Los Maíces Transgénicos pueden destruir la base de la agricultura mexicana

OAXACA, OAX., julio 2.-- "Los maíces transgénicos pueden destruir la base de la agricultura mexicana". Así de sencillo y grave.
Por si fuera poco, sostuvo la especialista Elena Álvarez-Buylla durante la Feria Estatal en Defensa de Nuestra Milpa y los Maíces Nativos, efectuada este 28 y 29 de junio en el Paseo Juárez El Llano, los transgénicos cancelarían "la soberanía alimentaria" porque conllevan "riesgos novedosos de tipo biológico, ecológico, agrícola y cultural".
Por qué. Porque las "construcciones" transgénicas implican la utilización de bacterias, virus, animales y plantas que son introducidas a fuerza en células de una especie determinada con resultados impredecibles, no científicos, pues no son precisos ni se pueden controlar: constituyen "chatarra tecnológica".
Pero son el negocio de gobiernos y empresas transnacionales, de acuerdo con otra especialista del tema, Adelita San Vicente: por eso el maíz, en especial, hoy se encuentra en disputa.
Esta semilla ha cobrado "importancia mundial porque su volumen de producción --informó--, es mayor que el del arroz y el trigo", amén que "han crecido sus usos múltiples: de hecho, después del petróleo es el producto con mayor" potencial al respecto.
Las semillas transgénicas se han convertido "en punta de lanza de un modelo de producción". A grado tal, continuó Adelita San Vicente, que "la concentración de las industrias del ramo es impresionante: entre 1998 y 2008 cinco empresas mundiales han dominado el sector, entre ellas Monsanto y Pioneer".
México, en específico, también ha generado sus empresas transnacionales respectivas, las llamadas "diez hermanas del campo, entre ellas Bimbo, Maseca y Bachoco, las cuales en el año 2008 absorbieron el 50 por ciento de los subsidios públicos.
La otra cara de la disputa es la agricultura, la cual, pese a todo, se sigue manteniendo en México, señaló la investigadora. De manera tal que, en el año 2013, constituyó "el 71 por ciento de la producción agropecuaria, no obstante que en su mayoría se cultiva en terrenos de cinco hectáreas que se encuentran en zonas escarpadas en las que todavía se usa el arado".
Amén que el "39 por ciento de los alimentos --principalmente maíz y frijol-- que comemos se siguen produciendo ahí, a pesar que no cuentan con apoyo gubernamental ni subsidios".
Las condiciones del campo, sin embargo, "son terribles. Es una zona de pobreza extrema donde el 20 por ciento de la población sufre desnutrición crónica, básicamente a causa de que el gobierno ha obligado al campesino a producir para el mercado y no para alimentarse" de forma adecuada.
Resultado de ello son tres aspectos graves: la mencionada "desnutrición crónica, la obesidad y seis millones de campesinos inmigrantes".
De ahí que Adelita San Vicente sostenga que la llamada "cruzada contra el hambre" sea la "peor perversión del gobierno actual", pues lo que se ha incrementado con ella son "los recursos asistenciales, cuando que lo que necesita la gente en el campo es inversión para producir sus propios alimentos".
Ante la situación de la disputa por el maíz, diferentes colectivos de campesinos, ciudadanos y científicos --los cuales están tratando de integrarse a través de redes-- han impulsado acciones como el "libre intercambio de semillas, la denominada justicialidad y el derecho a la alimentación, que se incluyó ya en el artículo 27 constitucional".
Además que interpusieron "una demanda y una medida cautelar para que se suspenda la siembra de maíz transgénico en México, lo cual ha provocado impugnaciones por parte de gobiernos y empresarios, porque ellos lo que quieren es sembrar transgénicos como negocio, no bioseguridad ni salud ni un modelo de alimentación".
Junto a ello, desde el año 2009 celebran, el 29 de septiembre, el Día Nacional del Maíz, realizan un carnaval sobre la semilla y, de forma reciente, incorporaron a su movimiento al artista Francisco Toledo por medio de una carta que éste envió al presidente Enrique Peña Nieto para tratar de evitar la liberación del transgénico respectivo en México: el objetivo es acompañar esta demanda con la recolección de un millón de firmas que la respalden.
Fuente: http://www.e-oaxaca.mx/noticias/informacion-cultural/23149-maices-transgenicos-destruirian-base-de-la-agricultura-y-soberania-alimentaria.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia