Masacre del maíz en México

Grupo ETC
Boletín de prensa
Jueves, 15 de Noviembre 2012
www.etcgroup.org

 
Masacre del maíz mexicano:
Transnacionales preparan asalto a uno de los cultivos alimentarios más
importantes del mundo
 
Los gigantes de los agronegocios Monsanto, DuPont y Dow, están conspirando
para realizar uno de los mayores golpes de la historia contra un cultivo
alimentario de importancia global. En las próximas dos semanas, el gobierno
saliente de Felipe Calderón podría aprobar las solicitudes de esas empresas
para plantar un área enorme de maíz transgénico en México. Este “regalo de
despedida” para las empresas sería una puñalada en el corazón del centro de
origen y diversidad del maíz. Las consecuencias serán graves –y globales.
Ante la aprobación en ciernes, los movimientos y organizaciones de la
sociedad civil exigen que se ponga un alto total al maíz transgénico en
México. La Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) de
México, emitió una fuerte declaración demandando al gobierno revocar todos
los permisos de siembra y cancelar todas las siembras experimentales de maíz
transgénico en el país.[1]  El Grupo ETC se suma a estas demandas y llama a
la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la
Agricultura) y al CDB (Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad
Biológica), como los organismos mandatados por la comunidad internacional
para apoyar la seguridad alimentaria y proteger la diversidad biológica, a
tomar acción inmediata para evitar el desastre.
 
La indignación y el estado de emergencia recorre la sociedad mexicana luego
de conocer que las dos empresas semilleras más grandes del mundo, Monsanto y
DuPont –(cuya filial mexicana se conoce como Pioneer Hi-Bred o PHI México),
así como Dow Agrosciences (8ª empresa semillera en el ranking global)
solicitaron al gobierno plantar cerca de 2 millones 500 mil  hectáreas de
maíz transgénico en México.[2]  El área solicitada es tan grande que rebasa
la superficie de países enteros: por ejemplo es más grande que todo El
Salvador. Los científicos han identificado miles de variedades campesinas
originadas en México, lo que lo convierte en el repositorio global de la
diversidad genética del maíz. Si se aprobaran estas solicitudes de las
trasnacionales, sería la primera liberación masiva y a escala comercial de
transgénicos que afectará directamente un cultivo alimentario global en su
centro de origen.
 
“Si el gobierno de México permite este crimen de significado histórico, los
transgénicos llegarán rápidamente a las tortillas y a la comida cotidiana de
toda la población mexicana ya que el maíz de los estados solicitados provee
mayoritariamente a las ciudades. Además, la contaminación genética de las
variedades campesinas será inevitable. Se trata de un daño gravísimo a más
de 7000 años de trabajo indígena y campesino que creó el maíz –uno de los
tres cultivos más difundidos de la alimentación mundial” dijo Verónica Villa
del Grupo ETC en México. “Por si fuera poco, las empresas quieren plantar el
maíz tolerante a herbicidas de Monsanto [Mon603] en más de 1,400,000
hectáreas. Este es el mismo tipo de maíz que ha producido cáncer en ratas
según un estudio científico revisado y publicado recientemente.”[3]
 
Los campesinos y población rural de América Latina, de Asia y África estarán
entre los más afectados, ya que el maíz se ha convertido en una de las
principales fuentes de subsistencia en muchos países, y la diversidad del
grano es lo que permite adaptarlo a condiciones locales y enfrentar los
desafíos del cambio climático. Además de México, los países surafricanos
Lesotho, Zambia y Malawi tienen el porcentaje de consumo de maíz per cápita
más alto del mundo.[4]
 
El gobierno mexicano insiste en que las áreas solicitadas en el Norte de
México, no son parte del “centro de origen” del maíz, porque no han
encontrado variedades campesinas allí. Pero esto no es verdad, se han
recolectado variedades campesinas en esos estados, aunque en menor cantidad
que en estados más al Sur. Varios científicos y hasta la propia Comisión
Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) estima que
todo el territorio mexicano debe ser considerado centro de origen del
maíz.[5]    Según un informe nuevo del Centro de Estudios para el Cambio en
el Campo Mexicano (Ceccam), el mapa de centros de origen publicado
recientemente por el gobierno no es científicamente  correcto y fue diseñado
para justificar las plantaciones de maíz transgénico de las
transnacionales.[6]
 
Las plantaciones a escala comercial (y las siguientes resiembras) de maíz
transgénico contaminarán las variedades campesinas mucho más allá del área
de plante, tanto a través del polen transgénico llevado por el viento e
insectos, como por la mezcla en los silos y el escape accidental de los
camiones de transporte a granel que llevan maíz a todas partes de México.
Los científicos de la UCCS y otros señalan que los impactos negativos de la
contaminación transgénica sobre las variedades campesinas “podrían ser
irreversibles y progresivos, debido a la acumulación paulatina de transgenes
en este germoplasma”, llevando a una erosión de la biodiversidad.[7]
 
Cientos de agrónomos y otros científicos mexicanos, así como organizaciones
de campesinos, agricultores y consumidores, han expresado su oposición a la
siembra de transgénicos, pero la administración de Felipe Calderón, que
terminará este primero de diciembre, no tiene nada que perder en su recta
final y se espera que acceda a las solicitudes de las empresas.

Si se autorizan las siembras, los agricultores del maíz podrían encontrarse
“violando” las patentes sobre maíz transgénico sin saberlo, es decir, sus
parcelas podrían contaminarse inadvertidamente y Monsanto podrá acusarlos de
“usar genes patentados” sin pagar por ellos, obligándolos a compensar a los
dueños de las patentes, como ya ha ocurrido en cientos de casos en Estados
Unidos y Canadá. 

“Sería una injusticia monumental para los creadores del maíz, —uno de los
alimentos primordiales de la humanidad— que les obligaran a pagar regalías a
corporaciones trasnacionales, que son explotadoras de ese conocimiento
ancestral”, dijo Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo
ETC.  

En 1999, la Comisión Nacional de Bioseguridad Agrícola de México estableció
una moratoria sobre las pruebas de maíz y su siembra comercial debido a la
situación única de México como centro de origen y diversidad genética del
maíz. El gobierno de Calderón rompió arbitrariamente la moratoria en 2009
aunque las condiciones que la motivaron prevalecen. Desde entonces la nueva
comisión (CIBIOGEM) ha autorizado 177 pruebas de maíz transgénico a cuatro
empresas trasnacionales (Dow Agrosciences, DuPont, Monsanto y Syngenta). Las
pruebas en campo han sido criticadas por su falta de rigor en bioseguridad,
pues ni siquiera cumplen con lo estipulado por la débil ley de bioseguridad
de México. 

Silvia Ribeiro argumenta: “Las consultas públicas han sido una farsa, puesto
que las pruebas fueron autorizadas sin tomar en cuenta las críticas
fundamentadas, incluso aunque representaran la mayoría de los comentarios
enviados. Muchas de las críticas y comentarios las hicieron conocidos
agrónomos y otros científicos. Como si no bastara, los resultados de las
pruebas se han mantenido en secreto, pero se usan como justificación para
permitir la siembra comercial.”

DESPUÉS de su visita oficial a México en 2011, el Relator Especial de
Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter,
recomendó al gobierno mexicano reinstalar la moratoria, tanto por su impacto
sobre la biodiversidad como sobre los Derechos de los Agricultores.[8]  El
gobierno mexicano ignoró la recomendación.


Ana de Ita del CECCAM señala que el área para la cual se solicitaron
permisos en los estados de Sinaloa y Tamaulipas, en el norte de México,
excede la superficie actualmente sembrada con maíz de riego. “Al parecer las
compañías están planeando usar toda el área destinada al maíz y a otros
cultivos. Esto es ofensivo, no hay razón para que México arriesgue su
historia y su biodiversidad con el maíz transgénico. México produce maíz
suficiente para cubrir las necesidades de todo el consumo humano, con
excedentes, y podría producir mucho más si hubiera apoyo a los campesinos y
productores de pequeña escala, sin entregar su soberanía alimentaria a las
compañías trasnacionales.”

El maíz es central a las culturas, las economías y el sustento de la
población mexicana, pues la mayoría se alimenta de maíz en diferentes formas
todos los días. La cantidad que los mexicanos ingieren excede con mucho el
promedio de consumo individual de la mayoría de los demás países (en México,
115 kilos por persona por año). 85% de los productores mexicanos de maíz son
campesinos y agricultores en pequeña escala, con parcelas menores a 5
hectáreas. Esos productores proveen más de la mitad de la alimentación de la
población, especialmente la alimentación de los pobres. Al mismo tiempo,
cuidan la diversidad genética del cultivo y la enriquecen debido a la forma
descentralizada en la que siembran el maíz —cultivando muchas variedades
diferentes, adaptándolas a las condiciones locales y junto con varios otros
cultivos y especies silvestres.

En 2009, la Red en Defensa del Maíz,[9]   junto con La Vía Campesina América
del Norte enviaron una carta abierta firmada por cientos de organizaciones e
individuos a la FAO y al CDB, pidiéndoles que tomaran acciones para evitar
la contaminación de maíz transgénico en México, su centro de origen.[10]
Los entonces directores de ambas organizaciones internacionales soslayaron
la petición, aunque ambas instituciones tienen el mandato de proteger los
centros de origen y diversidad de los cultivos. [11]   Ahora, exigimos a los
nuevos directores de la FAO y del CDB a tomar acciones inmediatas para
proteger el centro de origen y diversidad del maíz.

Por más información:

Silvia Ribeiro, Directora para América Latina del Grupo ETC,
silvia@etcgroup.org
Verónica Villa, Grupo ETC México,  veronica@etcgroup.org
Tel: (+52) 55 63 2664
Ana de Ita, CECCAM,  anadeita@ceccam.org.mx 
Tel: (+52) 56 61 53 98
Red en Defensa del Maíz: http://redendefensadelmaiz.net/
Centro de Estudios para el Cambio en el Campo Mexicano, ceccam:
http://www.ceccam.org/
Pat Mooney, Director del Grupo ETC, mooney@etcgroup.org


[1]  UCCS, Llamado a la acción contra la siembra de maíz transgénico a campo
abierto en México  
[2]   La lista de las solicitudes de experimentos y liberación al ambiente
de cultivos transgénicos está aquí: http://www.senasica.gob.mx/?id=4443.
(PHI México es parte de DuPont)
[3]  Gilles-Eric Séralini
  et
al., “Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant
genetically modified maize,” en Food and Chemical Toxicology
 , Volumen 50, Número
11  , Noviembre
2012, pp. 4221–4231. Ver también John Vidal, “Study linking GM maize to
cancer must be taken seriously by regulators,” The Guardian, 28 septiembre
2012, disponible en línea:
http://www.guardian.co.uk/environment/2012/sep/28/study-gm-maize-cancer.

En castellano: Silvia Ribeiro, “Caza de Ratas”, La Jornada, México, 6/10/12,
http://www.jornada.unam.mx/2012/10/06/opinion/024a1eco

[4]  Alfred W. Crosby, revisión de James C. McCann, Maize and Grace:
Africa’s Encounter with a New World Crop, 1500-2000 en Technology and
Culture, Vol. 47, No. 1, Enero 2006, pp. 190-191.

[5]  A. Serratos, El origen y la diversidad del maíz en el continente
Americano, 2nd edición, Septiembre 2012, Universidad Autónoma de la Ciudad
de México y Greenpeace, disponible en línea:
http://www.greenpeace.org/mexico/es/Footer/Descargas/reports/Agricultura-sus
tentable-y-transgenicos/El-origen-y-la-diversidad-del-maiz-2a-edicion/
Conabio: Proyecto Centros de Origen y Diversidad Genética.
http://www.biodiversidad.gob.mx/genes/centrosOrigen/centrosOrig.html
[6]  Ceccam, La determinación de los centros de origen y diversidad genética
del maíz, Mexico, 2012, available online:
http://www.ceccam.org/publicaciones?page=1
[7]  UCCS, Extrañamiento al Presidente de la República Mexicana, México,
2009, disponible en línea: http://www.unionccs.net/doc/g/sciencetrmaize_es
[8] Olivier de Schutter, Informe de su Misión a México, párrafos 53, 54 y
55. Ver párrafo “g” de las Conclusiones y Recomendaciones.
http://www.srfood.org/index.php/en/country-missions (Ver Mission to Mexico,
2011)
[9]  La Red en Defensa del Maíz incluye a más de 1000 comunidades indígenas
y organizaciones de la sociedad civil. Se creó en 2001, cuando se descubrió
por vez primera que el maíz nativo en México se había contaminado con maíz
transgénico. Desde entonces la Red ha resistido el avance del maíz
transgénico. Tanto el Grupo ETC como el CECCAM son miembros de la Red
(http//:endefensadelmaiz.org)
[10]  La carta puede verse en línea:
http://www.etcgroup.org/es/content/carta-de-la-red-en-defensa-del-maíz-contr
a-la-liberación-de-maíz-transgénico-en-méxico
[11] El anterior Secretario General del CDB, Ahmed Djoghlaf no respondió a
la carta abierta. El director general de la FAO tampoco lo hizo, pero
Shivaji Pandey, Director de la División de Producción y Protección Vegetal
sí lo hizo. Pandey, un abogado conocido por su posición a favor de los
cultivos genéticamente modificados, escribió que la FAO podría ofrecer
asesoramiento, pero que la bioseguridad era una cuestión de México.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia