Carta al ICA, Foro Normas y Leyes de Semillas Colombia

Bogotá, febrero 11 de 2012

Doctora
Teresita Beltrán Ospina
Gerente General
Instituto Colombiano Agropecuario - ICA

Las organizaciones indígenas, afrocolombianas, campesinas, sociales y ambientales participantes en el Encuentro Nacional sobre Normas y Leyes de Semillas. Perspectivas y acciones para la defensa de las semillas, hacia la soberanía alimentaria, realizado el 10 y 11 de Febrero de 2012 en Bogotá, luego de un amplio análisis sobre los severos impactos que las disposiciones sobre las semillas generan en las comunidades locales, en los sistemas productivos tradicionales y en la soberanía y autonomía alimentaria de los pueblos, notificamos al ICA nuestra voluntad de rechazar y, si es el caso, desobedecer estas normas que vienen legitimando políticas e intervenciones del Estado lesivas de nuestros derechos así como del patrimonio genético y cultural de los colombianos.

Las semillas cultivadas en el presente son patrimonio de los pueblos que sustentan nuestra cultura, soberanía y autonomía alimentaria. En su maravilloso arco iris de colores, sabores y formas ellas representan el trabajo colectivo acumulado de miles de generaciones de agricultores y agricultoras. Consideramos que ninguna semilla, por ningún motivo, puede ser objeto de forma alguna de apropiación privada, verbigracia patente o derecho de los llamados fitomejoradores. En el mismo sentido consideramos que es injusta y contraria a derecho, cualquier regulación que pretenda limitar el derecho de los agricultores a su libre uso, conservación, mejoramiento, intercambio y comercialización.
Las leyes y normas de semillas que el gobierno nacional ha promulgado en los últimos años, son ilegítimas e inconstitucionales, porque violan derechos humanos fundamentales de las comunidades rurales, convenios internacionales suscritos por Colombia, como el convenio 169 de la OIT y leyes nacionales que protegen los derechos de las comunidades étnicas y la soberanía alimentaria nacional.
En esta línea de vulneración de derechos La Ley 1032 de 2006 constituye un ejemplo sobresaliente de barbarismo jurídico. Al modificar el artículo 306 del Código Penal, que criminaliza el uso de semillas protegidas, introduce en la definición del tipo penal la expresión “similarmente confundibles a una semilla protegida” que abre la puerta a errores de hecho y de derecho en eventuales decisiones judiciales. Por la misma razón se ha convertido en un instrumento espurio de persecución contra los legítimos derechos de poseedores de variedades criollas y nativas de semillas.
Le manifestamos nuestra indignación contra la Resolución 970 del ICA, de 2010, que bajo la falsa premisa de mejorar la calidad y sanidad de las semillas, lo que en verdad pretende es entregarle el control total de nuestras semillas a los oligopolios y monopolios de semillas certificadas. Sin hacer mención a ellas, esta norma penaliza la producción, uso, intercambio y mercadeo legítimo de las semillas criollas y nativas. Por añadidura faculta al ICA para decomisar y judicializar a los agricultores que utilicen semillas “ilegales”, es decir, criollas o nativas.
Esta Resolución es un instrumento para perseguir a los campesinos y acabar con sus ya golpeadas formas de vida. Es así como en 2010 el ICA reportó el decomiso en diferentes regiones del País de 1.167.225 kilogramos de semilla, la mayoría de arroz; pero también de papa, maíz, trigo pastos, frijol, entre otras. Por ello exigimos su inmediata revocatoria íntegra.
Es vergonzoso que el ICA omita cumplir la función que le asigna la Constitución y la ley como entidad promotora del desarrollo rural que garantice la protección de los patrimonios genéticos de la nación y los derechos de más de 12 millones de campesinos, indígenas y afrocolombianos que viven en el campo colombiano, En su lugar se ha convertido en una entidad policiva que persigue y castiga a los agricultores por realizar con dignidad el trabajo que han realizado durante centurias, a saber: mejorar, usar, intercambiar y comercializar semillas.
Los participantes en este evento Nacional le notificamos al ICA y al Ministerio de Agricultura que rechazamos y consideramos ilegales todas las normas que actualmente operan en Colombia que pretenden regular el uso de semillas, en el marco de la UPOV, del decreto 345 de la CAN, el artículo 4 de la ley 1032 de 2006, y la resolución 970 de 2010. De otra parte, todas estas normas han sido proferidas sin realizar la consulta previa informada con poblaciones étnicas.
Consideramos inaceptables algunas alternativas que está estudiando el ICA de quitar o modificar algunos artículos que maquillen la resolución 970 “excluyendo explícitamente las semillas criollas, del ámbito de aplicación de la norma”. Y es más crítico aún que se contemple la posibilidad de expedir una norma que regule el uso de semillas criollas y agroecológicas.
Rechazamos los decomisos de semillas y judicializaciones a agricultores que el ICA está realizando en diferentes regiones del país. Les notificamos que por cada semilla que nos decomisen, haremos que estas germinen y florezcan de nuevo, se multipliquen libremente y se esparzan por los campos de Colombia.

Cordialmente

Firma Organización Cédula de Ciudadanía





CC: Doctor Juan Camilo Restrepo
Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia