Encuentro Regional Cafetero del Occidente de Colombia


Declaración

En defensa de la dignidad, el ingreso y la producción cafetera nacional
¡Movilicémonos!

Realizamos, en medio de la tradicional hospitalidad del pueblo indígena y campesino de Riosucio, Caldas, el Encuentro Regional Cafetero del Occidente de Colombia. Más de 700 dirigentes provenientes de más de cien Municipios de los departamentos de Antioquía, Caldas, Risaralda, Quindío, Valle del Cauca, Cauca y Tolima y con el acompañamiento de senadores, representantes a la Cámara, diputados, concejales, alcaldes y miembros del gobierno departamental de Caldas hemos hecho un análisis de la difícil situación económica y social que atraviesan los caficultores del país y tomado las decisiones que, en defensa de la actividad productiva de los centenares de miles de familias cafeteras, nos permitan enfrentar las políticas del gobierno nacional y las acciones de especulación que impone el capital financiero y las multinacionales de la comercialización en el mercado mundial del grano.

El manejo dado a la economía, por parte de los diferentes gobiernos nacionales, a partir de la aplicación de las políticas de apertura económica y “libre mercado”, conllevaron la inestabilidad del precio interno que, atado al precio internacional, terminó produciendo -en la caficultura nacional- la pérdida de más de ocho millones de sacos de producción interna, durante cuatro años consecutivos, la quiebra económica de los productores, el abandono de la actividad cafetera por parte de muchos más, el crecimiento de plagas como la broca y la roya, el atraso en la renovación de cafetales, el crecimiento -nuevamente- de la deuda cafetera, la merma en las prácticas culturales necesarias para el sostenimiento de los cafetales y el desabastecimiento del mercado interno del grano con las consecuentes importaciones de café -que este año podrían sumar más de un millón de sacos- encarnando, una vergüenza para las autoridades del café.  

También influyen las políticas macroeconómicas en la profunda crisis que hoy padecen los caficultores. Una es la revaluación del peso frente al dólar que generó pérdidas -en los  ingresos cafeteros- por más del 25 por ciento del precio total de las cosechas de los últimos años. En diciembre de 2002, 10 años atrás, el precio del dólar era de $ 2.850 pesos, hoy es de $ 1.834 pesos, $1.016 pesos menos. En esas condiciones, los cafeteros no son capaces de sostener su ingreso, y, por lo tanto, el precio internacional por debajo de un dólar con 80 centavos, no da margen de ganancia. Durante el último año la carga de café pasó de un precio de un millón de pesos a menos de 700 mil. Ningún productor es capaz de sostener su negocio si el ingreso cae, en tan sólo 5 meses, más del 30%.  

Y si a eso se agrega, los altos costos de abonos y demás insumos, la falta de subsidios adecuados para renovación, el poco apoyo técnico, la aplicación del modelo tecnológico cimentado en el uso intensivo de agro-químicos, el empeoramiento de las vías fruto del invierno -que también golpea el cafetal y reduce la producción- y el fracaso, en muchas zonas, en la implementación de nuevas variedades, la broca, la roya, el agotamiento de los suelos y la falta de crédito oportuno y barato, menos será posible para los productores conservar la producción, el empleo y la utilidad necesaria para su sostenimiento y el del cafetal.

Es de señalar que también afecta a los cafeteros, el alza permanente en los combustibles, el transporte, los servicios públicos y los impuestos, entre ellos el predial. Por eso, se rechaza contundentemente la propuesta del gobierno de elevar al 5%, sobre el valor de la libra exportada, la Contribución Cafetera que, realmente, es un impuesto. Hoy, con los seis centavos de dólar por libra exportada se paga menos del 2.5%.  Decimos, hoy y desde aquí, NO al alza de un solo peso en los impuestos a los productores de café!     

En conclusión, después de veinte años de aplicación de políticas neoliberales, la realidad indica que éstas condujeron al fracaso, no sólo a los caficultores sino, al resto de la agricultura nacional. Más grave  será la situación con la implementación de los Tratados de Libre Comercio.

Con estas consideraciones, los caficultores y las organizaciones asistentes al Encuentro Regional Cafetero acordamos un pliego de peticiones al gobierno nacional que incluye:

1.      Se fije un precio interno remunerativo y estable que, independiente del precio internacional, garantice la compra del café en por lo menos un millón de pesos la carga.
2.      Una política de fomento a la producción cafetera nacional, sobre la base de que el productor escoja la variedad que desee sembrar, para recuperar la cosecha anual y garantizar que el café colombiano abastezca el mercado interno y una política de industrialización del café con capital y trabajo de los productores nacionales. 
3.      No se incremente la llamada “Contribución Cafetera” por libra exportada.
4.      Se reduzca el precio de abonos e insecticidas, se eliminen los impuestos a los que están gravados y se controle y vigile la calidad de los mismos.
5.      Una investigación de las cuentas, las actividades y gastos del Fondo Nacional del Café y de las áreas reales de producción. Es trascendental conocer si las instituciones siguen jugando su papel central de protección y apoyo al cultivo nacional, definir los ajustes que requieren para retornar a sus objetivos.  
6.      Promover los mecanismos necesarios de alivio de la deuda de los caficultores
7.      Impulsar gratuitamente, y sin distingo,  los programas que controlen eficazmente las plagas de la roya y la broca. 
8.      Rechazar el Tratado de Libre Comercio que arruina al agro colombiano, permite el ingreso al país de cafés procesados y sin procesar desde Estados Unidos y lesiona la soberanía nacional. 

Para alcanzar estos objetivos nos movilizaremos, de manera pacífica y civilizada, y realizaremos las siguientes acciones:

1.      Creación de la Mesa Nacional del Movimiento por la Defensa y la Dignidad de los Cafeteros Colombianos y mesas departamentales y municipales.
2.      Realización durante los meses de junio, julio y agosto de 2012 de encuentros y foros municipales y departamentales y difusión del pliego de peticiones.
3.      Movilización Cafetera Nacional a Manizales el lunes 27 de Agosto de 2012.  

Movimiento por la Defensa y la Dignidad de los Cafeteros Colombianos        

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia