En Chile la Ubicación de Cultivos Transgénicos es Secreta!!

Piden a la Justicia datos sobre plantaciones de transgénicos de Von Baer y Monsanto

Cristián Pacheco
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empresas y gobierno se niegan a entregar información sobre la ubicación de los cultivos de transgénicos que actualmente existen en Chile. Organizaciones sociales y ambientales que recurrieron a la Corte de Apelaciones para terminar con los secretismos. Semillas Baer, empresa del padre de la senadora designada Ena von Baer, y la transnacional Monsanto, son las que han puesto mayor resistencia.

Un grupo de manifestantes pertenecientes a organizaciones sociales y ambientales llegó al frontis de los Tribunales de Justicia en Santiago para entregar en la Corte de Apelaciones una carta solicitando un fallo favorable que determine que las empresas involucradas en el cultivo de transgénicos entreguen la información sobre la ubicación de las plantaciones, hoy guardadas bajo llave con la complicidad del Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

María Elena Rozas, coordinadora nacional de la alianza por una Mejor Calidad de Vida, fue la encargada de entregar el documento con que piden la máxima celeridad respecto a la solicitud que hicieron hace ya tres años al SAG.

“Recurrimos al SAG para que nos entregara datos sobre la ubicación exacta de los cultivos transgénicos en Chile. El servicio negó el requerimiento y por eso acudimos al Consejo para la Transparencia el primer día en que se abrió esa posibilidad en Chile. Un año después el Consejo nos dio la razón y solicitó que nos entregara esa información”, comentó la dirigente.

Sin embargo, pese al pronunciamiento del Consejo para la Transparencia, que realizó un minucioso estudio de aproximadamente un año, algunas empresas como Monsanto, la más grande del mundo en este rubro, y Semillas Baer, de la familia de la senadora Ena Von Baer, presentaron a mediados de 2010 un recurso de protección para evitar que la solicitud hecha por las organizaciones, agricultores y el consejo se hiciera efectiva.

En ese momento, sólo las empresas Pioneer, la Pontificia Universidad Católica y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria accedieron a entregar la información.

Lucio Cuenca, director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), explicó que “las empresas y el Gobierno se han negado rotundamente a entregar la información del acceso a los lugares donde se están haciendo estos cultivos. En la actualidad, existen estas siembras-semillas para la exportación. Por eso, las empresas – encabezadas por el padre de la senadora Ena Von Baer – pidieron al Tribunal Constitucional que les diera el favor respecto a mantener el secreto de la ubicación de estos lugares”.

En esa misma línea, otra pequeña victoria obtuvieron las organizaciones, ya que la empresa Monsanto desistió del recurso sobre el que aún no falla la Corte de Apelaciones.

Sin embargo, las agrupaciones sospechan que puede ser parte de una estrategia para tener certeza jurídica y no arriesgarse con una resolución desfavorable que los obligue a entregar información.

En este nuevo escenario, los dirigentes entregaron al SAG una nueva solicitud para que Monsanto entregue la información sobre estos cultivos que pueden afectar a los agricultores orgánicos y convencionales, como sucedió con los apicultores hace unos días.

Lucía Sepúlveda, encargada de transgénicos de la Red de Acción en Plaguicida, RAP Chile, entregó un ranking de las zonas del país donde se concentran los cultivos de semillas.

“Las comunas más contaminadas en Chile por maíz transgénico serían Chimbarongo y San Clemente, en las regiones de O´Higgins y del Maule respectivamente. En el caso de la soya también la polución se enfoca en esos lugares. Ahí está el impacto más grande porque fumigan todos los días del año. En el sur hay rabs transgénicos y Los Ángeles y la región de Biobío son las más contaminadas. En la región Metropolitana Melipilla tiene más soya transgénica y San Bernardo maíz”, sostuvo.

La coordinadora de la campaña “No Queremos Transgénicos” explica que el objetivo es informar a la ciudadanía y advertir a los pequeños agricultores sobre los peligros en que están sus tierras, además de presionar al Parlamento para que no legisle a favor de este mercado que, por el momento, cubre alrededor de 17.800 hectáreas y sólo el 3,3 por ciento de lo que se obtiene por la agro exportación

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
This paragraph is in fact a nice one it helps new the web people, who are wishing
in favor of blogging.

Also visit my website: financing options

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia