Sobre las nuevas biotecnologías se pronuncian los científicos comprometidos con la sociedad y la naturaleza

CARTA ABIERTA DE LA UNIÓN DE CIENTÍFICOS COMPROMETIDOS CON LA SOCIEDAD Y LA NATURALEZA SOBRE LAS NUEVAS BIOTECNOLOGÍAS
Mayo, 2016.
Desde hace algunos meses se ha iniciado con mucha fuerza una campaña publicitaria para promover un grupo de nuevas biotecnologías (como la edición de genes, la biología sintética, el uso de micro ARN, la manipulación de la expresión genética a través de la intervención en los complejos procesos involucrados en la epigénetica, por mencionar algunos ejemplos), presentándolas como “superadores” de los transgénesis.
Tal como ocurrió hace dos décadas, cuando los promotores de los transgénicos nos presentaron un largo menú de promesas que nunca llegaron a cumplirse, los mismos sectores que desde entonces vienen defendiendo los transgénicos, hoy nos dicen que estas nuevas biotecnologías “superadoras” son mucho más precisas, seguras y eficientes;  que con apenas un “rasguño”  se puede obtener resultados extraordinarios.  Ellas, se dice, podrían ser la respuesta a la cura de diversas enfermedades, al incremento en la producción agrícola; se eliminaría el uso de plaguicidas, se podría desarrollar nuevos combustibles que, por un lado no se agoten y por otro, ayuden a enfrentar el cambio climático.
Contrariamente a lo anunciado, con la introducción de los transgénicos n la agricultura industrial con los transgénicos, se fortaleció el poder corporativo en el sistema agroalimentario, se dio una rápida expansión de monocultivos de soya, maíz y algodón y canola (que fueron los únicos cultivos biotecnológicos que tuvieron un éxito comercial) y que, a más de desplazar cultivos alimenticios, acentuaron los impactos que se había iniciado con la revolución verde: la emergencia de súper malezas, súper plagas y nuevas enfermedades, se incrementó el uso de agrotóxicos, se intensificó el poder monopólico sobre las semillas a través de la imposición de derechos de propiedad intelectual y otros mecanismos legales, se aceleró el proceso de acaparamiento de la tierra, se ultra-tecnificó el agro, lo que devino en un masivo abandono del campo, porque el resultado final ha sido la instauración de un modelo agrícola sin agricultores. 
Estas nuevas biotecnologías aplicadas al mundo rural, no harán sino acentuar esta tendencia. Sin embargo, otros impactos aun no previstos pueden ocurrir, una vez que permitem hacer modificaciones mas amplias, multiplas, rapidas, en gran cantidad y com bajo custo. Ademas, algunas de estas nuevas tecnologias, como la edicion de gene por medio del sistema  CRISPR/Cas9 son mui acessibles y al alcance de miles de personas.
Cuestionamos la seguridad de estas tecnologías, que juegan con la manipulación genética a pesar del gran desconocimiento que existe sobre su funcionamiento, y sobre los efectos que su aplicación podrían desencadenar a nivel celular, del organismo, de la salud humana y del ambiente.
No pedimos para estas tecnologías la aplicación de normas de bioseguridad ni el desarrollo de estrictas evaluaciones de riesgo, sino la suspensión de toda la experimentación en este campo. Cuestionamos el exagerado rol que se da a “la ciencia” en el proceso de toma de decisiones relacionado con la adopción de estas nuevas tecnologías, pues sabemos que la investigación científica encarna las mismas relaciones de poder que se dan en la sociedad, y que las principales líneas de investigación son decididas por quienes las auspician y financian.
Es hora que los agricultores y la sociedad recuperen las iniciativas de la investigación científica basada en técnicas agroecológicas, basadas en las fortalezas locales, que reviertan el acelerado proceso de descampesinización; que los temas emergentes de salud sean tratados  desde un punto de vista integral abordando los procesos de determinación determinantes sociales y ambientales que promueven la salud y los que generan la enfermedad.
Es impensable que los impactos y problemas sociales, ambientales y sanitarios que han sido generados por la expansión acrítica de un modelo basado en  la tecnociencia de mercado, cuya principal motivación es la maximización de la ganancia económica,  puedan solucionarse o atenuarse  sumando las nuevas quimeras de la revolución biotecnológica.

Fuente: Red por una América Libre de Transgénicos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia