Denuncia UNES en Salvador contra presión de Monsanto


DENUNCIAMOS IMPOSICIONES INSUSTENTABLES DE LA EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS PARA NUESTRA SOBERANÍA ALIMENTARIA.
26 DE Junio  del 2014.
Hace un año se inició un proceso de compras de semillas a productores nacionales, (92%), esta decisión  representó  avances en materia de autosuficiencia alimentaria observados durante la gestión gubernamental 2009-2014. Lastimosamente para este año, esta iniciativa se ha visto amenazada por la actitud de presión de la MONSANTO a través de la Embajada de Estados Unidos.
El gobierno de EEUU aún no está conforme con eso, porque no se hace dentro del marco del convenio CAFTA DR (TLC QUE HACE CENTROAMÉRICA Y R DOMINICANA CON LOS EEUU), éste, prácticamente le asegura a MONSANTO y sus filiales, todo el pastel y no una sola porción. Por esta razón, a la embajadora de los EEUU, le han dado línea de insistir en que, la compra de semillas, se haga bajo ese nefasto acuerdo, para asegurar que siempre se le compre a los EEUU (alias Monsanto) los productos de toda la cadena de insumos agrícolas.
En la actualidad, 10 empresas transnacionales controlan el 67% del mercado mundial de semillas, y dentro de éstas, dos empresas norteamericanas (Monsanto y DuPont) y una empresa suiza (Syngenta), concentran el 47% del mercado mundial. Monsanto sigue una estrategia de apropiarse del mercado de semillas y por eso constituye una estrategia gubernamental de los EEUU, en cuanto como país, se muestre debilidad dejándose imponer sus semillas.
Quien domina el mercado de semillas, domina el comercio agrícola.
La estrategia de Monsanto avalada y defendida por el gobierno de EEUU es apoderarse del mercado agrícola,  primero vendiendo sus semillas y agrotóxicos que va creando dependencia de los agricultores y del país no solamente de las semillas sino de toda la cadena  agroalimentaria, estamos hablando de mucho más del monto del Fomilenio II.
El Fomilenio II es una estrategia de apoyo directo, con infraestructura y muchas otras facilidades, incluyendo los Asocio Público Privados, a los grandes empresarios, nacionales y transnacionales, para que hagan sus proyectos en la costa salvadoreña en contra de los intereses de la gente pobre y de los bienes naturales de esa zona, de los cuales, esa población dependen para su subsistencia.
Las semillas de Monsanto son transgénicas o híbridas envenenadas, que no se pueden reproducir ni por accidente, (por viento que arrastre polen de las plantas que nacen de sus semillas y contamine a otras plantas vecinas) porque la Monsanto reclama el pago, por derechos de patente, de todo nuevo cultivo derivado de sus semillas originales. En la siguiente cosecha los agricultores no pueden reproducir esas semillas derivadas de ese cultivo o porque son estériles o porque deben pagar nuevamente a Monsanto el reusó de tales semillas derivadas, por derechos de patente, de tal forma que el agricultor está obligado a seguir comprando a Monsanto, todos los productos agrícolas por siempre. Esto ha sido causa de suicidios, de miles y miles de agricultores,  en el planeta principalmente en los países del sur global, que ya no pueden seguir costeando su producción con Monsanto y por haber perdido sus semillas nativas.

Por estas razones pedimos al Estado salvadoreño que diga NO A MONSANTO, NO AL FOMILENIO II, NO AL TLC CON EEUU Y NO A LOS PAQUETES AGRÍCOLAS ENVENENADOS y por el contrario defienda la soberanía alimentaria  En El Salvador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes