Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia - MAELA


Declaración Política
MAELA COLOMBIA
Riosucio, Caldas, Mayo 18, 19 y 20 de 2018

Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia

Los hombres y mujeres pertenecientes a más de 26 organizaciones nacionales e internacionales, participantes en Calidad de miembros e invitados del Movimiento Agroecológico Latinoamericano – MAELA, reunidos en el Resguardo de Cañamomo – Lomaprieta, municipio de Riosucio, Caldas, durante los días 18, 19 y 20 de mayo del año en curso, desde este rincón de Colombia, nos permitimos extender la presente

DECLARACIÓN POLÍTICA
Ratificamos nuestro compromiso por el Fortalecimiento de MAELA, como un movimiento que articula, procesos, organizaciones, comunidades y actores que luchan por la defensa de la Agroecología, la Soberanía alimentaria, la promoción del comercio y trabajo justo y los territorios amenazados por el extractivismo, los moncultivos, el uso de agrotóxicos, cultivos transgénicos y los megaproyectos, en las comunidades rurales de nuestro país.

Manifestamos la necesidad de avanzar  en el cabal cumplimiento de los Acuerdos de terminación del Conflicto Armado entre el Gobierno de Colombia y las FARC, particularmente en lo que corresponde   a materializar los acuerdos sobre Reforma Rural integral: la formalización de la pequeña propiedad rural, la formalización del trabajo rural, el fortalecimiento de la participación de las organizaciones sociales y sindicales de carácter rural que luchan por la Agenda agroecológica latinoamericana, la protección y promoción de las semillas nativas y criollas, el fomento de los sistemas de producción ancestrales, el control a las semillas transgénicas y el fomento y garantías a las economías solidarias.

Igualmente es necesario avanzar en la formulación e implementación del sistema para la garantía progresiva del derecho a la alimentación, en desarrollo de la obligación de garantizar de manera progresiva el Derecho Humano a la Alimentación, sana, nutritiva y culturalmente apropiada con el propósito de erradicar el hambre especialmente en las zonas rurales, en los términos del Acuerdo final pactado en 2016.

Respaldamos la voluntad del gobierno nacional y el ELN de mantener el diálogo para el logro de la paz con justicia social y la reconciliación de los colombianos.

Exhortamos al Estado Colombiano y la Comunidad Internacional a garantizar la defensa de la vida de los y las líderes de las organizaciones campesinas, indígenas, afro-descendientes, ambientalistas, de jóvenes, trabajadores y mujeres, quienes seguimos siendo víctimas de la violencia institucionalizada, por la vía del exterminio selectivo y sistemático. Denunciamos que en los dos últimos años han sido asesinados más de 260  líderes sociales en varias regiones de Colombia, la mayoría de ellos y ellas, vinculados a la defensa de su territorio frente a los proyectos extractivistas trasnacionales.

El MAELA se compromete a impulsar la “Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia” en articulación con procesos sociales campesinos, étnicos, ONGs y la academia a nivel nacional e internacional.    

Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia

MAELA invita a todas las organizaciones y movimientos sociales y políticos en Colombia, que quieran comprometerse con la construcción de la Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia, para materializarla colectivamente teniendo en cuenta los siguientes enunciados:

1. La Agroecología y las Agriculturas Alternativas son una forma de vida y de relacionamiento con la naturaleza en el territorio y no un paquete tecnológico. No son una estrategia de mercado, pero si generan alternativas productivas que aportan al buen vivir de los seres humanos y la protección de la naturaleza.
2. El posicionamiento político y técnico de la Agroecología, las Agricultura alternativas y la transición del modelo productivo agroalimentario es condición para la defensa del territorio y la vida, la protección de las semillas nativas frente a la privatización y la promoción de las prácticas  productivas y los conocimientos ancestrales.
3. La defensa de la biodiversidad, del Agua, de las semillas nativas, de las abejas y de la vida en todas sus formas;  en consecuencia el rechazo a los proyectos de muerte, como las hidroeléctricas, los megaproyectos, la minería trasnacional a gran escala, la desnaturalización de las semillas, y la destrucción de las redes de campesinos y actores rurales. En tal sentido respaldamos las luchas de las comunidades del Cinturón Occidental Antioqueño – COA contra los proyectos mineros.
4. Hacemos un contundente llamado a las Autoridades nacionales e internacionales para que prontamente se establezcan los responsables del descalabro del megaproyecto Hidroituango, que como lo habían denunciado las organizaciones sociales, de víctimas, ambientalistas, de Derechos Humanos  y comunitarias de la región, no solo es un proyecto de muerte y exterminio de la vida, la cultura y las vocaciones productivas territoriales, sino que hay documentadas más de cincuenta masacres perpetradas entre los años 1990 y 2016 que dejaron más de 500 campesinos desaparecidos, el Acuerdo de Paz y el fin del conflicto es una oportunidad única  para satisfacer uno de los mayores deseos de1.     la sociedad colombiana y de las víctimas en particular:  que se establezca y conozca la verdad sobre lo ocurrido en el conflicto, presupuesto básico para construir una paz estable y duradera.
5. Rechazamos Plan Maestro para el Río Magdalena porque cualquier tipo de intervención de alto impacto violaría los principios de prevención y precaución ambiental adoptados por nuestro país (Ley 99 de 1993) luego del Protocolo de Kyoto, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, lo que conllevaría una violación del marco constitucional. Además, porque la totalidad del Río se proyecta para la producción de energía hidroeléctrica, lo que nos genera gran preocupación si tenemos en cuenta las graves implicaciones que la construcción de hidroeléctricas trae, no solo en las comunidades afectadas por la inundación de sus territorios, sino los impactos ambientales que afectan de manera grave e irreparable la vida del Río y de los ecosistemas.
6. Respaldamos las consultas populares frente a proyectos minero energéticos, cultivos transgénicos y megaproyectos que han adelantado varios municipios en Colombia para declarar Municipios libres de minería, de transgénicos y agrotóxicos. Las decisiones sobre los planes y grandes proyectos que afectan la integridad y vocación de los territorios debe ser consultada a las comunidades. 
7. Conminamos al gobierno nacional a firmar el Acuerdo de Escazú o El tratado del llamado Principio 10, sin objeciones sobre el Comité de Seguimiento que se propone para  que cualquier ciudadano pueda vigilar y comunicar sobre el incumplimiento del tratado en su país, así como a la solicitud manifestada de que se incluyera un artículo por el cual se le permitiera a los gobiernos que lo suscriban tener reservas. La importancia del tratado radica en que los países miembros que lo firmen están comprometidos en garantizar una adecuada participación social, un adecuado acceso1.     a la información para las comunidades y un adecuado acceso a la justicia.
8. Exaltamos la promoción del Comercio justo, las economías solidarias, el trabajo rural decente y la justicia social y ambiental,  en todos los territorios rurales de Colombia y América Latina. En consecuencia invitamos a promover las redes de comercio justo, los Sistemas Participativos de Garantía, el desarrollo territorial con respeto de las tradiciones y formas comunitarias de producción.
9. El cambio climático como consecuencia principalmente del modo de vida y las formas de producción insostenibles debe ser abordado desde sus raíces y causas. La Agroecología y las Agricultura Alternativas están desarrollando propuestas que deben ser debidamente documentadas y replicadas.
10. Respaldar la Resolución 464 de 2017 sobre Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria, con la cual se busca la transformación del campo colombiano, el desarrollo territorial y el bienestar rural, tal como está definido en sus lineamientos estratégicos como política diferencial y que apoyamos para llevar a ley nacional.
11. Resaltamos el aporte que vienen haciendo desde sus comunidades los jóvenes y las mujeres, posibilitando el cuidado, manejo y conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y las semillas nativas, quienes aún en situaciones adversas se han comprometido en la salvaguarda de nuestra identidad y soberanía.

Acciones para el Desarrollo de la Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia

1. Fortalecer las organizaciones rurales, campesinas, indígenas, afrodescendientes, de jóvenes y Mujeres; promoviendo el trabajo en red, la construcción de conocimiento colaborativo y el reconocimiento de las prácticas colectivas orientadas a la defensa del territorio.
2. Promover el Acceso a la Justicia, a través de la generación de acciones públicas que promuevan la defensa legal del territorio y de la vida, del trabajo justo y el derecho de asociación en los sectores rurales, y la defensa de los derechos a la participación y la movilización social en defensa de los Derechos humanos y de la paz.
3. Generar nuevos liderazgos colectivos que permitan la continuidad de las luchas de las organizaciones sociales, la protección de la vida en los procesos comunitarios y la defensa colectiva de los derechos a nivel territorial, nacional e internacional.
4. Desarrollar la institucionalidad necesaria a nivel nacional para la investigación, la formación y el acompañamiento técnico en agroecología y agriculturas alternativas, con presupuestos adecuados.
5. Desarrollar un modelo de extensión rural adecuado para el acompañamiento y la formación en Agroecología y Agriculturas Alternativas centrado en los territorios con los procesos de Escuelas Agroecológicas y de formación de Campesino a Campesino, garantizando el diálogo en doble vía y la inclusión de los jóvenes y las mujeres.
6. Desarrollar centros de investigación agrícola y rural con enfoque participativo, estructuras de toma de decisión horizontales, con formación integral de respeto a todas las formas de vida en la naturaleza.
7. Reformular el concepto de certificación hacia Sistemas Participativos de Garantía, entendiendo estos como una herramienta de formación y acompañamiento para lograr la reconversión hacia las agriculturas alternativas y no como una norma que excluye para dar ventajas a quienes controlan los mercados y medios de producción.
8. Promover alianzas con otras organizaciones, redes y plataformas, que compartan nuestra Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia y que al mismo tiempo compartan nuestro interés en la defensa del Territorio, de la vida y el trabajo decente.
9. Generar procesos de formación y capacitación al interior de las organizaciones rurales, para la promoción de la Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia,  las escuelas agroecológicas, la recuperación de las prácticas productivas ancestrales, el activismo territorial en defensa de los  derechos, el acceso a la justicia y la defensa de la Paz y el trabajo digno.
10. Promover acciones de carácter global con las organizaciones, redes y plataformas aliadas a nivel continental, para la visibilización de la Agenda Agroecológica y Agriculturas Alternativas Colombia.
11. Impulsar con las organizaciones, redes y alianzas, el impulso de la Plataforma nacional de Agriculturas Alternativas que dinamicen articuladamente las agendas por la soberanía alimentaria y el buen vivir.

Dado en el Resguardo de Cañamomo y Lomaprieta, municipio de Riosucio, a los 20 días del mes de mayo de 2018.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales