INTEGRIDAD CIENTÍFICA: EL PRÓXIMO CAMPO DE BATALLA PARA LOS DERECHOS HUMANOS

Por la Dra. Hilal Elver y Melissa Shapiro
Cuando pensamos en los derechos humanos, pensamos en libertades personales y protecciones fundamentales para nuestras formas de vida, incluida nuestra religión, nuestra expresión política, nuestros medios de vida. Pero ¿qué pasa con la ciencia?

The Hill, 29 de marzo de 2019
https://thehill.com/opinion/energy-environment/436467-scientific-integrity-the-next-battleground-for-human-rights

Cuando pensamos en los derechos humanos, pensamos en libertades personales y protecciones fundamentales para nuestras formas de vida, incluida nuestra religión, nuestra expresión política, nuestros medios de vida. Pero ¿qué pasa con la ciencia? De todos modos, el derecho a disfrutar de los beneficios del progreso científico es un derecho humano independiente, sin mencionar la importancia de los avances científicos para garantizar los derechos humanos a la vida, la salud, la alimentación adecuada, el agua y el aire.

Nuestra capacidad para llevar a cabo y aplicar la ciencia innovadora nos acerca más a disfrutar de los derechos humanos a los que tenemos derecho. Lo que plantea la pregunta: ¿por qué estamos dispuestos a quedarnos de brazos cruzados cuando la integridad científica es atacada de forma persistente e insidiosa ante nuestros ojos?

Si no cree que estos ataques estén ocurriendo, solo refiérase a las últimas revelaciones de cómo los lazos entre la administración de Trump y los ejecutivos de la industria han hecho que el gobierno "reconsidere" la forma en que evalúa la amenaza de los pesticidas. Y la ciencia está perdiendo. El Servicio de Pesca y Vida Silvestre no solo no recomienda que se prohíban los pesticidas clorpirifos y malatión, a pesar de que la evidencia científica sugiere sus peligrosos impactos en los animales y las plantas, sino que ingresa a cualquier ferretería en la que se encuentre el "Roundup", un herbicida basado en glifosato. En los estantes, listos para su compra. Hasta el día de hoy, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos continúa manteniendo su posición de que el glifosato no es probable que sea carcinógeno.

Esta determinación está directamente en desacuerdo con la clasificación "probablemente carcinógena" del glifosato por parte de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud. También está en desacuerdo con las posiciones de otros países que se han manifestado en contra del glifosato y han adoptado medidas basadas en los descubrimientos científicos de IARC para proteger la salud y el bienestar de sus poblaciones.

La UE, Francia, Italia y Alemania han introducido varias restricciones en el uso de pesticidas, y Suiza lanzó recientemente un referéndum para prohibir el uso de pesticidas sintéticos, incluido el glifosato. Sin embargo, la venta continuada del glifosato potencialmente carcinogénico, cuyos vestigios se han encontrado en los cereales y productos de avena consumidos por los niños, así como en la muestra de cerveza y vino, es uno de los ejemplos más flagrantes de represión científica y manipulación corporativa en el país. Estados Unidos.

Durante el año pasado, el público estadounidense ha demostrado no solo ser consciente de los riesgos del glifosato, sino que está decidido a tomar las armas en la batalla en curso. Primero, en agosto de 2018, un jurado de colegas otorgó a DeWayne Johnson, ex jardinero de la escuela, 78 millones dólares en daños y perjuicios en una decisión histórica que determinó que Monsanto (el entonces propietario de Roundup, basado en glifosato) no advirtió a Johnson sobre los riesgos para la salud de exposición.

Luego, nuevamente, un jurado federal otorgó 80 millones de dólares en daños a un usuario habitual de Roundup, Edwin Hardeman, después de descubrir que el popular herbicida era un "factor importante" para causar su cáncer. Desafortunadamente, estas pequeñas victorias individualizadas no serán suficientes para ganar la guerra contra los productos a base de glifosato.

Antes del fallo del jurado a favor de Hardeman, el juez federal que preside anunció una moratoria de las discusiones sobre la influencia de Monsanto en los reguladores gubernamentales y la investigación del cáncer, amenazando con imponer sanciones contra el abogado del demandante por presentar denuncias sobre la influencia indebida de Monsanto. Este movimiento fue extraordinario, si no sin precedentes. Pero fue solo otro ejemplo de cómo los científicos fueron silenciados por cuestionar el peligro del glifosato. La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAAS, por sus siglas en inglés) recientemente se encogió ante los intereses comerciales que amenazan con el derecho a disfrutar de los beneficios del progreso científico que la AAAS afirma promover.

A principios de febrero, la AAAS emitió un comunicado de prensa, anunciando su decisión de retirar el premio de la AAAS 2019, destinado a los investigadores de salud humana y críticos abiertos del glifosato, el Dr. Sarath Gunatilake y Channa Jayasumana, Ph.D., por su trabajo para vincular el exposición del glifosato a una enfermedad renal crónica de etiología desconocida (CKDu, por sus siglas en inglés) en agricultores de Sri Lanka. La decisión inicial de AAAS de nombrar a Gunatilake y Jayasumana como ganadores del premio no se basó en un descubrimiento científico en particular, sino en el reconocimiento de las "amenazas de muerte y reclamaciones de mala conducta científica" que los dos investigadores habían soportado mientras buscaban respuestas. Después de felicitar inicialmente a los ganadores de los premios seleccionados por su "rigor científico, persistencia profesional y aceptación del riesgo personal", la AAAS anunció que estaba reevaluando la decisión. La revocación del premio AAAS, probablemente debido a las presiones de la industria, solo se suma a la narrativa en curso que rodea al glifosato y al despido de aquellos que intentan denunciarlo.

Y lo que es más importante, estos eventos forman parte de la mayor atmósfera de lucha contra la ciencia que está prosperando en el escenario político actual, especialmente con respecto al cambio climático. Por cada nuevo cuerpo de evidencia científica que confirma los impactos muy reales del cambio climático, la administración de Trump ha duplicado su negación, tratando de desacreditar a toda costa la legitimidad de la ciencia subyacente.

La Casa Blanca continúa impulsando sus planes para establecer un panel presidencial encargado de desmentir la conclusión extraída por los organismos militares y de inteligencia de los Estados Unidos: que el cambio climático impulsado por los seres humanos plantea riesgos importantes para la seguridad nacional. La campaña para crear este panel junto con la probable designación de un conocido negador del cambio climático, William Happer, para dirigir el panel, fue comparada recientemente con la lanzada por Joseph Stalin por dos expertos ambientales. Como mínimo, marca el último, pero ciertamente no el último, ataque a la integridad científica por parte de la administración Trump.

Si valoramos el progreso científico y los beneficios que la ciencia nos otorga a todos (innovación que respalda el agua y el aire limpio, alimentos nutritivos y abundantes, remedios y medicamentos preventivos para la enfermedad), debemos comenzar a prestar atención a estos ataques. No podemos dar por sentado la ciencia y no podemos apoyar el nombramiento de funcionarios del gobierno que estén dispuestos a ceder ante las presiones de la industria a expensas de la salud pública y ambiental. El hecho de que tengamos derecho a disfrutar de los beneficios del progreso científico no significa que no podamos perder ese derecho. Y sin integridad científica, nuestros derechos humanos están comprometidos.

La Dra. Hilal Elver es la actual Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, distinguida miembro global del Centro de Leyes y Políticas Alimentarias de la Escuela de Derecho de la UCLA y profesora investigadora de la UC Santa Bárbara. Síguela en Twitter en @hilalelver.

Melissa Shapiro es consultora del relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación y ex abogada asesora de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

RALLT.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Sesión sobre cultivos transgénicos defiende que Comunidades Autónomas (de España) apliquen apliquen política propia

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes