San Pablo, Corregimiento de Támesis, Antioquia, dice no a la minería


Panorámica de San Pablo - Támesis
San Pablo es un pequeño poblado corregimiento de Támesis, Suroeste del Departamento de Antioquia, localizado a 13 kilómetros del casco urbano, con poco más de 500 habitantes en la cabecera y más de 2000 en sus veredas, para un total de cerca de 3000 habitantes.

El área total de su territorio está conformado por 9 veredas, las cuales son regadas por ríos y quebradas como El Conde y El Cartama y numerosas afluentes que los alimentan. Por la parte alta se encuentra el Distrito de Manejo Integrado (DMI Cuchilla Jardín Támesis) que lo hace aún más rico por su biodiversidad en flora y fauna. 

Es un territorio netamente agrícola. Sus habitantes viven del café, plátano, caña de azúcar, yuca, productos de pan coger, frutales, legumbres y hortalizas, entre otros. 

Posee un gobierno local representado por una Inspección de Policía. Existe un Resguardo Indígena, El Miguel Cértiga. Sus habitantes son gente humilde, trabajadora, emprendedora, con un alto sentido de identidad por la tierra de la cual subsisten.

El pasado mes de octubre de 2013 reportábamos como un éxito el retiro de la Empresa Minera Solvista de este territorio, quienes supuestamente se retiraban por falta de garantías por parte de la administración municipal y la no aceptación de la comunidad. Para sorpresa de todos, el pasado martes 25 de marzo, sus habitantes ven la llegada de las camionetas blancas con los mismos personajes que en octubre de 2013 se habían retirado, pero en esta oportunidad aparecen rodeados de las fuerzas armadas, que les brinda seguridad.

De inmediato, algunos líderes se comunican con algunos miembros del concejo con quienes se reúnen y toman las primeras decisiones para alertar a la comunidad acerca de su presencia allí. Como resultado de ello, se hace una primera Asamblea Comunitaria el día domingo 30 de marzo. En ella intervinieron la Administración Municipal, miembros del Concejo Municipal, Inspección de Policía, Policía Nacional, Parroquia de San Pablo, representantes de Asocomunal y de las diferentes Juntas de Acción Comunal, representantes de organizaciones de base del corregimiento, Educadores, Cinturón Occidental Ambiental COA, Comité por la Defensa Ambiental del Territorio Codeate, y numerosas personas representantes de las comunidades urbanas y rurales.

Fueron contundentes y coherentes las apreciaciones y posiciones frente al problema de la presencia de la Empresa Minera en estos territorios:

“Es hora de unirnos y acabar con la indiferencia que tanto mal nos ha causado. Está en juego la vida, nuestra vida, la vida de nuestros hijos y las generaciones que vienen. Afortunadamente este problema nos está uniendo. Con la presencia de estas empresas, se encuentra en peligro el agua, la biodiversidad, nuestra cultura ancestral, nuestras economías. Su presencia es la antesala a la llegada de la violencia, la prostitución, la drogadicción y el hambre. Sabemos que no contamos con el apoyo del gobierno, por el contrario, todas las leyes están a favor de estos señores. Esto nos duele, porque todas las leyes aprobadas están en contra de las comunidades. Sólo nos queda como camino organizarnos como comunidad y hacer resistencia. Por eso no podemos desfallecer y no creer en las promesas que nos hacen las mineras. Si todos nos paramos en la raya, la minera no puede pasar. Tenemos claro que mi vecino no puede ser mi enemigo, el enemigo principal es quien de aquí nos quiere despojar, nos quiere sacar. La gran fortaleza de la minera es la división de nuestras comunidades. Se está valiendo de nuestra pobreza económica para acabarnos, pero nuestra gran fortaleza es nuestra dignidad, con la que haremos que esta minera salga de aquí, porque no la necesitamos. No nos interesa su oro, ni su riqueza, ni sus promesas. El oro no se come. Seguiremos defendiendo aquello que siempre hemos tenido”. 
Fueron estas, entre otras, las expresiones emitidas por los asistentes

En medio del fragor del debate fueron numerosas las propuestas, tareas y compromisos adquiridos por todos, iniciando por la constitución de un Comité Local que comienza a operar a partir de la fecha. 

San Pablo hoy, se quiere levantar para defender con dignidad aquello que el gobierno nacional con su desvergüenza le quiere escriturar a los extraños, a los de afuera, a las Empresas Multinacionales.


Comité por la Defensa Ambiental del Territorio – Codeate Támesis

Cinturón Occidental Ambiental – COA
Suroeste de Antioquia: Territorio Sagrado para la Vida

Támesis, 1 de abril de 2014

Comentarios

Carlos Granada ha dicho que…
Excelente Pagina. Tambien rechazo como hijo de estas lindas tierras lapresencia de todo criminal ecologico que como intruzo quiera robarse lo mas sagrado que tenemos: nuestra tranquilidad

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia