lunes, 20 de octubre de 2014

Regulan la Biología Sintética en la ONU

Boletín de prensa
www.etcgroup.org

Regular la biología sintética ya: 194 países
La irresponsabilidad de esa industria tiene los días contados

PYEONGCHANG, COREA DEL SUR – En una decisión unánime de 194 países, el Convenio sobre Diversidad Biológica (CDB) de Naciones Unidas urgió a los Estados parte a regular la biología sintética, una nueva forma de ingeniería genética extrema. La decisión histórica se tomó después de 10 días de difíciles negociaciones entre los países en desarrollo y un pequeño grupo de países ricos que promueven el desarrollo de la biología sintética. Hasta ahora, los organismos derivados de la biología sintética se han fabricado y comercializado sin regulaciones internacionales y existen cada vez más productos de este tipo listos para salir al mercado. La decisión del CDB se considera la luz verde para que los gobiernos comiencen a establecer supervisiones formales de este sector industrial que se expande en medio de gran controversia.

“La biología sintética ha actuado como en el salvaje oeste: una tecnología riesgosa, de frontera, con muy poca regulación”, afirmó Jim Thomas del Grupo ETC desde las negociaciones en Corea. “Al menos la ONU está preparando el terreno legal. La decisión que se tomó en este nivel internacional es muy clara. Ahora, los países no solo tienen que establecer los medios para regular la biología sintética, sino que las regulaciones tienen que basarse en la precaución y la protección irrestricta al ambiente. La buena noticia es que la precaución se impuso.”

En comparación con la ingeniería genética, la biología sintética abre aún más la puerta a posibles daños a la biodiversidad y la salud, pero también a las formas de sustento de los pueblos indígenas y las comunidades locales. Las nuevas aplicaciones podrían afectar negativamente el comportamiento de las plantas, los insectos y potencialmente todos los ecosistemas —por ejemplo mediante los aerosoles de dsRNA para los cultivos (1), que alteran la acción genética con el propósito de eliminar plagas, pero también afectarán otros organismos, de formas impredecibles, al silenciar ciertos genes.

La decisión ocurre en un momento crítico. La industria de la biología sintética está colocando sus primeros productos en el mercado, entre los cuales hay un saborizante que imita la vainilla producido mediante levaduras genéticamente manipuladas, también están saliendo al mercado detergentes y limpiadores que contienen aceites derivados de algas manipuladas en laboratorio. 

Una firma de biología sintética llamada Glowing Plants, Inc., tiene planes para enviar en diciembre 6 mil semillas de plantas fosforescentes diseñadas con biología sintética a las personas que financiaron el proyecto mediante una plataforma de internet que recauda fondos. Esto, sin pasar por ningún tipo de supervisión del gobierno de Estados Unidos. Estados Unidos no es parte del Convenio sobre Diversidad Biológica, así que es uno de los tres países del planeta que no tendrá obligación de seguir las decisiones CDB. (Los otros dos son Andorra y la Santa Sede). 

“Esta industria multimillonaria ha estado incorporando, sin informar, ingredientes en alimentos, cosméticos y productos de limpieza y está preparándose para liberar organismos sintéticamente modificados al ambiente”, explicó Dana Perls de Amigos de la Tierra Estados Unidos. “La biología sintética necesita urgentemente ser evaluada y regulada, los gobiernos deben caminar hacia ello.”

Muchos de los diplomáticos que participaron en el Convenio sobre Diversidad Biológica tenían instrucciones para establecer una moratoria completa sobre la liberación de los organismos sintéticamente modificados. Sin embargo tuvieron que enfrentar el bloqueo de un pequeño grupo de países ricos con fuertes industrias biotecnológicas, particularmente Brasil, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Reino Unido.

Después de una semana de negociaciones quedó muy clara la división entre los países en favor de la biología sintética y del otro lado países de África, Asia, el Caribe y América Latina. Entre este grupo fueron notables las intervenciones de Malasia, Bolivia, Filipinas, Santa Lucía, Antigua, Etiopía, Timor del Este y Egipto.

Los representantes del Sur global expresaron preocupaciones de que los productos de la biología sintética pudieran sustituir sus exportaciones de productos naturales y degradar la biodiversidad. Muchos delegados también se alarmaron por la posibilidad de que los organismos sintéticamente modificados pudieran presentar riesgos a la bioseguridad, como la posibilidad de que las algas creadas en laboratorio se filtraran hacia los cuerpos de agua, lo que se podría comparar con un derrame de petróleo.

Una red de organizaciones internacionales que incluyen a Amigos de la Tierra, el Grupo ETC, Econexus y la Federación de Científicos Alemanes han  monitoreado las negociaciones y han debatido el tema de la biología sintética en el CDB desde 2010.

“Fue bueno ver a los delegados del Sur defender los intereses de los agricultores, los campesinos y la biodiversidad de sus países”, dijo Neth Daño, la directora de Asia del Grupo ETC. “No tenemos la moratoria que queríamos, pero es un buen paso en la dirección correcta.”

“La biología sintética incluye muchas técnicas nuevas, experimentales, de las que se comprende muy poco, y esto incrementa en gran medida los riesgos a la salud humana, la alimentación y las formas de sustento”, dijo Helena Paul de Econexus. “Nuestro desarrollo tecnológico nos ciega, el Reino Unido desea encabezar el desarrollo de la biología sintética, para eso le estorba la precaución, así que esta decisión de la Conferencia de las Partes ayuda a corregir estas peligrosas políticas.”

La Decisión del CDB
El CDB urge a las Partes a:
·      Seguir un enfoque precautorio
·      Establecer sistemas para regular la liberación ambiental de cualquier organismo producto de la biología sintética. Estas regulaciones deben asegurar que las actividades en un país no dañen el ambiente de otro. (Artículo 3 del CDB).
·      Asegurar que ningún organismo de biología sintética sea liberado para pruebas de campo sin un proceso formal de evaluación de riesgos.
·      Someter los organismos de la biología sintética, sus componentes y productos a evaluaciones científicas considerando los riesgos que puedan presentar a la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad así como la salud humana, la seguridad alimentaria y consideraciones socio-económicas.
·      Promover que haya financiamiento para evaluar la seguridad de la biología sintética así como los impactos socioeconómicos de la tecnología.
·      Apoyar a los países en desarrollo a incrementar su capacidad para evaluar la biología sintética

La decisión también establece un proceso dentro del Convenio sobre Diversidad Biológica, que incluye un grupo de expertos que trabajarán en una definición de la biología sintética e identificará si la gobernanza existente es adecuada, e invita a otros organismos de Naciones Unidas a considerar el asunto de la biología sintética con relación a sus mandatos.  

Notas a los editores:

El texto completo de la decisión a la que se llegó en la COP 12 del CDB está disponible a petición en la siguiente dirección:dru@etcgroup.org

La biología sintética incluye un rango de nuevas técnicas de ingeniería genética que construyen desde cero o “editan” el código genético de los organismos vivos. Es una industria en rápida expansión que re-diseña microbios y otros organismos para producir compuestos industriales. Ver: www.synbiowatch.org

Mayor información:
Grupo ETC:
Neth Dano, neth@etcgroup.org
Silvia Ribeiro, silvia@etcgroup.org
Jim Thomas, jim@etcgroup.org
Amigos de la Tierra Internacional:
Dana Perls, dperls@foe.org
Econexus:
Helena Paul, h.paul@econexus.info

(1) dsRNA se refiere al ARN de cadena doble. Estas moléculas son parte de una regulación genética muy fina de los organismos. Pueden activar genes específicos pero su interacción no es bien comprendida.

domingo, 19 de octubre de 2014

Saldar la deuda histórica con el campo - informe Misión para la Transformación del Campo

La misión de transformar el campo colombiano

el .
Héctor Mondragón
Consultor

Con el título de “Saldar la deuda histórica con el campo”, fue presentado el 14 de octubre de 2014 el informe sobre el marco conceptual de la Misión para la Transformación del Campo, integrada por expertos en el sector rural y dirigida por el connotado economista José Antonio Ocampo. El informe declara sin titubeos que el desmantelamiento de la red institucional de apoyo al sector rural ha tenido efectos devastadores. Verdad gigante: presupuesto público enano, destrucción del ICA, de la Caja Agraria y del Idema, miniaturización del Incora, destrucción del Servicio de Erradicación de la Malaria, etc.
 
Con el sugestivo y bello título de “Saldar la deuda histórica con el campo”, fue presentado el 14 de octubre de 2014 el informe sobre el marco conceptual de la Misión para la Transformación del Campo, integrada por expertos en el sector rural y dirigida por el connotado economista José Antonio Ocampo.
La necesidad de la transformación ha sido planteada por el evidente atraso del desarrollo agropecuario, tanto con respecto a otros países latinoamericanos, como con respecto a la realidad de Colombia; por la crisis social rural evidenciada por el paro nacional agrario y otras grandes movilizaciones; y también por los planteamientos acordados en las negociaciones de paz, cuyo texto completo ha sido hecho público recientemente.
Es muy importante el objetivo central de la Misión: proponer políticas de Estado para que el país salde su deuda histórica con el campo, como elemento esencial para construir la paz. Hay un enfoque acertado sobre los principales problemas del sector, que desemboca en propuestas interesantes, pero que se contradice al tratar de algunas medidas concretas y es tímido frente a soluciones claves.
Entre los aciertos esenciales el informe declara sin titubeos que el desmantelamiento de la red institucional de apoyo al sector rural ha tenido efectos devastadores. Verdad gigante: presupuesto público enano, destrucción del ICA, de la Caja Agraria y del Idema, miniaturización del Incora, destrucción del Servicio de Erradicación de la Malaria, etc.
Si se quiere imprimir otro dinamismo al sector y a la institucionalidad agropecuaria hay que partir de la generación de tecnología. El informe saluda la reactivación de Corpoica y la ánima, pero es muy tímido. Colombia requiere dedicar recursos sustanciales a la generación de tecnología agropecuaria propia, limpia, adecuada a la diversidad geográfica y ecológica y a la heterogeneidad de las formas de producción, tamaño de propiedad y tenencia de la tierra. Se necesita un instituto y múltiples grupos de trabajo científico que generen tecnología y desde luego también que la transfieran en un país donde solamente el 4% de los campesinos tienen alguna asistencia técnica.
Es necesario construir un sistema de planificación agropecuaria, que pueda dirigir el crédito de fomento, la asistencia técnica, el mercadeo y el procesamiento de los productos. En este sentido, como bien lo han exigido las organizaciones campesinas, se requiere planificar y garantizar precios de sustentación para orientar adecuadamente el desarrollo del sector y evitar que sea atrapado por la telaraña de los precios y la especulación internacional.
El informe dice con razón que el sector agropecuario del país “enfrenta un volumen creciente de importaciones que han reducido el tradicional superávit de la balanza comercial del sector”. Tímidamente añade que “pueden ser necesarias algunas medidas de protección, pero con una visión de largo plazo que busque aumentar la competitividad”. Hay que llamar las cosas por su nombre. En verdad se necesita una política de protección de la producción nacional, que incluya la revisión de los tratados de libre comercio y que desde luego sea completada por la generación de tecnología propia, el crédito de fomento y los precios de sustentación. Hay que recuperar la soberanía alimentaria.
Con toda la razón, la Misión afirma que es prioritario “lanzar una política ambiciosa de ordenamiento social de la propiedad rural”, la cual es “parte además de la instrumentación de los acuerdos de paz”. Aquí no se trata solamente de un problema social de excesiva concentración de la propiedad y de despojo por desplazamiento forzado, se trata además de un problema económico clave para Colombia y de un problema ecológico fundamental.
El alto índice de concentración de la propiedad en Colombia, significa un alto precio de la tierra, de manera que la renta de la tierra es un obstáculo grave para el desarrollo rural, la rentabilidad y la competitividad del sector. El problema más común en Colombia no es comparar la productividad de la gran empresa con la de la agricultura familiar, sino comparar la ociosidad del latifundio que mantiene sin sembrar 16 millones de hectáreas aptas para la agricultura, con la laboriosidad de campesinos, indígenas y afros que se ven obligados a cultivar tierras menos aptas y desde ahí abastecen de alimentos y desde hace décadas se destacan como exportadores que participan del mercado mundial.
Este grave problema económico del no cumplimiento de la función social de la propiedad, se expresa también incumplimiento de la función ecológica, como un grave problema ecológico, porque la no utilización o subutilización de las tierras aptas para la agricultura, desplaza al campesinado a tierras no aptas y sobreutilizadas, forzando la destrucción de los bosques y causando la invasión de territorios indígenas.
El ordenamiento social de la propiedad es urgente y no puede depender solamente de los acuerdos de paz, es una necesidad del país y de la mayoría de los colombianos, comenzando por los habitantes de las ciudades, especialmente los que están desnutridos, los que tienen carencia de proteínas y vitaminas y necesitan comida de calidad y ambiente sano.
Aquí hay que anotar las inconsecuencias más graves de la Misión. Una institucional, volver a la enésima propuesta del reestructuración o hasta (qué despropósito) “liquidación” del Incoder (Incora). Cada reestructuración ha costado dos años de parálisis del ordenamiento social de la propiedad, por los costosos despidos y contrataciones nuevas, la elaboración y ampliación de nuevos decretos reglamentarios, los trasteos, las pérdidas de memorias institucionales. Del Incora salió el Himat, que luego fue refusionado en 2003 junto con el Fondo Dri que ahora se propone separar y ampliar y junto con el instituto de pesca que tenía que haberse ampliado y fortalecido en lugar de matar y que se pasó luego al ICA, cuando se descuartizó el Incoder en dos institutos de tierras que se refusionaron porque el Estatuto Rural era inconstitucional.
Semejante enredo de fusiones y divisiones institucionales cada vez con menos presupuesto, debería comenzar a resolverse dándole al Incoder la capacidad de cumplir sus funciones legales, tanto en lo que se refiere al presupuesto, como en lo que se refiere a las órdenes de no constituir reservas campesinas, que son ley vigente y no sólo ni principalmente asunto de acuerdos de paz.
Tal vez sería interesante tener un fuerte Incora que se encargue del tema tierras, un fuerte instituto de desarrollo rural y un gran instituto de pesca que por fin desarrolle ese sector clave para el futuro de Colombia. Pero comenzar por la reestructuradera sería matar para siempre el ordenamiento social de la propiedad, al menos las funciones de tierras deben continuar en el mismo instituto.
El otro asunto grave es el mico que quiere ir al hombro de una misión noble. La legalización del acaparamiento de baldíos. La misión propone en primer lugar, que se “interprete” que la prohibición de acumular baldíos adjudicados a colonos campesinos solo se refiere a títulos otorgados a partir de la vigencia de la ley 160 de 1994. Como lo ha dicho un concepto del Consejo de Estado, desde la ley 135 de 1961 el comercio de baldíos era restringido y las adjudicaciones se limitaban a 450 hectáreas en tierras cultivadas y hasta 1.000 hectáreas en sabanas de pastos naturales. Desde la ley 30 de 1988 el límite fue de 400 hectáreas y lo que hizo la ley 160 fue establecer que el límite era la UAF, de diferente tamaño según la región y que en los Llanos fue estirada por normas de Incoder a más de las 1.000 hectáreas en varios municipios. No se trata de retroactividad, sino de prohibiciones que establecían las leyes anteriores.
Propone también el informe de la Misión “sanear” la situación creada por acumulación ilegal de baldíos adjudicados a colonos campesinos en virtud de la ley 160 de 1994, a través de facilitar la creación de Zonas de Desarrollo Empresarial con las tierras acaparadas por empresas y “se aclare que en estos casos, y sobre tierras ya entregadas en propiedad, no se aplica la norma de acumulación pero al mismo tiempo se exija la unidad de empresa”. Y en el futuro crear esas Zonas “en tierras que serían arrendadas por períodos largos por el Estado más que entregadas en propiedad”. Es decir, quiénes violaron la ley podrán consolidar propiedades en “unidad de empresa”. ¿Cómo así? No se trata de un problema de mero saneamiento, sino de la generación de una inmensa renta de la tierra en manos de unos pocos propietarios, cuyo negocio principal no ha sido ni es ni será la producción agropecuaria sino la especulación con los precios de la tierra.
Para el futuro la recomendación que supuestamente es de la Misión, ya se ha concretado en el proyecto ley 133 de 2014 (Cámara), la única criatura que ya ha sido concebida en este proceso. En este proyecto el gobierno nacional insiste otra vez en que el problema de tierras se resuelve prioritariamente en los baldíos de la Altillanura y no en utilizar la gran masa de tierras aptas para la agricultura, desperdiciadas en manos del latifundio. En el proyecto se reduce a sólo una tercera parte el área que debe estar en aprovechamiento y a tres años el tiempo para adjudicar un baldío a un colono campesino y exige que éste presente su declaración de renta. ¿Cuántos colonos campesinos presentan declaración de renta? Ninguno.
El proyecto 133 pretende en sus artículos 11 y 12 quebrar la prohibición de acumular tierras adjudicadas en propiedad como baldíos y especialmente en el artículo 12 abre el paso a la acumulación de baldíos por grandes empresas en las que denomina “Zonas de Interés de Desarrollo Económico y Social” (ZIDES)”, donde se adjudicarán, además, áreas solamente en arrendamiento, pero donde ¡Oh Gloria inmarcesible! se realizará también el acaparamiento en propiedad, de baldíos previamente adjudicados a colonos campesinos. El artículo 13 añade la famosa interpretación ya negada por el Consejo de Estado. Por favor, expertos respetables que integran la Misión, bajen ese mico de su hombro.
Cuando en 2010 el entonces ministro Juan Camilo Restrepo presentó las conclusiones del estudio del IGAC sobre uso y aprovechamiento de tierras, podían esperarse transformaciones positivas para el campo. Cuando se presentó y aprobó la ley del plan de desarrollo, todo se redujo a atacar los baldíos, a permitir su acaparamiento. La Corte Constitucional dijo NO.
Ahora contamos con interesantes diagnósticos de la Misión Rural 2014, que llega hasta señalar las contradicciones que por el uso del suelo generan la minería y la explotación de hidrocarburos, que plantea la necesidad de una política integral, mucho más allá de lo agropecuario, para beneficiar a la población rural, que plantea que sea el sujeto principal, que participe en las decisiones y programas. Por favor, no vuelvan a salir con que el plan estrella es entregarle los Llanos Orientales, la que llaman “Altillanura”, a las transnacionales.
http://viva.org.co/novedades/308-la-mision-de-transformar-el-campo-colombiano

jueves, 16 de octubre de 2014

El Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación 2014 - FAO

Tamaño y distribución de las explotaciones familiares

Hay más de 570 millones de explotaciones agrícolas
en el mundo. Aunque el concepto de agricultura
familiar es impreciso, la mayoría de las definiciones
se refieren al tipo de gestión o de propiedad y a la
oferta de mano de obra en las explotaciones. Más
del 90 % de las explotaciones tienen una gestión
individual o familiar y dependen sobre todo de
mano de obra familiar. Según estos criterios, las
explotaciones agrícolas familiares son con mucho
la forma de agricultura dominante en el mundo.
Según las estimaciones, ocupan alrededor del 70 %
al 80 % de las tierras agrícolas y producen más del
80 % de los alimentos del mundo en cuanto al valor.
La gran mayoría de las explotaciones agrícolas
del mundo son pequeñas o muy pequeñas, y en
muchos países de ingresos bajos su superficie
está disminuyendo aún más. A nivel mundial, las
explotaciones de menos de una hectárea representan
el 72 % del total, pero controlan solo el 8 % de las
tierras agrícolas. Las explotaciones con un tamaño
ligeramente superior, entre una y dos hectáreas,
representan el 12 % de las explotaciones y controlan
el 4 % de las tierras, mientras que las de una superficie
entre dos y cinco hectáreas representan el 10 %
del total y controlan un 7 % de las tierras. Por el
contrario, solo un 1 % de las explotaciones en el
mundo tiene una superficie de más de 50 hectáreas,
pero estas pocas explotaciones controlan el 65 %
de las tierras agrícolas del mundo. Muchas de estas
explotaciones grandes, y a veces muy grandes,
pertenecen a una familia que las hace funcionar.
La gran desigualdad en cuanto al tamaño de las
explotaciones a nivel mundial refleja en gran medida
el predominio de explotaciones muy grandes en
los países de ingresos altos y de ingresos medianos
altos y en aquellos donde el pastoreo extensivo
constituye una parte dominante del sistema
agrícola. ...

Resumen en español en: http://www.fao.org/3/a-i4036s.pdf

Debate por ley de baldíos en Colombia

Lunes 13 de Octubre de 2014 - 02:09 PM
Iván Cepeda cuestiona la ley de baldíos del Gobierno

El senador Iván Cepeda aseguró que el proyecto de ley del baldíos, promovida por el Gobierno es una contrarreforma agraria. Para el congresista del Polo Democrático la iniciativa solo beneficia a las empresas acumuladoras de baldíos adquiridos de manera ilegal e incluye un paquete de ventajas económicas para estas organizaciones.
"Muchos de los casos de acumulación ilegal han sido denunciados por el Polo Democrático, especialmente por el exrepresentante Wilson Arias, el senador Jorge Robledo y por mi oficina, como los que involucran al Grupo Mónica Colombia, Cargill, Río Paila Castilla, Argos, Grupo Luis Carlos Sarmiento Angulo-Corficolombiana, la familia Carranza en los predios El Brasil y el Porvenir, la familia Uribe Moreno en Córdoba, Timberland Holdings Limited y Wood Holdings Limites, Sociedad Agroindustria Guarrojo; Carlos Aguel Kafruni familia y cia, Aceites Manuelita, Poligrow Colombia ltda, Indupalma y Agrindustriales El Palamar, entre otros", recordó Cepeda.

El proyecto de ley crea las zonas de interés de desarrollo rural y económico y establece que los denominados gestores de proyectos asociativos aprobados por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural “podrán adquirir o recibir en aporte predios inicialmente adjudicados como baldíos, sin que les sea aplicable la restricción prevista en el inciso noveno del artículo 72 de la Ley 160 de 1994”. 

"Esta iniciativa no implica una redistribución de la tierra de propiedad del Estado, por el contrario permitirá legalizar la concentración de la tierra en manos de grandes empresarios, afecta la restitución de tierras y acabará con la Unidad Agrícola familiar. Es una contrareforma agraria y un golpe al campesinado, teniendo en cuenta que el 52 por ciento de la propiedad está en manos del 1,15 por ciento de la población", dijo el legislador. 

El proyecto también estipula la creación de un Fondo de Desarrollo Rural y Económico e Inversión a donde irán los recursos obtenidos de los contratos de concesión, y los obtenidos de los contratos que no tienen por objeto la tradición del dominio de los bienes baldíos, lo que a juicio del senador establece que son las mismas empresas las que al final resultarían beneficiadas con los recursos que le paguen al Incoder por el uso que hagan de los baldíos. 

"Contrario a un avance en la creación de condiciones para la aplicación del preacuerdo en La Habana sobre desarrollo rural, a la búsqueda de una reforma agraria rural integral, y a la atención de las demandas del movimiento campesino reunido en la Cumbre Agraria, que plantea la urgencia de democratizar la propiedad y modificar la actual concentración de la tierra, el Gobierno lo que está haciendo es condenando al campesinado a nunca ser dueño de la tierra que trabaja y a servir de obreros a las empresas", concluyó el líder del Polo Democrático.

Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/actualidad/colombia/282726-ivan-cepeda-cuestiona-la-ley-de-baldios-del-gobierno. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.

lunes, 13 de octubre de 2014

Sentencia 007/23-2014 de salvaguarda del Resguardo Indígena del Alto Andágueda

INVITACIÓN A LA REFLEXIÓN SOBRE ALCANCES DE LA  SENTENCIA 007/23-09-2014 DETRIBUNAL SUPERIOR  DISTRITO JUDICIAL DE ANTIOQUIA, SALA CIVIL ESPECIALIZADA  EN RESTITUCIÓN DE TIERRAS

Apreciados periodìstas y medios de comunicación, reciban un cordial saludo.
La Asociación OREWA,  y la Pastoral Indígena de la Diócesis de Quibdó con el apoyo de la ONIC, hemos venido reflexionando en torno a la crisis en Derechos Humanos  de la que han salido las comunidades indígenas y afros del Departamento del Chocó a lo largo de estos últimos 15 años, situación esta que ha sido corroborado por las agencias internacionales de desarrollo, por los organismos de defensa de los derechos humanos y últimamente de manera contundente por el Defensor Nacional del Pueblo, quien luego de visitar el departamento se dignó hacer un pronunciamiento público al respecto .
De manera particular, hemos manifestado a lo largo de los tres últimos años, la crisis en materia de Derechos Humanos que se vive en las comunidades indígenas del Resguardo del Alto Andagueda, esta zona es  ejemplo palpable  no solo de la desidia del estado, sino también de la ambición desmedida y malintencionada de las empresas mineras que a todo costo quieren hacerse a un territorio rico en oro ignorando los derechos  fundamentales de los indígenas, quienes por años  lo han luchado y defendido.
El pasado 23 de septiembre, El Tribunal Superior  Distrito Judicial de Antioquia, Sala Civil Especializada  en Restitución de Tierras, emitió la sentencia 007, la cual salvaguarda las 50.000 hectáreas de componen el resguardo y  le ordena al Estado Colombiano y a la Agencia Nacional Minera, suspender trámites sobre concesiones  mineras y respetar el derecho de las comunidades a la consulta previa y el consentimiento libre, previo e informado. Un fallo de esta naturaleza en único  en la lucha de los pueblos indígenas de Latinoamérica.
En función de lo anterior las Autoridades Indígenas del Resguardo, han conformado un equipo de  discusión y negociación política, el cual estará encargado de   asumir  el relacionamiento con las entidades estatales encargadas de garantizar la efectividad de  esta sentencia, un equipo político capaz de incidir en los escenarios locales, regionales y nacionales, este equipo tendrá el acompañado de asesores externos.
Con este panorama,  de manera respetuosa los estamos invitando para que  durante la tarde del martes 14 de octubre podamos reflexionar en torno al apoyo que desde cada Organización se le puede brindar a este equipo político de negociación, pues si bien  el cumplimiento de la sentencia por parte del estado traería cosas buenas, es claro, que una malintencionada intervención o una desarticulada estrategia de parte de ellos  fragmentaría aún más el débil proceso organizativo por el que atraviesan los compañeros del Andagueda.  El encuentro será en la sede del CINEP ubicado en la carrera 5 No 33B-02 desde las 3 PM a las 6 PM.

Encuentro de Pueblos y Semillas 2014, La Vega, Cauca

VII ENCUENTRO DE “PUEBLOS Y SEMILLAS”
Del 30 de Octubre al 3 de Noviembre de 2014

Proceso Campesino y Popular del Municipio de La Vega  
- P.C.P.V.-
En el Corazón de la estrella fluvial del Macizo Colombiano

 
“La verdad de los pueblos no es otra que la lucha popular,
     no la verdad mutilada por las leyes del despojo”



El Macizo Colombiano asediado por las leyes del despojo, sigue resistiendo y luchando. Las diferentes comunidades y sus organizaciones construimos y defendemos nuestros territorios y culturas. La verdad y la esperanza es conquistar la unidad  en la Lucha Popular.
El Encuentro Internacional de “Pueblos y Semillas” que cada dos años nos convoca, albergara en su séptima versión a los diferentes sectores populares y pueblos que con sus aprendizajes quieran seguir nutriendo el caudal de transformación que exige la construcción de la Justicia Social, condición para alcanzar los equilibrios que permiten avanzar en la conquista de una democracia incluyente de una democracia revolucionaria, para utilizar una categoría de nuestros hermanos bolivianos.

Sabemos que el diseño, formulación y ejecución de Políticas Populares desde  abajo,  nos permite avanzar en propuestas de Justicia Social y  en el despertar de la conciencia del Poder Constituyente, es decir esa capacidad transformadora que reposa en el pueblo.
Este es un movimiento complejo individual y colectivo, exige conocer las políticas y mecanismos del despojo y las leyes y técnicas de esa expropiación. Es fruto del conocimiento de este sistema desde donde se plantea el Proceso Constituyente y como parte de él, las Constituyentes por la Paz con Justicia Social (CPJS)como un proceso social desde abajo, que potencie la movilización social alrededor de un referente políticamente nuevo y cualitativamente más avanzado:  una Constitución Política Popular y Democrática, construida de manera incluyente con la participación directa de las comunidades y la sociedad, teniendo la movilización como condición necesaria, que permita llegar a una Asamblea Nacional Constituyente con una correlación de fuerzas adecuada frente a las fuerzas neoliberales y de derecha.
El VII Encuentro de “Pueblos y Semillas”, quiere ser un espacio de discusión donde diferentes procesos organizativos analicemos estas propuestas y otras que a él lleguen, convencidos como estamos que es fruto de una discusión fraterna, respetuosa y comprometida, como los sectores populares y democráticos avanzamos en los proceso de unidad en que estamos empeñados.

Una vez más intercambiaremos y truquearemos semillas biológicas y de pensamiento para conquistar soberanía de patria, patria ancha y ajena pero nuestra en nuestro corazón y en la perspectiva de lucha por poder popular. Los Encuentros de “Pueblos y Semillas” son espacios de convergencia y pretextos para el acercamiento y la unidad de los sectores populares y democráticos, para el dialogo de las comunidades y las culturas. Con base en el mutuo conocimiento de las experiencias y los mandatos, nos obligamos, por el respeto con los otros procesos a analizar, entender, comprender y criticar lo que se dice y se hace.
En nuestra convocatoria al V Encuentro internacional de Pueblos y Semillas del 2008 lo decíamos así, No descansaremos en nuestro empeño de aportar prácticamente a la construcción de un  “Programa Nacional de Unidad Popular”, por ello tanto en la parte temática como metodológica de los escenarios que es necesario ir conformando, el “V encuentro Internacional de Pueblos y Semillas”, es un espacio-laboratorio que apalanca estas iniciativas que son un reto histórico del momento, así  mismo es necesario ir construyendo una política de alianzas, a manera de un “Programa Amplio de Coalición Democrática”.

Hoy fruto de la lucha y de la madurez de los procesos, de la crítica y la autocrítica tenemos varios retos ya más focalizados pero aun difusos, como el de la construcción del  Frente Amplio y  el reto de la construcción de la Cumbre Agraria, Campesina, Etnica y Popular y sus ocho puntos del pliego de negociación con el Gobierno Nacional, que son la semilla de un programa mínimo de unidad popular y democrático.
Como lo decíamos en el 2008  Este es un camino largo que hace mucho empezamos y del cual con gran esfuerzo muy poco hemos recorrido. Sabemos que este es el camino y como Proceso Campesino y Popular de La Vega- PCPV, en él seguimos dando ejemplo práctico de cómo vivir desde la entraña misma un proceso de unidad popular, el cual no solamente tiene obstáculos externos, la mayoría de las veces creados como tácticas por el Estado mediante las cuales nos combate, sino que muchos de esos obstáculos obedecen a imposibilidades personales que se proyectan a las organizaciones y que son obstáculos que debemos ir sorteando con creatividad y discusión. Convencidos estamos que es en los recursos que nos ideemos para sortear integralmente estos obstáculos, donde la política a más de ser una ciencia se convierte en un arte.”

Hoy los avances en la unidad son muchos pero el proceso es frágil y el camino lleno de peligros, el reto es gigantesco y exige tejer con sumo cuidado cada puntada que demos, se nos exige responsabilidad absoluta en el uso de la aguja y el hilo con que tejemos esta posibilidad histórica.