jueves, 18 de abril de 2013

INVITACIÓN A LA PRE AUDIENCIA NACIONAL: CONTAMINACIÓN TRANSGÉNICA DEL MAÍZ NATIVO - México


Publicado el  por admin

Ciudad de Oaxaca, 26 y 27 de abril

Importante: La Sede será en el auditorio de CAMPO A.C. que se encuentra ubicada en Camino Real a San Luis Beltrán Numero 505, San Luis Beltrán, Oaxaca.

cartel-maiz

Algodoneros de Córdoba culpan a Monsanto por pérdidas millonarias

NIDIA SERRANO M. - 
EL UNIVERSAL | MONTERÍA 
Publicado el 17 de abril de 2013 - 12:01 am.

Los algodoneros de Córdoba responsabilizaron a Monsanto, empresa
proveedora para productos de agricultura, de las pérdidas que ha sufrido
el sector las cuales ascienden a 70 mil millones de pesos.

La afirmación fue hecha por Alejandro Polo Montes, miembro del Comité de
salvación para el cultivo de algodón y maíz en Córdoba, durante la sesión
de la Asamblea que se llevó a cabo en la mañana de ayer para analizar la
situación de los cultivadores.

De acuerdo con lo señalado por el investigador, las semillas transgénicas
que está vendiendo la mencionada empresa no se ajustan a las verdaderas
condiciones de los cultivos cordobeses.

Señaló además que la venta de las mismas está condicionada al pago
adicional de 200 mil pesos por hectárea para el control de plagas. Sin
embargo, este no ha sido efectivo y por ello los cultivos no producen lo
necesario para compensar los gastos.

“Estamos pagando por una prima para controlar un gusano, es decir, nos
están sobrefacturando una semilla”, indicó uno de los voceros gremiales
aduciendo que si multiplican esos 200 mil pesos por 30 mil hectáreas que
se están cultivando en el país la suma equivaldría a seis mil millones de
pesos.

“Esa plata se la está robando Monsanto y lo peor de todo es que los
agricultores no podemos demandar porque ellos no venden las semillas en
forma directa sino a través de intermediarios que no tienen activos
superiores a los 50 millones de pesos”, explicó Polo.

Sostuvo que el ICA tiene conocimiento de la situación y que prueba de ello
es que sancionó con una multa superior a los 500 millones de pesos a la
firma en mención por publicidad engañosa. Sin embargo, siguen permitiendo
la venta de las semillas en mención.

La Universidad de Córdoba ha realizado dos estudios con el fin de
establecer si los productos que ofrece Monsanto están controlando el
gusano y en el mismo se estableció que no son efectivos.

Polo explicó que antes, los agricultores cordobeses, utilizaban semillas
convencionales pero que estas fueron sacadas del mercado y que no pueden
comprar semillas que no estén debidamente autorizadas por el Gobierno
nacional, de tal forma que se ven obligados a seguir trabajando con las
transgénicas que produce Monsanto.

“Las semillas transgénicas no son malas pero no están adaptadas a nuestro
medio”, indicó el agricultor señalando que es responsabilidad del
Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) porque ellos deben hacer las
investigaciones antes de aprobar una semilla. “El ICA no debe aprobar lo
que no investiga porque quien paga la equivocación es el agricultor y de
hecho estamos incursos en una pérdida cercana a los 70 mil millones de
pesos entre 2012 y lo que va corrido de 2013”, puntualizó.

MENOR SIEMBRA

El debate, con la participación de distintos gremios, fue promovido por el
diputado Remberto Tapia, quien presentó una radiografía de las
dificultades que atraviesan los cultivadores, especialmente de maíz y
algodón.

Se refirió a la reducción de áreas sembradas la cual pasó de 22.351 en el
año 2009 a 20.500 en 2011 y sólo 16 mil en 2013 pese a que Córdoba tiene
el 60 por ciento del área sembrada en el país y llegó a cultivar 47 mil
hectáreas.

Tapia también se refirió a la disminución en la producción de algodón y la
calificó como ridícula y catastrófica pues el Departamento pasó de
producir 68 mil 643 toneladas de algodón a 33 mil 900 toneladas.

http://www.eluniversal.com.co/monteria-y-sincelejo/local/algodoneros-de-cordoba-culpan-monsanto-por-perdidas-millonarias-116283

lunes, 15 de abril de 2013

Alerta sobre importación de maíz transgénico a México y otros países desde Sudáfrica


Nota de Prensa 

Centro Africano de Bioseguridad, ETC Group, FoodMatterszimbabwe (La Comida Importa Zimbabwe) y CTDT

Johannesburgo, Harare, Ciudad de México 15 de Abril de 2013

Sudáfrica exporta Maíz transgénico sin aprobación a Zimbabwe, continua exportando hacia México, contaminando ambos la región y el centro de origen.

La ACB está profundamente preocupado por las noticias de que las autoridades sudafricanas de transgénicos permitieron cerca de 25 mil toneladas de maíz transgénico fueran exportadas a Zimbabwe. Esta es la primera vez que los granos de  maíz transgénico sudafricano han sido exportados comercialmente al vecino del norte en el Limpopo, y se añade a la creciente lista de países Africanos que han recibido envíos al mayor de granos vivos de OGMs desde Sudáfrica, incluyendo Swazilandia, Mozambique, Kenya y Somalía. 

De acuerdo al vocero del grupo "ComidaImportaZimbabwe" (FoodMattersZimbabwe)  "Los Zimbabuenses creen que el maíz sera importado de Zambia y estarán muy molestos por estas noticias sobre el maíz transgénico importado desde Sudáfrica. El gobierno de Zimbabwe esta actualmente promoviendo el uso de Variedades de Polinización Libres (OPVs en ingles) de semillas para fortalecer la autosuficiencia de sus productores. La importación del Maíz transgénico plantea un severo riesgo de contaminación de nuestras variedades; hasta el último de este maíz transgénico debe ser molido antes de entrar en el país"

Sin embargo, una sombra cubre la legalidad del envío y si las autoridades sudafricanas de hecho han recibido una aprobación escrita explicita del gobierno de Zimbabwe para la importación de este maíz, de acuerdo con Andrew Mushita del CTDT quienes han servido de enlace con las autoridades de Zimbabwe. "La posición oficial del gobierno de Zimbabwe es que ellos no están importando ningún maíz transgénico desde Sudáfrica. Ellos sin embargo tienen abierta la importación de maíz no transgénico desde ese país. Para asegurar que no hay están recibiendo transgénicos, el gobierno ha tomado las medidas para establecer pruebas en las instalaciones en la frontera del puerto de entrada, cualquier envío que resulte positivo será regresado a Sudáfrica. 

En un desarrollo similar preocupante, 150 mil toneladas de Maíz transgénico han sido permitidas para la exportación hacia México, el centro del origen de este grano vital. cerca de 2 millones de toneladas de Maíz transgénico han sido ya exportadas hacia México desde Sudáfrica en los dos últimos años. México es el repositorio global de la diversidad genética del Maíz, junto a los tres principales alimentos. Con las exportaciones Sudafricanas y la aceptación de México ambos gobiernos están promoviendo la contaminación del maíz de los campesinos en su centro de origen, amenazando la biodiversidad y la soberanía de todos los países. 

El maíz es parte de la dieta principal y de la cultura Mexicana y los líderes campesinos han iniciado huelgas de hambre en Enero de este año para protestar por los planes para cultivar maíz transgénico en ese país. Ciertamente, hay una amplia oposición a los transgénicos en México, con científicos, Productores, consumidores, estudiantes, organizaciones medioambientales y otros están protestando contra el maíz transgénico. Después de su visita oficial a México en 2011, el Relator especial por el derecho a la alimentación, Olivier de Schutter recomendó la inmediata restitución de la moratoria contra el maíz transgénico establecida en 1999.

Lo que hace que esta exportación de transgénicos sea mas inaceptable es que al menos 150 mil toneladas de maíz no transgénico producido por los productores mexicanos ha sido  almacenado por al menos 3 meses y permanece sin vender, pero las compañías prefieren importar los trasngénicos desde Sudáfrica ignorando todo el costo asociado, medioambiental y de transporte. 

"México no necesita importar Maíz para su propia población, mientras la producción no solo alcanza, sino también supera las necesidades de consumo humanas. Estas importaciones están  destinadas para alimentación animal en la producción industrial, que es controlada por compañías multinacionales. El maíz comercializado desde ambos extremos solo sirve para la necesidad y codicia de las corporaciones" dijo Silvia Ribeiro del Grupo ETC en México. 

"Esta es una prueba más deprimente de que el propósito principal de nuestro sistema alimentario no es proporcionar alimentos adecuados, asequibles y nutritivos para todos los sudafricanos, sino para garantizar la continua rentabilidad de algunas de las corporaciones del agronegocio más grandes del mundo ", concluyó Mariam Mayet , Director de la ACB.

FIN

La lista de los permisos garantizados por las autoridades sudáfricanas de OGMS, autorizando la exportación de maíz transgénico puede ser vista aquí:

http://www.nda.agric.za/doaDev/sideMenu/biosafety/doc/GMO%20permits%20-%202013(no%20marker).pdf
 
 
Contactos:
Mariam Mayet mariammayet@mweb.co.za
FoodMattersZimbabwe group, spiritvaults@yahoo.co.uk
Andrew Mushita, CTDT, andrew@ctdt.co.zw
Silvia Ribeiro, ETC Group Latin America Director, silvia@etcgroup.org

Lucha contra transgénicos en Hawai - A´ole GMO


La lucha para reclamar Paradise

Por Imani Altemus-Williams

A las 9 am en una mañana nublada en el paraíso, cientos de manifestantes se reunieron en el canto tradicional hawaiana y la oración. Al oír el sonido de la caracola, conocida aquí como  P ¾ , los manifestantes siguieron a un grupo de mujeres hacia terrenos de Monsanto.
"A'ole GMO, "gritó la madre mientras marchaban junto a los campos de maíz de Monsanto, ubicado a sólo metros de sus hogares en Molokai, una de las más pequeñas de las islas principales de Hawai. En un pequeño rincón, tropical del Pacífico que ha warded del turismo y el desarrollo, los campos de Monsanto es uno de sólo unas pocas entidades corporativas que separa el terreno desnudo de las montañas y océanos.
Esta animada marcha  fue el último de una serie de protestas en las cinco islas hawaianas que Monsanto y otras compañías biotecnológicas se han convertido en el punto cero del mundo para pruebas de ingeniería química y alimentaria.  Hawai se encuentra actualmente en el epicentro del debate sobre los organismos genéticamente modificados, generalmente abreviado OMG. Debido a que Hawaii está geográficamente aislado del público en general, es un lugar ideal para la realización de experimentos químicos. El clima de la cadena de islas y abundantes recursos naturales han atraído a cinco de las mayores empresas químicas de biotecnología del mundo: Monsanto, Syngenta, Dow AgroSciences, DuPont Pioneer y BASF. En los últimos 20 años, estas compañías químicas han realizado más de 5.000 pruebas de campo abierto de los experimentos de cultivos resistentes a los pesticidas en un estimado de 40.000 a 60.000 hectáreas de tierras de Hawai, sin revelación, por lo que el lugar y su gente un conejillo de indias para la ingeniería biotecnológica .
La presencia de estas empresas ha impulsado una de las movilizaciones más grandes de movimiento en Hawaii en décadas. Al igual que las protestas de la soberanía del medio ambiente y de la tierra en Canadá y en los Estados Unidos, el movimiento se ve influida por la cultura indígena.
"Todos los recursos que nuestra kapuna [ancianos] nos dio a nosotros, tenemos que tener cuidado de ahora para la próxima generación", dijo Walter Ritte, un activista de Hawai, hablando en parte en lengua indígena hawaiana.
"Esa es nuestra kuleana [la responsabilidad]. Es kuleana de todos ".
En la cultura indígena hawaiana, la idea misma de los OMG es efectivamente un sacrilegio.
"Para los pueblos indígenas de Hawai, los conceptos que subyacen a la manipulación genética de los seres vivos son ultrajantes y contrarias a los valores culturales de Aina aloha '[el amor por la tierra]", escribió Mililani B. Strask, un abogado nativo hawaiano.
Prácticas mortales
Monsanto tiene una larga historia de fabricación de sustancias químicas que provocan devastación. La empresa participó en el Proyecto Manhattan para ayudar a producir la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Se desarrolló el herbicida "Agente Naranja" utilizado por las fuerzas militares de Estados Unidos durante la Guerra de Vietnam, lo que causó un estimado de medio millón de deformidades congénitas. Recientemente, Monsanto ha llevado a miles de agricultores en la India para tomar sus propias vidas, a menudo por el consumo de insecticidas químicos, después de que el alto costo de las semillas de la compañía los obligó a deuda impagable.

Los impactos de los ensayos químicos y organismos modificados genéticamente son inmediatos - y, a largo plazo, podría ser mortal. En Hawai, Monsanto y otras corporaciones biotecnológicas han pintado más de 70 sustancias químicas diferentes en las pruebas de campo de cultivos transgénicos, más pruebas químicas que en cualquier otro lugar del mundo. Los estudios en humanos no se han realizado sobre los alimentos transgénicos, pero los experimentos con animales muestran que los alimentos genéticamente modificados conducir al crecimiento de células pre-cancerosas, infertilidad y graves daños a los riñones, el hígado y el intestino grueso. Además, los riesgos para la salud de los herbicidas químicos rociados sobre los cultivos transgénicos causan trastornos hormonales, cáncer, trastornos neurológicos y defectos de nacimiento. En Hawai, algunos sitios de prueba en campo abierto son casas cerca y escuelas. La prematuridad, adulto en el set diabetes y las tasas de cáncer han aumentado significativamente en Hawaii en los últimos diez años. Muchos residentes temen que deriva químico se les envenena.
Procedimientos agrícolas Monsanto también permiten la práctica del monocultivo, lo que contribuye a la degradación del medio ambiente, especialmente en una isla como Hawai. El monocultivo es una práctica agrícola en la que se repetidamente un cultivo plantado en el mismo lugar, un sistema que elimina el suelo de sus nutrientes y agricultores unidades a utilizar un herbicida Roundup llama, que está relacionado con la infertilidad. Los agricultores se ven obligados a usar pesticidas y fertilizantes que causan el cambio climático y daños a los arrecifes, y que disminuya la biodiversidad de Hawai.
La soberanía alimentaria como la resistencia
En la primera de la serie de marchas en contra de los OGM, los organizadores plantaron árboles de coco en Haleiwa, una comunidad en la costa norte de Oahu Island. En el movimiento, protestando y actuar como guardianes de la tierra ya no se consideran como acciones separadas, sobre todo en una región donde Monsanto ha alquilado más de 1.000 acres de tierra agrícola de primera.
Durante la marcha, la gente cantaba y portaban carteles que declaran, " Aloha  ā ina :. De-ocupar Hawaii "
La frase  aloha ' ā ina  es regularmente visto y oído en anti-OGM protestas. Hoy en día las palabras se definen como "amor a la tierra", pero la frase también ha significado "amor por el país." Históricamente, fue utilizado comúnmente por los individuos y grupos que luchan por la restauración de la nación independiente de Hawai, y es ahora frecuentemente desplegados en las protestas anti-OMG cuando se habla de la soberanía y la independencia de Hawai.
Después de la protesta, los manifestantes se reunieron en Haleiwa Beach Park, donde se presentaron los discursos, la música, la poesía de la palabra hablada y la danza, compartiendo comida gratis cultivados localmente. La estrategia de conectar con la tierra era también una característica de la protesta posterior en la Isla Grande, donde la gente plantado taro antes de la marcha, y también en la manifestación del capitolio del estado, donde cientos participaron en el proceso tradicional de taro golpeando a hacer poi, un alimento básico polinesia.
La economía de importación es una nueva realidad para Hawai, que está directamente ligada a la imposición de las prácticas modernas de alimentos en la isla. Hawaii antiguos funcionen en el sistema ahupua'a, un modelo comunitario de distribución de la tierra y el trabajo, que permitió a las islas para ser completamente autosuficiente.
"La propiedad privada de la tierra era desconocida, y el uso público y común de los recursos ahupua'a exigió que las fronteras se elaborará para incluir la tierra suficiente para la residencia y el cultivo, fuentes de agua dulce, la costa y el acceso al mar abierto", explicó Carol Silva, historiador y Hawai lenguaje profesor.
Inspirado en el modelo ahupua'a, el movimiento por la soberanía alimentaria es la construcción de un sistema orgánico local que fomenta las conexiones entre las comunidades y su comida - una manera de resistir a los OGM y al mismo tiempo la creación de alternativas.
La historia colonial
El declive del sistema ahupua'a no sólo se establece Hawai en el camino lejos de la soberanía alimentaria, sino que también destruyó la independencia política del Estado ahora y Estados Unidos. Y de hecho, cuando los manifestantes gritar " aloha " ā ina "  anti-OGM en las marchas, se alude al hecho de que esta lucha no es sólo a través de visiones competitivas del uso de la tierra y la creación de alimentos. Es también una batalla por la soberanía de las islas política.
Históricamente, los intereses extranjeros, las empresas han tomado el control de varias Hawaii - y han explotado y maltratado la tierra y su gente en el proceso.
"Es un problema sistémico y la cuestión de los OGM sólo pasa a estar a la vanguardia del debate público en este momento", dijo Lee, de Keoni Ōiwi TV. " Â ina  [tierra] es igual a lo que ofrece. Provee para quién? "
La presencia de Monsanto y las empresas químicas es inquietante recuerdo de los intereses comerciales que llevaron al derrocamiento del Reino de Hawai. A lo largo del siglo 19, el Reino de Hawai fue reconocido como una nación independiente. Esa realidad cambió en 1893, cuando un grupo de hombres de negocios americanos y los plantadores de azúcar orquestado armado un infante de marina EE.UU. el golpe de Estado del gobierno del Reino de Hawai.
Cinco años más tarde, los EE.UU. capturado las islas para uso militar estratégica durante la Guerra Española-Americana a pesar de la resistencia local. Incluso el entonces presidente Grover Cleveland llamado al derrocamiento de un "mal sustancial" y se comprometió a restaurar el reino de Hawai. Pero los intereses económicos dominaron la voluntad política, y Hawai siendo una colonia de los EE.UU. para los siguientes 60 años.
La anexión de Hawai aprovechó cinco de caña de azúcar de fabricación Empresas comúnmente conocidos como los Cinco Grandes: Alexander & Baldwin, Amfac (Factores de América), Castle & Cooke, C. Brewer, y Theo H. Davies. La mayoría de los fundadores de estas empresas eran misioneros que participaron activamente en el cabildeo para la anexión de las islas Hawai en 1898. Después de la toma de posesión, los cinco grandes manipulados gran poder político e influencia en lo que entonces se consideraba el "Territorio de Hawaii," hacerse con el control sin precedentes de la banca, el transporte y la importación en la cadena de islas. Las empresas sólo patrocinado republicanos blancos en el gobierno, la creación de una oligarquía que amenazaba a la fuerza de trabajo si votó en contra de sus intereses. Las prácticas ambientales de las empresas, por su parte, provocó la contaminación del aire y del agua y altera la biodiversidad de la tierra.
La presencia actual de las corporaciones químicas de cinco biotecnología en Hawai refleja el colonialismo político y económico de los cinco grandes en el siglo 20 - en particular porque Monsanto se ha convertido en el mayor empleador en Molokai.
"No hay ninguna diferencia entre los" Cinco Grandes ", que en realidad gobernó Hawaii en el pasado", dijo Walter Ritte. "Ahora es otro" Big Five ", y todas son compañías químicas. Así que es casi como si se trata de la misma cosa. Es como Dejavu. "
El aumento de hasta
En la apertura de la sesión legislativa de este año el 16 de enero, cientos de campesinos, estudiantes y residentes marcharon a la capital del estado para una reunión titulada "Idle No More:. Nosotros, el Pueblo" Allí, especialista agrícola y la soberanía alimentaria activista Vandana Shiva, que viajó de la India a Hawai para el evento, se dirigió a la multitud.
"Veo a Hawaii no como un lugar de donde vengo y la gente dice:" Monsanto es la mayor fuente de empleo ", pero la gente dice, 'esta tierra, la biodiversidad, el patrimonio cultural es nuestra mayor fuente de empleo'", dijo.
Al aludido, un gran obstáculo que enfrenta el movimiento anti-OGM es la percepción de que las corporaciones químicas proporcionar puestos de trabajo que de otra manera no podrían existir - un espectro económico que las empresas de caña de azúcar también ejerció en su beneficio. Anti-OGM organizadores son conscientes de lo arraigado este poder.

"Las cosas que estamos de pie contra son realmente la esencia del capitalismo", proclamó los derechos de Hawai activista Andre Pérez en el rally.
Dada la magnitud del enemigo, anti-OGM activistas están atacando el problema desde varios frentes, incluyendo la organización de la educación de masas, la defensa de la soberanía alimentaria no OGM y presionando para que las protecciones legislativas. Los organizadores consideran que la educación, en particular, como elemento fundamental para ganar esta batalla.
"Hawaii tiene la forma más barata de la democracia", dijo Anthony Daniel, un joven activista local y fundador de un negocio poi tradicional. "Aquí se puede educar a un millón de personas, y Monsanto está fuera."
Otros utilizan el arte para educar al público, tales como Hawaiian Prince rapero Hood, que arremete contra Monsanto en su canción "Di no a los OMG." Este movimiento es también educar a la comunidad a través de enseñan-ins y la distribución gratuita del libro recientemente publicado  F Futuro orrida Hawai: Información esencial sobre los OMG.
Hawaii ya ha tenido éxito en la protección de su comida tradicional de la ingeniería genética. Similar a la forma en que los cinco grandes sectores controlados por variables de la sociedad, las empresas de ingeniería de biotecnología están económicamente vinculadas al gobierno local, las escuelas y la universidad. Monsanto fondeo de la Escuela Superior de Agricultura Tropical y Recursos Humanos de la Universidad de Hawai. La universidad y el Centro de Investigación de Agricultura de Hawai comenzó el proceso de ingeniería genética taro en 2003 después de la universidad patentó tres de sus variedades. Una vez que esta información se hizo ampliamente conocida, incitó tumulto de objeciones por parte de la comunidad hawaiana. Taro tiene un significado espiritual en la cultura de las islas indígena, en el que es honrado como el primer antepasado de Hawai en la historia de la creación.
"Me sentí como si estuviéramos siendo violados por la comunidad científica", escribió en Ritte Frente Futuro de Hawai.  "Para la comunidad hawaiana, taro no es sólo una planta. Es un miembro de la familia.Es nuestro antepasado común Haloa '  .... Ellos no estaban satisfechos con sólo tomar nuestra tierra, y ahora querían tomar nuestro maná, nuestro espíritu también ". 
La protesta pública finalmente llevó a la universidad para dejar sus patentes.
Anti-OGM activistas esperan nuevos éxitos en la detención de la ingeniería genética en el alimento. En el actual período legislativo, hay cerca de una docena de proyectos de ley que empujan regulación de los OMG, el etiquetado y la prohibición de todos los productos transgénicos importados. Estas peleas por ordenando etiquetado de los OMG y la regulación en Hawaii puede parecer una cuestión remota, pero lo que sucede en estas islas aisladas es fundamental para los movimientos de la soberanía de la tierra en todo el mundo.
"Estos cinco grandes empresas químicas nos eligió para ser su centro", dijo Ritte. "Así que cualquier cosa que hagamos va a afectar a todos en el mundo".
Este artículo fue publicado en NationofChange en: http://www.nationofchange.org/struggle-reclaim-paradise-1365778092 . Todos los derechos son reservados.


david
 
Marqakuyki, wauqicha
 
 
David Bayer
P.O. BOX 139, Ica, Perú
Tel.: 51-56-506073 + (51) 956-0991 21 rdbayer@terra.com.pe
 

Oración a la Paz


William Ospina

 "Oración por la Paz" escrita por el poeta, novelista y ensayista colombiano, William Ospina, y leída en  la Plaza de Bolívar, en el acto central de la Movilización por la Paz y la Democracia, por la ex senadora Piedad Córdoba.

Hace 65 años se alza desde esta tribuna un clamor por la paz de Colombia. 65 años es el tiempo de una vida humana. Eso quiere decir que toda la vida hemos esperado la paz. Y la paz no ha llegado, y no conocemos su rostro.
 Es un pueblo muy paciente un pueblo que espera 65, 70, 100 años por la paz. Cien años de soledad. Un pueblo que trabaja, confía en Dios, que sueña con un futuro digno y feliz, porque, a pesar de lo que digan los sondeos frívolos, no vive un presente digno y no vive un presente feliz.
  Aquí no nos dan realidades, aquí se especializaron en darnos cifras. El pueblo tiene hambre pero las cifras dicen que hay abundancia, el pueblo padece más violencia pero las cifras dicen que todo mejora. El pueblo es desdichado pero las cifras dicen que es feliz.
 Ahora comprendemos que un pueblo no puede sentarse a esperar a que llegue la paz, que es necesario sembrar paz para que la paz florezca, que la paz es mucho más que una palabra.
  El verdadero nombre de la paz es dignidad de los ciudadanos, la confianza entre los ciudadanos, el afecto entre los ciudadanos. Y donde hay tanta desigualdad, y tanta discriminación, y tanto desprecio por el pueblo, no puede haber paz. Allí donde no hay empleo difícilmente puede haber paz. Allí donde no hay educación verdadera, respetuosa y generosa, qué difícil que haya paz. Allí donde la salud es negocio, ¿cómo puede haber paz? Donde se talan sin conciencia los bosques, no puede haber paz, porque los árboles, que todo lo dan y casi nada piden, que nos dan el agua y el aire, son los seres más pacíficos que existen.
 Donde los indígenas son acallados, donde son borradas sus culturas, donde es negada su memoria y su grandeza, ¿cómo puede haber paz? Donde los nietos de los esclavos todavía llegan con cadenas invisibles, todavía no son vistos como parte sagrada de la nación, ¿a qué podemos llamar paz?
 La paz parece una palabra pero en realidad es un mundo. Un mundo de respeto, de generosidad, de oportunidades para todos.
  Y hay que saber que lo que rompe primero la paz es el egoísmo.
 El egoísmo que se apodera de la tierra de todos para beneficio de unos cuantos, que se apodera de la ley de todos para hacer la riqueza de unos cuantos, que se apodera del futuro de todos para hacer la felicidad de unos cuantos. De ahí nacen las rebeliones violentas, y de ahí nacen los delitos y los crímenes.
  Hemos ido aprendiendo a saber qué es la paz... haciendo la suma de lo que nos falta.
 La paz es agua potable de todos los pueblos y agua pura en todos los manantiales. No hay paz con los ríos envenenados, con los bosques talados y con los niños enfermos por el agua que beben.
  La paz es trabajo digno para tantos brazos que quieren trabajar y a los que sólo se les ofrecen los salarios de sangre de la violencia y del crimen.
 La paz son pueblos bellos y ciudades armoniosas, que se parezcan a esta naturaleza.
 Porque las montañas, los ríos, las llanuras, las selvas y los mares de Colombia son la maravilla del mundo, y no hemos aprendido a habitarlas con respeto, a aprovecharlas con prudencia, a compartirlas con generosidad.
  Porque la idea de generosidad que tienen muchos grandes dueños de la tierra tiene un solo nombre: alambre de púas. Esa idea medieval de tener mucha tierra, mientras las muchedumbres se hacinan en barriadas de miseria.
  Pero es que la paz verdadera exige no sólo un pueblo respetado y grande y digno sino una dirigencia verdadera. Y no es una gran dirigencia la que se esfuerza veinte años por que le aprueben un Tratado de Libre Comercio, y cuando le aprueban el Tratado la sorprenden con un país sin carreteras y sin puertos, con una agricultura empobrecida, con una industria en crisis, confiando sólo en vender la tierra desnuda con sus metales sus minerales para que la exploten a su antojo las grandes multinacionales. Ahí no sólo falta generosidad sino inteligencia, ahí faltan grandeza y orgullo.
  En cualquier país del mundo un tratado de libre comercio se negocia poniendo como primera prioridad qué necesitan y qué consumen los propios nacionales. ¿Por qué  tiene que ser la prioridad poner oro en las mesas de otros antes que poner alimentos en nuestras propias mesas?
 Hoy el mundo se ha lanzado a un obsceno carnaval del consumo. Pero esos países que divinizan el consumo, como los Estados Unidos y Europa, por lo menos ha tenido la prudencia de garantizarles primero a sus pueblos agua limpia, vivienda digna, educación seria y gratuita, salud para todos, trabajo y salarios decentes, una economía que se esfuerza por ofrecer empleo de calidad, que no llama trabajo como aquí al rebusque desesperado, ni a la mendicidad, ni al tráfico violento de todas las cosas.
 Si por lo menos cumpliéramos con brindar a los ciudadanos las prioridades básicas de una vida digna, no sería tan absurdo que nos predicaran ese evangelio loco del consumo, pero aun así tenemos que pensar con responsabilidad en el planeta, para el que ese consumo indiscriminado es una amenaza. Tenemos climas frágiles porque tenemos ecosistemas ricos y preciosos, que producen  agua y oxígeno para el mundo entero.
  Colombia es un país de tierras bellísimas y de climas benévolos, esto no es Europa ni los Estados Unidos, donde el clima exige millones de cosas, aquí podemos vivir una vida sencilla en un paisaje maravilloso, aquí no habría que refugiarse en ciudades malsanas y estridentes, el país es de verdad La Casa Grande. ¿Qué nos impide esa felicidad? La desigualdad y la violencia. La codicia que pasa por encima de todo.
 La naturaleza no es una mera bodega de recursos sino un templo de la vida. Pero una lectura equivocada del país y una manera mezquina de administrarlo han convertido este templo de la vida en una casa de la muerte.
  Hace 65 años Gaitán clamaba aquí por la paz. Sus enemigos no sólo lo mataron sino que llevaron al país a una guerra, a una violencia que acabó con 300.000 personas. El país entero entró en una orgía de sangre.
  Y perdimos el sentido de humanidad, y casi nos acostumbramos al horror, y dejamos de
estremecernos con la muerte. El tabú de matar se perdió, Colombia se volvió tolerante con el crimen, y en el último medio siglo es posible que por falta de paz y de solidaridad haya muerto en Colombia otro medio millón de personas.
  Y cada día que tardan en firmar un acuerdo el gobierno y las guerrillas, más muertes de todos los bandos, más víctimas se suman a esta lista. Porque no es sólo el conflicto en los campos: bajo la sombra de ese conflicto prosperan las guerras de supervivencia en las ciudades, la violencia de las mafias, el delito, el crimen, la violencia intrafamiliar, el desamparo, la ignorancia.
  Pero es que lo único que detiene a la mano homicida es sentir que lo que hace a su víctima se lo está haciendo a sí mismo. Lo único que detiene esa mano es la compasión y para que haya compasión hay que sentir al otro como a un hermano, como a un milagro de la vida, efímero, precioso, irrepetible. Si no sentimos eso no sentimos nada.
 Sin ese respeto profundo por los otros nadie siente verdadero amor por sí mismo.
  Pero para que haya ese afecto profundo por los conciudadanos hay que haber sido educados en la generosidad, abajo unas instituciones generosas, hay que haber sido querido. Al que no es valorado en su infancia, respetado, apreciado, ¿cómo pedirle que quiera, que respete, que valore a los otros?
  Por eso es tan ciega la sociedad que no da nada y en cambio pide todo. Que da adversidad, obstáculos, discriminación, pero pide a los ciudadanos que se comporten como si no hubieran sido educados por Sócrates o por Francisco de Asís. El estado se volvió irresponsable, los ciudadanos le perdieron el respeto al estado, y el estado les perdió el respeto a los ciudadanos. En ningún país se exigen tantos trámites para cualquier cosa. Y el que está en desventaja es el que no tiene recursos para sobornar, para abreviar los trámites, para correr con éxito de oficina en oficina. Con mucha frecuencia el estado no facilita la vida sino que es un estorbo para las cosas más elementales.
 Las cárceles están llenas de seres que no recibieron nada, que fueron educados en la dureza y en la precariedad, y a los que la sociedad les exige lo que nunca les dio. Porque aquí sólo les exigimos respeto a los que nunca fueron respetados.
  Es necesario gritar que nuestro pueblo no es un pueblo malo sino un pueblo maltratado. Y todavía a ese pueblo maltratado y admirable vamos a pedirle, aunque no tenemos derecho a hacerlo, vamos a pedirle que nos dé un ejemplo de su espíritu superior; vamos a pedirle que, a cambio de un acuerdo esperanzador entre los guerreros, sea capaz de perdonar.
  No hay ceremonia más difícil y más necesaria que la ceremonia del perdón. Pero es el
pueblo el que tiene que perdonar: no la dirigencia mezquina ni la guerrilla que tomó las armas contra ella. Y sin embargo todos tendremos que participar, humilde y fraternalmente, en la ceremonia del perdón, si con ello abrimos las puertas a un país distinto, más generoso, que deponga las armas fratricidas, que abandone los odios y que construya un futuro digno para todos, pero sobre todo un futuro de dignidad para los que siempre fueron postergados.
  Desde hace 65 años pedimos la paz, suplicamos la paz, esperamos la paz. Hoy ya no podemos pedirla ni suplicarla ni esperarla. Si se logra un acuerdo entre el gobierno y las guerrillas, tenemos que construir la paz entre todos, la paz con una ley justa, la paz con una democracia sin trampas, la paz con un afecto real en los corazones, la paz con verdadera generosidad. Y la única condición para que esa paz se construya es que no maten la protesta, que no aniquilen la rebeldía pacífica, que dejen florecer las ideas, que permitan a este país grande y paciente ser dueño de sí mismo y de su futuro.
  Esa paz que construiremos será un bálsamo sobre esos miles de muertos que se fueron del mundo sin amor, a veces sin dolientes, a veces sin un nombre siquiera sobre su tumba.
  Entonces sabremos que la paz no es sólo una palabra, que la paz es convivencia respetuosa, prosperidad general, justicia verdadera, campos cultivados, empresas provechosas, bosques y selvas protegidos, ríos que tenemos que limpiar y manantiales a los que tenemos que devolver su pureza.
  Y que otra vez haya venados en la Sabana y bagres sanos en el río, que salvemos la mayor variedad de aves del mundo, que vuelen mariposas de Mauricio Babilonia, y que los caballos de Aurelio Arturo vuelvan a estremecer la tierra con su casco de bronce, y que haya hombres y mujeres pescando de noche en la piragua de Guillermo Cubillos, y que el viajero que encontremos por los campos a la luz de la luna no nos produzca terror sino alegría.
  Que haya cantos indios por las sabanas de Colombia, y arrullos negros en los litorales, y que las armas se fundan o se oxiden, y que haya carreteras y puertos, y barcos y trenes que nos lleven a México y a Buenos Aires, y que nuestros jóvenes tengan amigos en todo el continente, y que sólo una industria se haga innecesaria y necesite ayuda para cambiar su producción: la industria de las chapas y los cerrojos y los candados y las rejas de seguridad, porque habremos logrado que cada quien tenga lo necesario y pueda confiar en los otros.
  Porque la paz se funda en la confianza y en la sencillez, y en cambio la discordia necesita mil rejas y mil trampas y mil códigos. Aquí, por todas partes, están los brazos que van a construir ese país nuevo, los pies que van a recorrerlo, los cerebros que van a pensarlo, y los labios del pueblo que lo van a cantar sin descanso.
  Que hasta los que hoy son enemigos de la paz se alegren cuando vean su rostro.
  Que llegue la hora de la paz, y que todos sepamos merecerla.

Red Familia Semillas, Caquetá - Colombia


UNA ESTRATEGIA PARA FORTALECER LA SOBERANÍA ALIMENTARIA EN EL  SUR DEL CAQUETA


La Vicaria del Sur (Diócesis de Florencia) hace 25 años acompaña a comunidades rurales del Sur del departamento del Caquetá en el mejoramiento de sus condiciones de vida. Una de las estrategias que ha desarrollado, es el apoyo a familias campesinas, que quieren mejorar sus fincas, con sistemas apropiados al ecosistema amazónico. 

Resultado de este acompañamiento, surge de los campesinos la iniciativa de recuperar, conservar y propagar semillas criollas, que hagan sostenible su medio de vida, como lo afirman los mismos  campesinos:
-           “En nuestras comunidades la crisis alimentaria es cada vez más preocupante,  porque nos dedicamos al cultivo de la hoja de coca y  a la ganadería,  y no volvimos a  sembrar alimentos,”
-           “de manera acelerada  perdimos la capacidad productiva de la finca,  lo que necesitamos para nuestro sustento”,
-          “Es urgente y necesario pensar en la vida de nuestras familias, en la de nuestros hijos;  las semillas nos pueden garantizar la  vida  para nosotros,  y para las demás personas de la región.”

Esta iniciativa se formaliza en el 2006 con la creación de la escuela de conservacionistas de semillas criollas,  en el municipio de San José del Fragua, a la que se vinculan inicialmente  16 familias campesinas; actualmente hay 97 familias que implementan  la siembra conservación y distribución de 33 especies  de semillas nativas/naturalizadas, lo que les ha permitido:

-Mejorar su alimentación y comercializar 10 productos constantemente en los mercados campesinos:  plátano, yuca, panela, miel, semillas criollas, huevos de campo, carne de pollo, torta de bore, de píldoro,  de ahuyama,  gallinas de campo.

-Recuperar, conservar y distribuir 9 especies de semillas nativas/criollas en su municipio y en otros municipios del sur del Caquetá:   cilantro cimarrón, cilantro de castilla, cebolla blanca, frijol rojo,  durante todo el año, frijol cacho de venado, tomate riñón, pepino  alchucha, ahuyama pequeña, zuzuca.

- Implementar semillas naturalizadas como; fríjol calima,  pepino cohombro y  arracacha. Canabalia, mucuna, bore, piña india,  plátano sp, yuca sp, maíz blanco y amarillo, Arroz  sp.

Recuperar, conservar y distribuir semillas criollas, mejorar las condiciones de vida, proteger el ecosistema amazónico es  tener   soberanía alimentaria,  sueño que persiguen todas y todos los vinculados/as a este proceso, es la construcción continua de una nueva vida.    Lograr estas  transformaciones, no es un proceso rápido, es lento,  deben resolverse las dificultades impuestas por la cultura, las políticas estatales, las diferencias sociales y educativas, la desigualdad y la inequidad de género, la injusticia, las reglas y normas de socialización, que por estar presentes día a día en la sociedad, llegan a ser vistas como normales o inherentes al ser social.

En suma: el proceso conservacionistas de semillas nativas,  no solo busca recuperar la semilla material sino que es el pretexto para el logro de  la organización, la concientización  familiar y   comunitaria,  la producción de alimentos sanos en la finca y en la comunidad,  para  generar agricultura sana,  exigir el derecho a  un ambiente limpio, a una alimentación balanceada,  para conservar la biodiversidad y  propagar la semilla del evangelio.

esperamos hacer parte de su red y queremos saber que hacer para ser mas participativos y estar en contacto con ustedes