Cultive Ajo

La hoja de las Semillas
Año 1 N° 2 marzo de 2017
Javier Souza Casadinho
CETAAR/RAPAL


La huerta en otoño

Nos hacen muchas preguntas sobre el cultivo del ajo en la huerta, por ello vamos a realizar algunas precisiones. En primer lugar, debemos implantarlo a fines de febrero, principio de marzo a fin de que la planta tenga un buen crecimiento en hojas antes de que produzca el proceso de llenado de los bulbos. Para ser claros se trata de una planta que tiene dos procesos vinculados, primero crecen las hojas y cuando comienza a hacer frío se inicia la formación de los bulbos, entonces… cuando mayor sea el tamaño de la planta y la cantidad de hojas, mejor será la producción de alimentos con los cuales se llenarán los bulbos, siendo las cabezas cosechadas más grandes.

Comenzamos el cultivo con una yema, el diente, a partir del cual crecerán las raíces y hojas. Escojamos dientes sanos, y grandes dado que al poseer una mayor cantidad de reservas crecerán más rápido, dando plantas vigorosas. Podemos plantarlos en una línea a 20 cm de distancia entre una yema y otra. un poco más de una cuarta de mano-, tapándolos con 5 a 8 cm de tierra, siempre con la parte más gruesa hacia abajo dado que de la parte más delgada nacen los brotes, ojo si lo hacemos al revés los brotes salen igual, pero tardan más dado que se curvan dado el llamado “ajo pipa”. La tierra donde podemos implantar el ajo debe poseer un buen contenido de textura franco arenosa o “tierra suelta” con un buen contenido de materia orgánica aspecto que favorece el drenaje de agua, Si los suelos son arcillosos podemos ir mejorándolos mediante la aplicación de abono orgánico que además de optimizar las características físicas y biológicas del suelo, puede suministrar una buena cantidad de nutrientes minerales. Si los suelos son muy arcillosos u el lugar donde vivimos es muy lluvioso conviene hacer camellones – montañitas de tierra- e implantarlo en la cúspide.

Después de colocar los dientes, recomendamos colocar una capa de pasto u hojas secas a modo de cobertura a fin de proteger al suelo de las gotas de lluvia, evitar la desecación y brindar mejores condiciones de vida a los insectos y bacterias del suelo.

Asociaciones; a fin de desarrollar un agroecosistema diverso donde se favorezcan los ciclos y relaciones naturales, por ejemplo, las relaciones entre insectos, recomendamos plantar el ajo asociado a las acelgas y repollos, por ejemplo, en un bancal podríamos poner el ajo en los extremos, luego las acelgas y el repollo en el centro quedando de esta manera Ajo- Acelga – Repollo - Acelga – Ajo.
Se aprovecha así el espacio aéreo y terrestre favoreciendo por ejemplo la captación de la energía solar y la absorción de nutrientes, además al ocupar el espacio quedan menos lugar para que crezcan las plantas silvestres, las cuales compiten por agua y nutrientes.

Recomendamos en el invierno volver a abonar y si podes a aplicar cenizas de madera, por ejemplo, de un hogar, o la salamandra, incluso de aquella proveniente del carbón del asado. Este abono se aplica alrededor de cada planta mezclándolo con los primeros centímetros de tierra. Regamos cuando es necesario siempre aplicando el agua al suelo, y no a la planta dado que podemos debilitarla.

Pueden aparecer pulgones, trips, arañuelas, no apliques plaguicidas sintéticos podés aplicar agua jabonosa o alcohol de ajo.

En diciembre, es un cultivo con un largo proceso, se inicia la cosecha. Uno de los indicadores lo observamos cuando la parte superior de las hojas comienzan a secarse y a formas “rulos”, curvándose hacia abajo. Saquémoslo con cuidado, podemos ayudarnos con una laya o carpidor-.

Después de cosecharlos conviene lavarlos y ponerlos a secar a la sombra atándolos de las hojas y de esta manera lo podemos conservar en el otoño - invierno mientas los vamos consumiendo. También podés ponerlos a secar sin hojas en bolsas con malla - las tradicionales bolsas de cebolla-.


Conviene siempre rotar los cultivos, por lo cual el próximo otoño conviene implantar por ejemplo lechuga, remolacha o brócolis, así evitas el ataque de posibles hongos. Si no tenes espacio podés implantar ajos en recipientes – cajones, tarros, heladeras viejas – pero agrega buena tierra, y que por lo menos tenga 8 a 9 hs de luz cada día.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia