenazas y también les pasaba lo mismo a nuestros vecinos. Y aún hoy vivimos con temor. Entonces decidimos ir a la Corte Suprema. La Corte Suprema dijo que no teníamos que pagarle nada a Monsanto, pero que sí teníamos que pagar nuestros costes legales. Monsanto aceptó que nosotros no habíamos comprado semillas de ellos, pero sin embargo como nuestras plantas fueron contaminadas con sus semillas, se suponía que nosotros teníamos que pagarles la licencia por esas semillas. Si no-sotros hubiéramos tenido que pagar a Monsanto todo lo que querían, hubiéramos tenido que pagarlo con nuestra casa, nuestra tierra y todo nuestro equipamiento. Así que fue una victoria para nosotros escuchar a la Corte dictaminar que nosotros no teníamos que pagarle nada a Monsanto. Pero de todas formas, es muy difícil para un granjero poder luchar en la Corte contra una multinacional. Fue Monsanto el que nos demandó a nosotros y sin embargo tuvimos que hacernos cargo de los costes legales de esta demanda. Eso no fue justo para nosotros, porque Monsanto debería haber pagado también nuestros costes.
–¿Cuánto tuvieron que pagar y cómo afrontaron esos gastos?
–Los gastos fueron un poco más de 500 mil dólares. Lo pagamos con gran parte de nuestro fondo de jubilación, hipotecas sobre nuestras tierras y también recibimos donaciones de muchas personas de todo el mundo que están muy preocupadas por el tema de las patentes de semillas y sobre todo lo que concierne a nuestra alimentación.
–¿Cómo se contaminó su cultivo con las semillas transgénicas?
–Porque mis vecinos estaban utilizando semillas de Monsanto y al soplar el viento las traía a mi campo y lo contaminaban. Yo nunca utilicé las semillas de Monsanto ni el Roundup (el herbicida de Monsanto) en mi campo. Por eso presenté una contrademanda basada en la contaminación ambiental, destrucción de semillas y calumnia. Desde ese momento Monsanto nos espió y trató como a criminales. Detectives de Monsanto se instalaron cerca del campo y controlaban cada paso que daba. Lo primero que le dijimos a la Corte es que un agricultor tiene que tener el derecho a utilizar sus semillas año tras año. Para mi esposa y para mí lo más importante es que nadie, ningún individuo ni una corporación tienen derecho a patentar formas superiores de vida, sea un ave, una abeja o una planta.
–¿Qué sucedió luego de este episodio de la demanda de Monsanto?
–Nosotros pensamos en ese momento que habíamos acabado con Monsanto. Decidimos cambiar de cultivo y hacer investigación con mostaza, pero un tiempo después descubrimos que había plantas de canola en el campo en el que estábamos investigando, que era de cincuenta acres. Nosotros le avisamos a Monsanto que creíamos que había canola transgénica en nuestro campo de mostaza. Entonces Monsanto vino a nuestro campo e hizo algunas investigaciones. Después nos notificaron que sí había canola de semillas de Monsanto en nuestro campo de mostaza. Nos preguntaron qué queríamos que se hiciera. Les pedimos que toda esa canola fuera retirada manualmente. Monsanto estuvo de acuerdo. Dos días antes de que tuvieran que venir a quitar las plantas, nos enviaron una carta para que firmemos. Y en esa carta Monsanto establecía que ni mi esposa ni yo podíamos hablar sobre Monsanto nunca más con nadie. O sea que mi libertad de expresión quedaba anulada, y si hubiera aceptado no podría estar aquí hablando con usted.
–¿Qué le respondió?
–Les dijimos que muchas personas murieron en nuestro país por la libertad de expresión y que nosotros no pensábamos entregársela a una corporación. Así que le respondimos a Monsanto que con la ayuda de nuestros vecinos íbamos a remover esas plantas. Con ayuda de nuestros vecinos removimos todas las plantas por la contaminación y les pagamos 600 dólares. La verdad es que no fue mucho dinero por tres días de trabajo. Pero le mandamos la cuenta a Monsanto y Monsanto se rehusó a pagarla. Entonces mandamos a Monsanto a la Corte y, de esta manera, tuvimos a una multinacional millonaria en la Corte por 600 dólares. Puede imaginarse la vergüenza de Monsanto, una corporación internacional, asistiendo a la Corte por 600 dólares. Entonces, finalmente tuvieron que pagar los 600 dólares más los costes legales y llegamos a un arreglo de que no habría mordaza legal. Lo importante no fue el dinero que tuvieron que poner, obviamente, sino que es la consecuencia legal lo que vale. Porque si ahora el campo de cualquiera es contaminado, la empresa tiene que pagar por esa contaminación. Esta fue una victoria, no solamente para nosotros sino para los agricultores de todo el mundo, porque sienta un precedente en legal.
–Usted suele decir que en Canadá hay varios cultivos, entre ellos la canola, que ya son completamente transgénicos. ¿Por qué los granjeros canadienses optaron por este tipo de semillas patentadas?
–En 1996 fueron introducidas cuatro siembras transgénicas en Canadá: el algodón, el maíz, la canola y la soja. Y los granjeros se entusiasmaron porque Monsanto decía al principio que con las semillas de ellos íbamos a tener más producción, más ganancias, más nutrientes, e íbamos a tener que utilizar menos químicos para lograrlo. Pero sucedió todo lo contrario, estamos utilizando más químicos que antes, y hacen tanto daño a la salud humana como al medioambiente. También repitieron una serie de lugares comunes como que a través de estas semillas íbamos a alimentar a un mundo lleno de hambre. Pero creo que si hay algo que nos va a llevar a tener más hambre en el mundo, eso son los transgénicos. Nosotros en Canadá hemos tenido transgénicos por dieciséis años y creemos que el daño ya se hizo. Ahora hay que hacer lo que sea posible para no permitir que entren más transgénicos en nuestros países.
–¿Qué sucedió en los sembrados de canola transgénica que se extendieron en Canadá?
–Inmediatamente después de que se empezaron a utilizar estas semillas las ganancias empezaron a bajar. Pero lo peor fue el aumento masivo en el uso de los químicos, porque después de unos pocos años tuvimos una supermaleza que se desarrolló en los sembrados de canola. Para eliminar esta supermaleza, que es muy resistente, se requieren los tóxicos más potentes que se hayan conocido. Monsanto salió con un tóxico, el más tóxico que se conoce en la faz de la Tierra. Hay otro químico que es el 2,4-D, que están tratando de usar para matar esta supermaleza, y este nuevo tóxico contiene un 70 por ciento del agente naranja, el que fue usado en la guerra de Vietnam, con el que miles de personas murieron de cáncer. Estos son los químicos poderosos que estamos usando hoy en Canadá, tóxicos masivos. Otra cosa que han tratado de traer a Canadá es el gen terminator. Yo creo que ése es el peor asalto a la vida que se ha visto en la historia de la civilización. El gen terminator es puesto en un gen, la semilla se convierte en una planta, pero la planta produce una semilla que es estéril, así que no se puede usar para la nueva siembra, y eso hace que uno tenga que volver a comprar las semillas de la compañía.
–¿Qué implicancias tiene el uso de semillas transgénicas?
–Tenemos un tema económico, de salud por el aumento de uso de químicos y el veneno que traen desparramados los transgénicos, y un daño en el medioambiente por el uso de los químicos. Los transgénicos nunca fueron hechos para aumentar las ganancias. El patrón de los genes introducidos a las semillas por Monsanto se hicieron para mantener el control de la provisión de semillas y de alimentos en todo el mundo. También se toma el control del derecho que tiene el granjero de usar sus semillas, pierde su capacidad de elección y queda atado a tener que comprar las semillas todos los años y pagar un costo alto, además de que tienen que comprar más químicos.
–¿Cómo son las semillas que usted utiliza hoy, después de todo este proceso?
–Cambiamos de semillas, no trabajamos más con la canola, estamos trabajando con trigo, avena y porotos. En Canadá la soja y la canola son totalmente transgénicas, no se puede tener una granja orgánica de esos cultivos. Monsanto es hoy la compañía que maneja totalmente el mercado de las semillas para estos cultivos. Una vez que se introducen los transgénicos, no existe la coexistencia, el gen transgénico es un gen dominante, porque no se puede controlar el viento ni que el polen se traslade. Entonces, una vez que las semillas transgénicas son introducidas, no hay posibilidad de que un granjero continúe con un desarrollo propio de semillas.
–¿Cómo ve el futuro de la agricultura?
–Los transgénicos están destruyendo el tejido social del país, nunca vi algo así antes, los agricultores se enfrentan entre ellos. Antes nos ayudábamos unos a otros, ahora esto está desapareciendo porque hay desconfianza. Instalan el miedo haciendo demandas contra los agricultores. Esta nueva tecnología es ciencia perversa y no es ciencia comprobada. Las corporaciones quieren control total sobre las semillas, lo que les dará control total sobre el abastecimiento de alimentos, de esto se tratan los transgénicos y no de tener más alimentos para paliar el hambre en el mundo. Si los agricultores pierden el derecho a cultivar su propia semilla, se convierten en sirvientes de la tierra, regresando a la época del sistema feudal. En cierta forma los agricultores ya son sirvientes de la tierra, porque tienen que comprar las semillas de determinada compañía, tienen que comprar la licencia del alimento, tienen que comprar los químicos de la misma compañía, tienen que pagar un derecho para cultivar en su propia tierra, así que pienso que ya somos sirvientes en nuestra propia tierra por una corporación multinacional como Monsanto. De continuar la propagación de organismos modificados genéticamente, el control total del suministro de semillas y de alimentos del mundo estará en manos de corporaciones como Monsanto, y esto acarreará problemas para la salud, cuestiones ambientales y pérdida de biodiversidad. Con los organismos genéticamente modificados ya no habrá agricultura sino agronegocios.

viernes, 1 de marzo de 2013

Tóxicos transgénicos dentro de los alimentos


Tóxicos también dentro de los alimentos
Artículo extractado de boletín No. 5. Consumo Gusto de Perú. http://consumogustoperu.blogspot.com 

Todas las frutas y verduras, aunque sean orgánicas siempre deben ser lavadas antes de consumirlas. Es importante recordar que la mayoría de los plaguicidas se encuentran en la superficie de los alimentos, pero otros plaguicidas (sistémicos) pueden ser absorbidos a través de las raíces y en la planta y no se pueden eliminar.
Respecto a los residuos superficiales, lavar las frutas y verduras bajo el chorro de agua corriente ayuda a eliminar más residuos que remojándolos en un recipiente.
El agua corriente tiene un efecto abrasivo. Aunque no es un método 100% eficaz, siempre queda algo de plaguicidas.
Nunca lave frutas y verduras con detergentes, jabones o lavaplatos. Pueden causar efectos nocivos a su salud.
Pelar o cepillar alimentos, como las papas, con un cepillo limpio de cerdas o hebras firmes, o frotar frutas suaves como duraznos bajo agua corriente es una de las mejores formas de eliminar residuos algunos alimentos. Sin embargo, los residuos de pesticidas se adhieren más a las frutas que tienen
cáscaras cerosas o cáscaras suaves. Si los alimentos fueron tratados con parafinas o ceras, es posible que algunos residuos de pesticidas queden atrapados debajo de estas substancias, por ejemplo: las manzanas, las mandarinas.
Pelar las frutas o eliminar las capas externas de frutas y verduras también ayuda a disminuir en parte los residuos de pesticidas. Deseche las hojas que envuelven ciertos vegetales, como por ejemplo la lechuga y la coliflor.

Y los transgénicos?

Actualmente, los avances en la biotecnología y la modificación genética de los alimentos (transgénicos) han logrado introducir los plaguicidas directamente en el ADN de la planta, alterando las características de herencia y estabilidad originales. Por ejemplo, las plantas Bt-plaguicidas denominadas también como plantas Bt con protectores incorporados (Bt Plants- Incorporated Protectans) se pueden encontrar en los tejidos del vegetal (hoja, raíz, polen, semilla y planta completa). Y estos componentes se transmiten a través del consumo del alimento al ser humano.
Las compañías de biotecnología nos aseguraban que la toxina insecticida presente en los cultivos Bt era inofensiva para los seres humanos y que se disolvía en nuestro sistema digestivo.
Hoy sabemos que eso no es cierto.
Médicos en el hospital universitario de Sherbrooke en Quebec, Canadá, hallaron la toxina Bt en la sangre de mujeres embarazadas y sus fetos, al igual que en mujeres no embarazadas. Específicamente, el estudio encontró la toxina en 93% de 30 mujeres embarazadas, y en la sangre umbilical de 80% de los fetos, y 67% de 39 mujeres no embarazadas.
Con respecto a los efectos adversos de estas toxinas hay varios estudios de análisis en proceso, pero ya existen antecedentes de un estudio que demostraría que las dosis bajas de (CryA1b) biopesticida Bt, así como el conocido herbicida glifosato, “Roundup”, dañaría a las células humanas de riñón entre otros efectos adversos.
Fuente:
http://www.taringa.net/posts/salud-bienestar/15225640/Eliminar-Residuos-
Toxicos-de-Frutas-y-Verduras.html