Apoyo a Producción de Semillas Criollas en Panamá

Siembra de supersemillas

AET ELISA TEJERA C.

atejera@prensa.com

CULTIVO. El proyecto de mejoramiento de semillas es aplicado en Chiriquí, Veraguas, comarca Ngäbe Buglé, Herrera, Los Santos, Coclé, Panamá Oeste, Chepo, Colón y Darién. La meta es producir 2 mil 17 quintales de semillas certificadas en 2011. CORTESÍA /FAO

Es imposible tener una buena cosecha si no se cuenta con semillas de calidad.

Este es una hecho confirmado en Panamá, donde los productores no mejoran los rendimientos porque utilizan una y otra vez semillas que van perdiendo su potencial.

En el país anualmente se consumen más de 15.2 millones de quintales entre los principales granos básicos (arroz, maíz y poroto), pero la producción es de apenas 6.5 millones de quintales aproximadamente.

Revertir esta tendencia y aumentar la producción de granos básicos a través del mejoramiento genético de semillas es vital, considerando que cada vez son menos las tierras disponibles para ser cultivadas.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) advierte que en los próximos 40 años la población crecerá 50%, mientras que los espacios para producir alimentos solo aumentarán 30%.

Estos pronósticos tocan de cerca al país, que en los últimos cinco años ha reducido en 35 mil las hectáreas sembradas, ya sea por el problema de los bajos rendimientos, la dura competencia frente a las importaciones o por las drásticas variaciones climáticas.

La situación se ha empezado a combatir desde un laboratorio. 21 grupos de agricultores panameños participan en un proyecto de formación de empresas rurales para la producción de semillas de buena calidad de maíz, frijol, arroz y poroto.

El Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá (Idiap) se encarga de suministrarles a los productores el material genético. En sus laboratorios los investigadores trabajan en la adaptación de semillas criollas que son más resistentes al ataque de plagas, proporcionan mayores rendimientos y son compatibles con el clima. El proyecto, que beneficia a 250 productores, se desarrolla con una inversión de 696 mil 735 dólares y abarca una extensión de 46.5 hectáreas.

El Idiap, por ejemplo, está abasteciendo a los productores con la variedad de poroto rojo IR2, preferida por los agricultores porque ofrece mayores rendimientos por hectárea cultivada, manifestó Natividad Morales, expresidente de la Asociación de Productores de Salitral y Alto Bonito (Aprosab). En Renacimiento, provincia de Chiriquí, Morales en conjunto con los miembros de Aprosab, cultiva cuatro hectáreas de poroto de la variedad IR2 para la venta de semilla certificada. El quintal de semilla se comercializa a entre 110 dólares y 120 dólares.

Con esta variedad de poroto se pueden cosechar más de 40 quintales del grano por hectárea, mientras que las otras semillas tienen un rendimiento de apenas 25 quintales.

Allan Hruska, oficial de Producción y Protección Vegetal de la FAO para Centroamérica, explicó que el pilar fundamental del proyecto “Semillas para el desarrollo” es crear empresas de pequeños productores que abastezcan a los agricultores del país con semillas de granos básicos de buena calidad.

Este proyecto recibe la asistencia técnica de la FAO, y el material genético es aprobado por el Comité Nacional de Semillas, y financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo .

Para el cierre de 2011 la meta del proyecto es generar en el país 2 mil 17 quintales de semillas certificadas. Evitar que crezcan árboles doblados que jamás su tronco enderezan.

http://prensa.com.pa/impreso/siembra-de-supersemillas/18873

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bio Hackers, la nuevas tendencias que quieren controlar las transnacionales

Semillas Nativas y Criollas Libres de Normas y Leyes

Conozcamos Nuestras Semillas - La Candia