martes, 17 de julio de 2012

Emergencia Alimentaria, Social y Ambiental en Tolima, Colombia


EMERGENCIA ALIMENTARIA, SOCIAL Y AMBIENTAL EN EL TERRITORIO PIJAO DEL SUR DEL TOLIMA.

Julio de 2012

Los llanos de Coyaima y Natagaima son parte del territorio construido por el pueblo Pijao. La conquista de la Nueva Granada cesó con la derrota de estas comunidades indígenas, dando paso de la conquista a la colonia, el inicio de la muerte lenta del territorio y el nacimiento de un gran desierto, que se extiende con la mirada complaciente de autoridades ambientales, administrativas y políticas del gobierno departamental y nacional.

La fuerte transformación del paisaje vivida desde los años 30 con la destrucción de bosques naturales e implantación de cultivos comerciales, ha desestabilizado ostensiblemente el clima, incrementando los períodos de sequía. Puntos críticos han sido los fenómenos del Niño vividos en 1994, 1998 y 2002 que provocaron serias consecuencias.

La mayoría de los habitantes de Coyaima, Natagaima y Ortega son indígenas. Hoy, estas comunidades nuevamente enfrentan otra fuerte sequía; proceso local, que en el marco del cambio climático global amenaza la supervivencia y permanencia de los Pijao en el territorio. Desde el mes de abril, del presente año, se vienen secando los cultivos, se disminuyeron las fuentes de agua hasta el agotamiento de varias de ellas. Decenas de animales ya han muerto por falta de agua y alimento.

Una de las primeras consecuencias de esta sequía es la pérdida de las cosechas del primer semestre de 2012, lo que genera desde ya una hambruna generalizada que amenaza la supervivencia de miles de habitantes de este territorio, sino se realizan acciones pertinentes. Esta problemática ambiental puede significar la salida de miles de personas del territorio, incluso de manera definitiva. La falta de agua representa la pérdida de los pocos bienes de las familias indígenas y campesinas. Las semillas tradicionales, constituyen una de las pérdidas más sensibles, al igual que los animales criollos, la cosecha de productos para la alimentación y las casas que se deterioran por la intensidad del viento y sol tan fuertes.

Las observaciones de los sabios locales pronostican la intensificación del verano. Los temidos vientos de Agosto ya se están presentando desde finales de Junio y se teme que continúe con mayor rigor hasta Septiembre o incluso se repita una sequía similar a la que se registró a inicios de los años 90.

En los boletines e informes del IDEAM, las proyecciones en materia de clima para la región (Tolima y Huila) muestran que se continuaría con condiciones deficitarias de precipitación e incremento (en algunos casos) de la temperatura máxima y la velocidad del viento para los próximos tres meses. Esta condición podría intensificarse y hacerse mucho más crítica, de consolidarse la fase cálida (Fenómeno El Niño) de la Oscilación del Sur (ENSO) durante el tercer y cuarto trimestre del presente año. El Informe No. 193 del 11 de julio de 2012 mantiene la “ALERTA ROJA debido a las condiciones de reducción significativa de las lluvias en los Santanderes, Cundinamarca, Boyacá, Huila, Tolima, Valle del Cauca, Cauca y Nariño, y de acuerdo con las tendencias meteorológicas para los próximos días, se espera tiempo seco en gran parte del país y déficit de lluvias en las regiones antes mencionadas”.

Las comunidades indígenas y campesinas de este extenso territorio, consideran que:

1.      La situación ambiental del territorio está casi en un punto de no retorno. Pese a que se construirá el distrito de riego a gran escala del Triángulo del Tolima, las condiciones de los ecosistemas son tan delicadas que requiere tomar medidas inmediatas que garanticen la permanencia y calidad de vida digna de las comunidades, dado que el distrito no empezará a funcionar sino hasta el 2015. En  este tiempo muchas familias perderán sus pequeñas parcelas, dada la presión por la sequía y la oferta de compra de tierras sin control que existe actualmente.
2.      Cerca de 25.000 personas localizadas en la zona rural de Natagaima y Coyaima están siendo vulneradas en su derecho al agua y al alimento. Los niños, ancianos y mujeres cabezas de familia son especialmente débiles y se observa desde ya el hambre y las enfermedades.

Teniendo en cuenta lo anterior, se solicita a gobiernos locales, departamentales y nacionales lo siguiente:

1.      Adopción de un plan de atención inmediata basado en un diagnóstico rápido que se realice con las propias comunidades y sus organizaciones, con el objeto de atender prioritariamente la situación de escasez de agua, alimento y los problemas de salud que ya se vienen presentando.
2.      Mejorar las condiciones de las familias en la zona de ejecución e influencia del distrito de Riego Triángulo del Tolima. Tal como lo dijo el Ministro Restrepo Salazar: la viabilidad de esta obra depende de la inversión en la calidad de vida de las personas que allí viven. Esto debe hacerse no solo a la luz del Plan de Manejo Ambiental de la obra y su Plan de Gestión Social, sino de una inversión directa en la zona.
3.      Decretar la protección de predios de las familias indígenas que no hacen parte de los resguardos y que tienen precarias formas de legalidad. Existe en este momento mayor presión por parte de actores económicos externos por comprar tierras y tal situación recae sobre predios que ancestralmente tienen las familias indígenas. El desespero es un aliado de los acaparadores de tierra, que juega en contra de las familias.
4.      Atender de manera inmediata el acceso al agua mediante mejoramiento de aljibes, jagüeyes, compra de motobombas, disposición de filtros para el agua de consumo y protección de manantiales naturales.
5.      Evaluar las pérdidas económicas de todas las familias y solicitar refinanciación o condonación de deudas.
6.      Apoyar directamente el restablecimiento de los huertos tradicionales a las familias más pobres y vulnerables.
7.      Desarrollar planes de restauración de los ecosistemas nativos del territorio Pijao bajo el liderazgo de las comunidades, desde una perspectiva de armonía con la naturaleza y con las  culturas ancestrales y tradicionales, con el apoyo integral del Gobierno Nacional, regional y local.
8.      Construir un Sistema de alertas tempranas (SATC) manejado por las comunidades Pijao, con un plan de sostenibilidad, como una estrategia de prevención que brinde herramientas y formación en las comunidades, para el levantamiento de información  hidrológica, climatológica, susceptibilidad a incendios, remoción en masa, degradación de microcuencas, contaminación hídrica, escasez de agua, problemas en las huertas para la alimentación de las familias,  problemas en la salud, entre otros,  que permita detectar a tiempo un cambio en las condiciones de vida, tomar las decisiones pertinentes, implementarlas y hacerles seguimiento y evaluación. El SATC debe tener el acompañamiento activo y efectivo de las instituciones del orden nacional, regional y local conexas a las temáticas del interés común sujeto de observación.
9.      Generar un encuentro de emergencia interinstitucional, a todo nivel (local, departamental y nacional), junto con las organizaciones indígenas y campesinas, con el objeto de implementar acciones asistenciales de emergencia, en el corto plazo, y acciones estratégicas, de largo plazo, que permitan construir políticas públicas que garanticen la PERMANENCIA Y MEJORAMIENTO DE LA CALIDAD DE VIDA DE LAS COMUNIDADES INDIGENAS QUE ANCESTRALMENTE HABITAN ESTE TERRITORIO.

Dado en Julio de 2012 en el Territorio Pijao.

Firman:

Consejo Regional Indígena del Tolima CRIT
Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima ACIT
Federación Indígena de Cabildos del Tolima FICAT
Asociación para el Futuro con Manos de Mujer ASFUMUJER
Grupo Semillas
Comité Ambiental del Tolima, en defensa de la Vida.
Colectivo Análisis Territorial Región Central
Colectivo Alternativa
Fundación Kasa Kultural del Tolima
Antitaurino del Tolima
Ecoaldea La Arcadia
Conciencia Campesina
Conservación Natural