ALERTA: PRESENCIA DE CONTAMINACIÓN DE SEMILLAS CRIOLLAS CON TRANSGENICOS EN EL DEPARTAMENTO DE NARIÑO - COLOMBIA

Alba Portillo*

La Red de Guardianes de Semillas de Vida (RGSV) comprometida en la labor de la conservación de las semillas nativas y criollas como parte de identidad cultural de nuestros pueblos, desarrolló durante el mes de mayo de 2015 pruebas de identificación de posibles escenarios de contaminación transgénica en maíces cultivados por guardianes de semillas nariñenses y maíces comerciales. Se realizaron 47 pruebas a igual número de muestras de maíces provenientes de 13 municipios. Para la realización de las pruebas se utilizó un kit de detección inmunoestrip referencia STX 74500 con capacidad para determinar eventos BT-Cry1Ab /1Ac y CP4-EPSPS, que son los eventos transgénicos mas difundidos en otros departamentos del país.

Los resultados de las pruebas  son las siguientes:

Se evaluaron 37 variedades de maíces criollos, protegidas por los guardianes de semillas y se realizaron 43 pruebas. De estas, 5 pruebas salieron positivas, evidenciando contaminación transgénica de maíces criollos, correspondientes a muestras de semillas de dos corregimientos del Municipio de Pasto y una muestra del Municipio de Arboleda.

Se evaluaron 4 muestras de maíces comerciales, comprados en las tiendas y centros de distribución agropecuaria de los municipios de Pasto, La Unión, Yacuanquer y Chachagui. En 2 de estas muestras se encontró contaminación transgénica. Cabe aclarar este maíz se comercializa en todo el país para alimentación de animales domésticos[1].

Lamentablemente no nos es posible identificar claramente el origen de la contaminación, según el Instituto Colombiano Agropecuario ICA, en el departamento de Nariño no se han establecidos cultivos transgénicos. Se presume que algunos campesinos han sembrado maíz del que se comercializa en las distribuidoras agropecuarias como alimento animal, práctica común entre la gente. Otra posible fuente de comercialización es el desconocimiento, pues las personas tienen la costumbre de traer semillas de otras partes y sembrarlas, sin verificar su procedencia. Cabe aclarar que en Colombia actualmente en las tiendas se comercializa maíz y otros granos en sacos, sin que se sepa su procedencia y sin ningún etiquetado. Así mismo se sabe de las campañas que algunas instituciones públicas y privadas llevan a cabo en nombre de la “seguridad alimentaria”, regalando semillas a los beneficiarios de sus programas. Por esta razón, emprender un procedimiento jurídico resulta complicado. Por ello, nuestra urgencia es defender los maíces que aún no han sido contaminados. Estableciendo el siguiente camino desde la RGSV: reemplazar las variedades contaminadas por aquellas no contaminadas en Nariño, donde se han realizado las pruebas. Esto implica realizar un diagnóstico profundo del área de cultivo que está contaminada. Realizar las mismas pruebas en los otros departamentos donde la red tiene incidencia y proceder de la misma manera. Paralelamente, avanzar en el camino de declaratoria de territorios libres de transgénicos (Municipios, Cabildos indígenas), lo cual implica lanzar una campaña informativa a nivel local (incluyendo pruebas para explicar y enseñar a la gente) para que la gente sepa lo que es un transgénico (hay mucha desinformación aún en el campo colombiano sobre este tema), aprenda a identificar las variedades transgénicas e insistir en las consecuencias que implica cultivarlos o tener una posible contaminación de las semillas propias. Así mismo a establecer mecanismos de control locales y comunitarios ante la presencia de transgénicos.

En el momento, nos encontramos haciendo una evaluación interna en la RGSV para definir estrategias de acción para establecer campañas de protección oportunas y pertinentes, ello implica articular acciones con la Red Semillas Libres Colombia, Red Semillas de Libertad de las Américas, Red de Guardianes de Semillas Ecuador, por ser Nariño, un departamento fronterizo la planeación y articulación con Ecuador es muy importante. Dentro de las necesidades se encuentra: apoyo jurídico en este sentido, nacional e internacionalmente. Debemos aclarar que no estamos en condiciones de interponer un proceso jurídico, pues no tenemos los instrumentos legales para “acusar” y aún menos para defendernos en caso de una posible acusación, pero sí de exigir al Instituto Colombiano Agropecuario – ICA el mandato de protección de nuestra agrobiodiversidad frente a la contaminación transgénica.  Fortalecer Campañas de Sensibilización sobre los efectos de los transgénicos, de manera masiva, Fortalecer las Campaña de recuperación de Maíces Criollos, y declarar Territorios Libres de Transgénicos, además de realizar nuevas pruebas para confirmar erradicación de cultivos transgénicos y realizar en otros municipios que no se ha logrado hacer hasta el momento.  Nuestra pretensión con este artículo principalmente es informar a la mayor cantidad de campesinos y ciudadanos posible, de los riesgos reales de esta contaminación y establecer de manera local (por el momento) mecanismos para defender nuestros territorios de la invasión transgénica.

* Coordinadora Nacional. Red de Guardianes de Semillas de Vida - Colombia

 

 



[1] La gente comienza a decir que los animales que consumen este maíz se están muriendo con tumores, sin que tengamos las pruebas o los testimonios directos.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes